Publicidad

21 de abril, cuando el sol ilumina la puerta del Panteón de Agripa

21 de abril, cuando el sol ilumina la puerta del Panteón de Agripa
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Roma está llena de monumentos fascinantes. Es una ciudad que te deja con la boca abierta en cada uno de los rincones que te vas encontrando. Las historias que puede contar cada piedra son maravillosas, incluso inexplicables. Cosas como que hoy 21 de abril, cuando el sol ilumina el Panteón de Agripa.

La gente corre a ver el Coliseo, la Fontana de Trevi o la Boca de la Verdad, pero para mí, si vas a Roma y tienes tiempo sólo de ver una cosa esa tiene que ser el Panteón de Agripa. Sentarse a tomar un café mirando hacia él después es también algo que merece la pena.

Pantheon 3389208 1920

Vamos a lo que nos interesa. El Panteón de Agripa es un antiguo templo romano que en la actualidad es una iglesia. Es un imponente edificio circular con un pórtico de ocho imponentes columnas corintias de granito en la primera fila y dos grupos de cuatro por detrás, bajo un frontón. Pero lo que más fascinación genera es su óculo, ese enorme ojo en medio de su cúpula, la más grande del mundo sin armar. Sus medidas son también excepcionales: hasta el óculo hay 43 metros, los mismos que mide el diámetro del círculo interior. Cuando llueve el agua se filtra y se desliza suavemente por unos agujeros que hay en el mármol del suelo. Maravilla si podéis disfrutarlo en directo.

Pantheon 293074 1920

Cada 21 de abril, justo al mediodía, en el día en el que cuentan que nació Roma, la luz que entra por el óculo ilumina exactamente la puerta de entrada al Panteón, atravesándola y llegando al atrio. Los romanos lo sentían como una invitación del sol al Emperador para que entrara en el edificio, una señal de los dioses de que alguien divino debía de entrar.

Además de la magia de la luz que entra en por el óculo otro de los días en los que se puede quedar más aún boquiabierto es que cada año el domingo de Pentecostés, con ayuda de los bomberos, se lanzan miles de pétalos de rosas rojas al mismo tiempo que un coro casi celestial canta el Veni Creator Spiritus. Se recuerda así la llegada del Espíritu Santo en forma de lenguas de fuego sobre los apóstoles. No hace falta que diga que cientos de personas se agolpan para ver el espectáculo.

Ya sabéis, si no lo habéis visitado, que el Panteón de Agripa sea vuestro primer destino en Roma.

Imágenes | Pixabay

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios