Compartir
Publicidad
Consejos útiles para moverse por la Gran Manzana y no morir en el intento (I): El metro
Recomendaciones de la casa

Consejos útiles para moverse por la Gran Manzana y no morir en el intento (I): El metro

Publicidad
Publicidad

Explorar el área de metropolitana de Nueva York es un sueño de muchos. Sin embargo, el complicadísimo sistema de transportes puede frustrar los planes de más de uno. Por si planeas vivir en Nueva York o si vas a visitarlo próximamente, a continuación os dejo algunos consejos para moverse por la Gran Manzana y no morir en el intento.

Nueva York tiene un potentísimo sistema de transporte público. Aunque no es tan caro como el transporte privado, tampoco es especialmente barato. Por eso es interesante conocer cómo funciona el transporte público en esta ciudad, con especial atención al metro, aunque próximamente os daré consejos para utilizar otros medios del transporte público y privado de Nueva York.

Primeros pasos: la tarjeta de transporte público

Para poder viajar en transporte público hay que comprar una tarjeta que cuesta 1$ y puede cargarse tanto con tiempo (7 días, un mes) como con número determinado de viajes. Dado que es una ciudad bastante grande, os recomiendo comprar un pase “ilimitado” para el tiempo que vayáis a estar, éste os dará acceso a todos los metros, autobuses, ferris e ¡incluso al tranvía!

Las tarjetas pueden comprarse en cualquier estación de metro y a veces también en algunas paradas de autobús, en el aeropuerto, etc. y no contemplan ningún tipo de descuento para jóvenes, estudiantes ni ninguna otra oferta similar.

Moverse2

Una vez tengas tu tarjeta, consigue un plano de metro (es de las pocas cosas gratis en NY). También hay muchas aplicaciones móviles del metro de Nueva York que pueden ayudarte a planificar tu itinerario, algunas combinan también autobuses y otros medios, otras te dan el horario concreto al que llegan los trenes, etc.

El metro

El metro de Nueva York abarca toda el área metropolitana desde el norte del Bronx hasta Coney Island al sur de Brooklyn o Staten Island pasando por todo Manhattan y Queens 24 horas al día, 7 días a la semana. Aunque tiene fama de ser muy difícil de navegar en él, en realidad solo se necesita un poco de paciencia y atención, pero vayamos por pasos.

Descarga un mapa del metro de Nueva York y observa: A diferencia de lo que ocurre en otras ciudades, cada línea de color no representa una línea de metro, sino varias (por ejemplo, la línea roja que aparece en el mapa es a su vez las líneas 1, 2 y 3; y como veis se bifurcan en Chambers St.)

Por eso, no hay que fijarse únicamente en el color de la línea, sino también en el numerito que aparece en cada parada que es lo que realmente indica que tu tren parará en esa estación. Todas las líneas tienen dos sentidos que se denominan por el nombre de la última y de la primera parada de esa línea y están anunciados tanto en el andén como en el tren (ya que en cada andén normalmente paran varios trenes).

Hay algunas excepciones a estas reglas. Especialmente durante los fines de semana o por las noches las líneas de metro sufren muchas modificaciones. Por ejemplo, algunas líneas que eran “express” son “local”. Cuando una línea es “local” quiere decir que realizará todas las paradas de la línea de ese color hasta llegar a la bifurcación. Normalmente esto está indicado en el propio tren, además de anunciarse por megafonía y haber carteles específicos en las estaciones.

También especialmente en los fines de semana o por las noches es frecuente que algunos trenes no paren en determinadas estaciones, de nuevo está indicado en las propias estaciones y los conductores/as lo informan por megafonía, aunque tendréis que estar muy atentos porque se escucha muy mal el sonido.

Moverse3

Seguridad en el metro

En términos generales el metro de Nueva York es bastante seguro porque siempre hay mucha gente a cualquier hora del día y de la noche, aun así hay algunos consejos respecto a esto que te pueden ayudar: si estás fuera de la hora punta entra en los vagones que haya más gente y estate atento a tus pertenencias. Si te sientes inseguro en un vagón cambia a otro que haya más gente o sal del metro.

Hay algunas bocas de metro que son solo de salida, no de entrada. Aunque estén abiertas no las uses para entrar porque pueden dejarte “encerrado” en un andén sin salida y son frecuentes los atracos en ellas.

Estas salidas están indicadas por un cartel de “no entry” y unos farolillos en rojo. Las estaciones por las que se puede entrar tienen farolillos blancos o verdes. El mismo cartel te indican en qué calle está la entrada.

Con estos primeros consejos para moverse por la Gran Manzana y no morir en el intento centrados en esta ocasión al uso del metro, podréis circular sin dificultad. Pronto os hablaré del uso de la tarjeta de transporte de Nueva York para utilizar otras maneras de moverte por allí.

Imágenes| Kyrre Gjerstad, Mikel Ortega, Metropolitan Transportation Authority of New York
En Diario del Viajero | Nueva York: atrévete a vivirlo desde arriba
En Diario del Viajero | Un paseo por Harlem, Nueva York

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio