Compartir
Publicidad
Publicidad
Por fin el enoturismo me resulta didáctico y entretenido: El Museo del Vino de Morales de Toro
Recomendaciones de la casa

Por fin el enoturismo me resulta didáctico y entretenido: El Museo del Vino de Morales de Toro

Publicidad
Publicidad

Cuando hice esta visita en un viaje a la provincia de Zamora, no tenía muchas expectativas previas ya que pensaba que iba a ser una visita más, para conocer una bodega más. Sin embargo hoy me alegro mucho de haber entrado en las instalaciones de Pagos del Rey, donde disfruté enormemente al encontrar una actividad bien organizada. Por fin el enoturismo me resulta didáctico y entretenido: El Museo del Vino de Morales de Toro

A lo largo de los años, he visitado unos cuantos museos del vino, he recorrido muchas bodegas en muchas Denominaciones de Origen, y he realizado unas cuantas actividades de enoturismo. Si bien las visitas a las bodegas me gustan en su parte disfrutona, -las catas, los maridajes o incluso las compras- en general me suelo aburrir porque todas estas visitas suelen ser muy similares. "Aquí la despalilladora, aquí los depósitos, aquí las cubas, aquí las botellas, etc..."

La visita al Museo del Vino de Pagos del Rey en Morales de Toro, me pareció diferente. Fue algo similar a lo que me ocurrió al visitar la Catedral del Vino en Pinell de Brai En primer lugar, es una buena oportunidad de ver la trayectoria de una empresa vinícola, donde puedes disfrutar de la historia y la cultura del vino, descubriendo los valores de la enología, el viñedo, a través de un paseo por las distintas estancias del Museo y sus jardines.

Visita al Museo del Vino de Morales de Toro (Zamora)

Museo Titulo

El Museo del Vino de Pagos del Rey, está instalado en un edificio industrial del siglo pasado que era la antigua Cooperativa Nuestra Señora de las Viñas en Morales de Toro, un edificio de gran belleza arquitectónica, en cuya base hay una larga hilera doble de depósitos de hormigón, -cuya belleza ya merecería por sí misma la visita-, formando un interesante paseo distribuido en dos plantas.

En la planta baja, entre los depósitos de vino hay paneles informativos interactivos, piezas de colección como las prensas y otros aperos de la producción del vino. Todo un tesoro para quienes disfrutan aprendiendo sobre este tema.

Museo 1

En la planta alta, unos dioramas que se encienden cuando detectan que alguien los está contemplando muestran la historia del vino, recuerdan frases, escritos, obras de arte relacionadas con su producción y transporte y están tan bien explicados que es inevitable detenerse en cada uno de ellos durante unos minutos.

Hasta aquí, y solo con lo que he contado, ya estaría siendo una visita interesante, sería un Museo tradicional del Vino, pero es que ahí no acaba todo. Aún faltan las mejores partes del Museo del Vino en mi opinión.

Otra Museo

Por un lado, también en el interior, por detrás de los depósitos de hormigón, se ha instalado una exposición con vídeos, maquetas y obras de colección que permite entender la fermentación del vino, el remonte, y todo el proceso de la elaboración, haciéndonos sentir como si estuviéramos dentro del depósito, como si fuéramos parte de uno de los racimos que caen al mismo.

Paseando por detrás de los depósitos, el visitante aprende y disfruta, conoce el proceso de elaboración y termina viviendo virtualmente la popular Fiesta de la Vendimia de Toro, un acontencimiento festivo popular que vale la pena vivir en primera persona.

Museo Vino

Por otro lado, la visita a la parte exterior del Museo del Vino, un recorrido por sus jardines nos enseña las piezas de mayor tamaño en la colección y los antiguos vehículos de transporte, desde los carros de las vendimias a los camiones para transportar las botellas.

Museo Fuera 2

El recorrido por el Museo del Vino termina enseñando al visitante un viñedo didáctico, con viñas de las distintas variedades admitidas por la D.O, que ayuda a distinguir y entender las características de cada una. Para los adultos, obviamente la visita termina con una cata degustación de los vinos de la marca.

Valoración

En conjunto, la visita al Museo del Vino de Morales de Toro es una visita muy recomendable para los amigos del vino y de toda la cultura que rodea este producto. No solo es entretenido y didáctico sino que además es diferente a lo habitual.

Las visitas se pueden concertar para hacerlas cada uno por su cuenta o contando con las explicaciones de una visita guiada. Además hay actividades y programaciones para poder hacer esta visita en familia, con actividades para menores (gratis hasta 12 años), e incluso con una entrada que permite visitar la preciosa Colegiata de Santa María la Mayor en Toro.

Mas información | Museo del Vino
En Diario del Viajero | La Catedral del Vino modernista de Pinell de Brai
En Diario del Viajero | Acampadas de lujo en Portugal. El glamping más seductor

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos