Publicidad

San Valentín: cinco planes románticos en la ciudad del Amor
Recomendaciones de la casa

San Valentín: cinco planes románticos en la ciudad del Amor

Publicidad

Publicidad

Ya se acerca San Valentín, y aunque seguro que el lugar que escojáis para demostrar vuestro amor será perfecto, cuando hablamos de ciudad del Amor, París es la primera que nos viene a la mente. La ciudad de la Luz es también la más romántica y es fácil imaginarse enamorado en alguno de sus rincones, cafés, miradores, monumentos, jardines...

No es porque las cigüeñas o los niños vengan de París, ¿o tal vez muchos sí lo hagan? Hay muchos motivos, pero os dejamos nuestros cinco planes románticos por los que París es la ciudad del Amor. Una experiencia para los amantes, tal vez no única, pero sí inolvidable.

Una buena copa de vino o de champán para acompañar la mejor cocina, el arte a raudales, un espectáculo nocturno, las mejores vistas de la ciudad, un paseo por el Sena... Si en San Valentín buscas el mejor lugar para pedir o dar el "sí, quiero", estas son algunas opciones para los enamorados en su ciudad.

Subir a la Torre Eiffel

La Torre Eiffel es un bello icono de Francia que no querrás dejar de visitar. En este monumento único, previa reserva, podemos disfrutar de la mejor gastronomía parisina en alguno de los restaurantes que hay en la Torre Eiffel, como el Jules Verne. O simplemente podemos asomarnos a su mirador superior, a casi 300 metros de altura, desde donde contemplar las mejores panorámicas de la capital. ¿Y qué tal acompañarse de las cosquilleantes burbujas de una copa de champán en el Bar a Champagne? Un lugar inolvidable también en la mejor compañía.

Museo Rodin París jardines

Un paseo romántico por el Museo Rodin

El Museo Rodin es uno de los museos más románticos de París, uno de mis preferidos, tanto en sus salas repletas de arte como por sus jardines, un museo al aire libre. Estamos en uno de los lugares más románticos del mundo para darle un beso a tu pareja, una mansión de principios de siglo XVIII, de exquisita arquitectura y decoración. Aquí se halla la famosa escultura de Rodin, "El beso", que nos remite a una historia amorosa y trágica a la vez. En los jardines del Museo Rodin puedes evadirte del ajetreo parisino para seguir disfrutando de las esculturas, y mejor si es en compañía.

Crucero Sena San Valentín

Un crucero por el Sena

El río Sena aporta un aire encantador al entorno y marcará nuestros paseos por la capital como eje vertebrador en muchos casos. Pero si vas a París en pareja, el Sena puede ser mucho más. Escenario del cine más romántico en innumerables ocasiones, las panorámicas desde sus orillas y su cauce lo merecen. Ante nosotros desfilan la Torre Eiffel, el Puente Alexandre III, el Louvre, Notre-Dame... ¿Lo mejor? Hacer un crucero por el Sena por la noche, cuando se ilumina la Torre Eiffel y todos los monumentos. Por el río discurren muchos barcos, más pequeños para quienes buscan intimidad, y otras opciones compartiendo con otras parejas. Los mini cruceros por el Sena se puede amenizar con música en directo, una copa de champán e incluso con una cena.

Comer en París

Disfrutar de la gastronomía en París

La gastronomía de Francia está considerada una de las mejores del mundo, algo que convierte a su capital en una de las capitales gastronómicas más reconocidas. París nos ofrece cafés, creperías, restaurantes, bistrots, brasseries y otras formas de disfrutar de su gastronomía. De los más de cien restaurantes con estrellas Michelin a los establecimientos informales, la oferta culinaria de la capital francesa es excelente. Y tampoco está mal hacerse con alguno de los productos típicos que más nos apetezca en el mercado y degustarlos en algún rincón acogedor... ¿Sois más de quesos o de repostería?

Moulin Rouge París San Valentín

Un espectáculo en el Moulin Rouge

Terminamos subiendo la temperatura con un espectáculo nocturno en el local más emblemático de París, el Moulin Rouge. Al traspasar las famosas aspas rojas, nos espera una noche inolvidable de música, plumas, cancán, brillos y desnudos sutiles, casi sugeridos... Nos trasladamos a la "Belle Epoque", a uno de los cabarets que proliferaron en la ciudad a finales del siglo XIX y aún puede visitarse para disfrutar de un espectáculo de variedades de dos horas de duración, la famosa revista "Féerie", con más de 60 artistas en escena. El show se acompaña de una copa de champán y también existe la opción de cenar en el Moulin Rouge, con un menú especial para San Valentín.

Ya solo queda ir con la compañía perfecta para disfrutar al máximo de París, la ciudad del Amor, en San Valentín como en cualquier otra época del año. Seguro que será un viaje inolvidable.

Fotos | Linh Nguyen, Pedro Szekely, Joe DeSousa, achbine y Alex en Flickr-CC

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios