Compartir
Publicidad
Publicidad

Lo que no veis en la T4: Cómo viajan tus maletas

Lo que no veis en la T4: Cómo viajan tus maletas
Guardar
17 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ayer tuvimos el privilegio de poder ver cómo se trabaja en algunos lugares insólitos de la T4 del Aeropuerto de Madrd-Barajas. Fue una visita muy interesante a la que asistimos gracias a la invitación de Iberia y en la que también participaron algunos responsables de AENA y otros blogueros.

Os contaremos todo sobre la visita en varios posts que hemos titulado Lo que no veis en la T4. Lo primero es ver cómo viajan tus maletas por las entrañas de Barajas.

Como os podréis imaginar, no es sencillo el camino que recorren nuestras maletas desde que las dejamos en el mostrador de facturación hasta que llegan a las bodegas del avión. Este largo camino está gestionado a través del Sistema Automático de Transporte de Equipajes (SATE).

Este sistema es una maravilla, y verlo funcionar en el subsuelo de Barajas impresiona bastante. Debajo de la terminal se encuentran más de 120 kilómetros de vías por los que viajan nuestras maletas. Lo hacen a lomos de unas enormes plataformas amarillas cuyo objetivo es que todo salga a la perfección.

El tiempo desde que facturamos nuestro equipaje hasta que llega hasta las bodegas del avión que vamos a tomar es de unos 14 minutos. Esta rapidez es en parte gracias a los 45 kilómetros de cintas transportadoras de alta velocidad, donde nuestras maletas alcanzan una velocidad media de 40 km/h.

El volumen de equipajes que pasan cada año por Barajas es asombroso. Sin ir más lejos, en 2010 se procesaron cerca de 24,5 millones de equipajes. De esta enorme cantidad de maletas, mochilas, bolsas y demás objetos, sólo se perdió 1 de cada 1.000.

Para que se mantengan o mejoren estas cifras, cada maleta lleva un localizador que permite al sistema detectar donde está en cualquier momento para poder recuperarla en caso de que el pasajero no decida tomar un vuelo en el último momento.

Si el aeropuerto de Madrid-Barajas es una ciudad en sí misma en la que trabajan cerca de 30.000 personas, el SATE es como un barrio, pero alojado en el subsuelo. Para que todo salga a la perfección, trabajan cerca de 400 personas cada día el SATE, y se consume una factura de 6.000 euros diarios en electricidad.

Otro punto fundamental es la seguridad, gestionada desde el Sistema Automático de Inspección de Equipajes, y que permite que estemos mucho más tranquilos a la hora de volar.

Esperamos que os haya gustado esta primera entrega de Lo que no veis en la T4 y que hayáis descubierto cómo viajan vuestras maletas por las entrañas de Barajas. Contemplarlo en directo es una maravilla.

Imagen | Pau
En Diario del Viajero | Llegar a Barajas: nuevo servicio de autobús nocturno, Visitas guiadas a algunas terminales de Barajas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio