Compartir
Publicidad
Publicidad

Navegando a vela por el cabo de la Nao y la isla del Descubridor

Navegando a vela por el cabo de la Nao y la isla del Descubridor
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En este artículo, hoy quiero hablaros de otra de mis pasiones, la navegación a vela que te permite acceder a lugares tan bonitos como el cabo de la Nao y la isla del Descubridor, en la costa levantina de Javea, a la que llegamos saliendo desde Altea.

Quizás sea porque resido en Madrid y siempre añoro el mar pero el caso es que cuando realizo un viaje, me gusta mucho conocer el destino tanto desde la costa, como si es posible también bajo sus aguas haciendo una inmersión.

Hace pocas semanas me embarqué con algunos amigos para disfrutar de un fin de semana haciendo vida a bordo en un pequeño barco de crucero a vela que alquilamos con un patrón aprovechando los precios accesibles que tienen los barcos pequeños para hacer este tipo de turismo relajante, que se conoce como "charter". La experiencia fue muy interesante.

isla descubridor

Tras las explicaciones del patrón que nos enseñó las maniobras más sencillas en las que tendríamos que tomar parte, apagamos el motor tras salir de Altea y quedamos navegando solamente a vela.

Esta relajante sensación solamente se interrumpió con algunos virajes que tuvimos que dar cambiando de banda el barco para dirigirle hacia nuestro destino. Aprovechando la parada y el buen tiempo, podríamos tomar el sol e incluso un vermú a bordo.

Según habíamos programado, el plan era doblar el cabo de la Nao, qu es la parte que más se adentra en el mar de esta parte de España y acercarnos a la Isla del Descubridor, donde fondearíamos echando el ancla para recorrer luego con el "dingui" o barca inflable las cuevas que tiene en su perímetro.

cuevas descubridor

Las aguas son muy claras y transparentes y el colorido azul es muy atractivo. Podemos darnos un baño si la temperatura acompaña incluso vemos la boya señalizando algún buceador que explora la zona.

Sin duda, lo que más nos atrae es la visión de las cuevas, en las que se puede entrar con un barquito inflable de remo o con un pequeño motor fuera-borda. El recorrido no nos llevó más de un par de horas desde que salimos de Altea y el viaje de vuelta, ya ayudados con el motor fue más corto.

Fue un plan muy agradable para uno de los días que estuvimos a bordo del Farabutto, que era el nombre del barco que alquilamos, ya que pudimos navegar, bañarnos, descubrir las cuevas y meternos en su interior, además de pasar un estupendo día a bordo.

La mañana navegando a vela por el cabo de la Nao y la Isla del Descubridor, se prolongó más tiempo del previsto por el rato que estuvimos fondeados disfrutando del buen tiempo y recorriendo las cuevas, tomando el sol y haciendo fotos.

Imágenes | Pakus en Flickr En Diario del Viajero | ¿Alquilar un barco con patrón para viajar navegando a vela? En Diario del Viajero | Viajar en un barco pesquero aprendiendo las artes del mar

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos