Síguenos

tokyo

Tokyo es una ciudad maravillosa, tanto que hay que visitarla al menos una vez en la vida y perderse por sus calles y vivir el bullicio que provocan sus casi 13 millones de habitantes. La ciudad es tan sumamente grande que siempre quedan rincones por descubrir, pero en cualquier caso intentaremos hacer un repaso a los más relevantes.

Un buen lugar por dónde empezar a visitar la ciudad es Shibuya. Se trata de una zona repleta hasta los topes de gente joven que se mueve de forma frenética en todas direcciones. Su parte mas populosa está llena de tiendas y centros comerciales –si no tenéis tiempo para visitar más de uno, os recomiendo ir a Seibu-. En Shibuya se crean tendencias y es allí donde muchos ojeadores van a ver lo que se llevará en los próximos años, y puede que lo más interesante de la visita sea comprobar esto de primera mano.

Pero Shibuya es primordialmente un lugar al que acudir de noche. Sus neones, restaurantes y grandes pantallas están ahí para llamar la atención del transeúnte nocturno y para ayudarle a descubrir el lugar en todo su esplendor. Como curiosidad, hay que mencionar la estatua de Hachiko – un perro que se hizo famoso por ir a buscar a su amo al metro a diario, incluso muchos años después de que hubiera muerto – y en cuya proximidad se halla la principal zona de encuentro en Shibuya.

tokyo

Después está Shinjuku, un lugar muy parecido a Shibuya, sobre todo por la profusión de neones y jóvenes, pero con un encanto diferente proveniente de sus rascacielos, los más altos de la ciudad. Se trata de la zona donde muchos turistas deciden alojarse, debido alto número de hoteles y al hecho de que está muy bien comunicada y es una de las mejores zonas para ir de copas. Por añadidura es el lugar donde más abundan los accidentales y por lo tanto donde pueden surgir menos problemas relacionados con nuestra condición de extranjeros.

Además, en Shinjuku encontraremos las zonas más picantes de la ciudad. En Kabukicho hay toda clase de diversiones: bares, restaurantes, zonas de copas y, para redondearlo, resulta ser el distrito rojo de la ciudad. Por otro lado, el barrio gay también se encuentra en Shinjuku, más concretamente en Shinjuku ni-chome.

harajuku

Harajuku es un pequeño distrito que se encuentra entre Shibuya y Shinjuku y se trata de una zona de visita obligatoria por su singularidad. Nada más salir de la estación, frente a ella, nos encontramos con la calle Takeshita repleta de pequeñas tiendas de moda gótica, punk, hip hop… Pero lo más impresionante son las chicas que han hecho de esa zona de la ciudad su seña de identidad. Sus vestimentas son espectaculares y muchas de ellas hacen cosplay –se disfrazan de personajes de manga o de videojuegos-, y también hay siempre algún grupo de chicos bailando rockabilly entre otras excentricidades. Pero lo más intrigante de todo es que están allí para que se los mire, ofreciendo un curioso y gratuito espectáculo de modernidad urbana.

Detrás de la estación se encuentra el parque Yoyogi, uno de los más grandes de la ciudad, y a uno de sus lados está el templo sintoísta Meiji, posiblemente el más venerado de la ciudad, rodeado de un frondoso bosque.

roppongi hills

Siguiendo con las zonas de ocio, nos encontramos con Roppongi, un lugar que concentra muchas discotecas y bares, pero que tiene la contrapartida de que pasan de moda muy rápido de tal forma que un bar que esté a rebosar un día puede estar completamente vacío un mes después. Lo más conocido de la zona es Roppongi Hills, un rascacielos con un interior algo futurista que concentra una gran cantidad de ofertas de ocio de todo signo.

Pero no todo es ocio en Tokyo; sería imperdonable irse de allí sin visitar el Tsukiji –la lonja de pescado- aunque para poder disfrutarlo en toda su grandeza haya que madrugar mucho. Si queremos presenciar la subasta del atún deberemos estar allí a las 5:30 de la mañana y nunca llegar más tarde de las 7, puesto que a esa hora ya está casi todo el pescado vendido.

tsukiji

Pese a ser un mercado, el Tsukiji es todo un espectáculo. Allí se encuentran variedades de pescados que en occidente no vemos nunca, mejillones de un palmo, venta de peces vivos… Se trata muy posiblemente del mercado más espectacular del mundo y tiene como aliciente añadido que en sus alrededores se encuentra el sushi más fresco de todo Tokyo, así que la tradición marca que después de visitar el mercado hay que desayunar sushi antes de continuar nuestro camino.

palacio

Por otro lado, si lo que nos interesan son los museos, nuestra zona es Ueno. En el parque de Ueno y sus alrededores se encuentran los mejores museos de la ciudad junto con una buena cantidad de templos budistas y el zoo. Pero si lo que deseamos es visitar el templo budista más antiguo e importante de Tokyo, en Asakusa se encuentra Senso-ji que forma parte de un importante conjunto de templos junto al Asakusa Jinja, que es sintoísta. También es interesante visitar el Palacio Imperial y los jardines que lo rodean; como suele ocurrir con los palacios japoneses, para visitarlo hay que pedir hora con unos días de antelación, pero la arquitectura y la calidad de las obras de arte que alberga hace que valga la pena el esfuerzo de planificación.

Por último, para hacer las típicas compras de última hora, hay que mencionar dos importantes visitas más: Ginza y Akihabara.

Ginza dispone de dos avenidas con grandes almacenes y tiendas de firma. Se podría decir que es la parte más pija de la ciudad y por lo tanto la zona con los restaurantes más selectos y caros. Los fines de semana se cierran al tráfico las calles principales y se convierten en una plácida visita de paseo y compras.

ginza

Por otro lado Akihabara es conocido como el distrito tecnológico de la ciudad y frecuentado por geeks, nerds y otakus. Allí encontraremos, a parte de tiendas de productos tecnológicos –uno de los grandes atractivos de Japón es la afición de sus habitantes por la tecnología punta-, comercios de anime, mangas, cómics, videojuegos, cosplay y toda clase de repuestos. Evidentemente, además de las tiendas, hay cafés y restaurantes de estas temáticas que harán las delicias de los visitantes aficionados.

Tokyo es como Japón, un lugar distinto pero al propio tiempo muy similar a nuestras ciudades; un sitio para perderse, vivir la calle y descubrir durante un agradable paseo los espectaculares rincones que esconde.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios