Sigue a

Santorini

Santorini es, probablemente, la más famosa de las islas griegas

1 de enero de 2013. Comienza otro año y una nueva etapa para viajar se abre entre nosotros, un camino. Desde Diario del Viajero queremos, antes que nada, felicitar este año nuevo a todos los que nos seguís y nos acompañáis en el blog y, de paso, daros las gracias por estar ahí.

Pero también hemos querido aprovechar la fecha para proponeros que confeccionéis, como haremos nosotros a continuación, una hoja de ruta a través del tiempo que está por venir. Todos tenemos unos propósitos viajeros, y estos son los míos para 2013.

A rasgos generales, me planteo el año 2013 con la meta de viajar lo máximo posible al mínimo coste, que la crisis no invita a olvidarnos de los precios y subirnos a grandes cruceros u hospedarnos en lujosos hoteles. Será un año de mochila, carretera y manta, de saco de dormir y tienda de campaña, o de visita a los amigos desperdigados por el mundo. No envidio, desde luego, esos hoteles caros de los que hablaba antes ni por todo el champán y las bañeras de hidromasaje del mundo.

Londres, de nuevo

Precisamente uno de los primeros viajes que tengo previstos para el año será a Londres, donde me quedaré en casa de un amigo que vive allí. La ciudad no es nueva para mí, pues ya he estado en varias ocasiones, pero sé que no dejaré de descubrir nuevos rincones y que seguiré disfrutando con todo lo que esta gran ciudad tiene para ofrecer: sus calles abarrotadas, sus barrios tranquilos, sus preciosos parques, sus museos, su vida noctura… Londres lo tiene todo y por eso volveré ahora y siempre.

Hacer puenting

El turismo de aventura será otro de los asuntos pendientes para con 2013. Empezaré atreviéndome a saltar en puenting por la Sierra de Madrid y ya veremos si más adelante me animo con el zorbing (también llamado rollerball) u algún otro deporte similar. De momento, sólo me comprometo con el puenting. Banzai!!!

Acampada al aire libre

Sin dejar la Sierra, otras de las actividades que me apetece hacer este año es acampar al aire libre. He estado en muchos campings, tanto con caravana como con tienda, pero nunca he acampado al aire libre, sin servicios, sin vallas… completamente en la naturaleza. Incluso si hace buen tiempo me gustaría hacerlo sin tienda. Saco de dormir y manto de estrellas.

Nuevos rincones de Madrid

Otra forma de turismo low-cost que prometo realizar más a menudo es el turismo urbano. Y es que viviendo en Madrid como yo siempre tienes lugares por descubrir. En la capital de España tenemos un montón de museos gratuitos (próximamente iré al Museo Casa de la Moneda), parques, callejuelas, bares con encanto, comidas que probar, y mucha mucha historia escondida entre sus edificios. Intentaré ser más consciente de la riqueza turística que tengo a mi alrededor y sacarle el máximo partido a la ciudad.

Redescubrir Cádiz

Cádiz es una de esas ciudades que enamoran, al igual que su gente que tiene algo especial. Sin embargo, mi recuerdo de la Tacita de Plata es algo borroso puesto que hace ya unos cuantos años que la visité. Así que uno de mis propósitos para este año será redescubrir esta ciudad andaluza. Volver a pasear por el malecón, subir a la Torre Tavira, visitar la Catedral y, sobre todo, disfrutar del olor a mar.

Grecia de mochilero

Llegamos ya al que espero que sea mi gran viaje del año: Grecia. Desde siempre he sentido una fascinación especial por Grecia y su cultura. De niño leía con pasión todas sus leyendas mitológicas y me fascinaban sus templos y ruinas. Sin embargo, el viaje hasta este país es, a día de hoy, una cuenta pendiente conmigo mismo que hay que saldar. Y siendo algo tan especial para mí, quiero emprenderlo de una forma muy concreta. Con la mochila más escueta que pueda hacer, dejando atrás el teléfono y los datos 3G, y viajando en solitario con la intención de pensar, descubrir y sorprenderme con todo lo que vaya encontrándome en el camino.

Y por pedir… Nueva York

Hasta ahí llegarían mis propósitos más factibles, pero añadiré este último “por si cuela” y 2013 se pone espléndido y quiere concedérmelo. No estaría nada mal conocer, por fin, la ciudad por antonomasia, Nueva York. La gran metrópoli es una de las principales razones que me harían cruzar el charco, pues todo ese amasijo de ladrillo, hierro y hormigón tiene un encanto especial. ¿Quién no ha soñado con pisarlo viendo alguna película o serie?

¿Cuáles son vuestros propósitos?

Foto | Surrealize

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios