Compartir
Publicidad

Mi experiencia conduciendo por la mítica Ruta66 (II): Williams y la venta de souvenirs

Mi experiencia conduciendo por la mítica Ruta66 (II): Williams y la venta de souvenirs
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Como os explicaba en la anterior entrega de este artículo, mi primer contacto con la Ruta66 tuvo lugar en el pueblecito de Williams, el típico pueblo del oeste, con casas de madera, ambiente entrañable y hasta habitantes con sombrero de Cowboy.

Eso sí, no esperéis pureza y virginidad: Williams subsiste principalmente gracias al interés turístico por la Ruta66, y casi todas sus tiendas venden recuerdos de la mítica carretera. En algunos momentos, de hecho, no parece que estés en un pueblo real, sino en una suerte de parque temático. Pero la sensación es lo suficientemente sutil, y el lugar es lo suficientemente bonito, como para que sigas disfrutando de la experiencia.

kak
Si os queréis ambientar totalmente, os recomiendo cenar en una terraza con música en vivo donde tocan country, blues y Rock&Roll. Se llama Wild West Juction. De todas maneras, cuando estéis paseando por las calles de Williams (algunas de ellas son de tierra, imaginaos), encontraréis decenas de locales interesantes, y en la mayoría de sitios la gente tararea las canciones, pican con los pies y hasta se arrancan con algún baile.

Para desayunar, nada como hacerlo en el Twisters 50’s Soda Fountain, donde tienen Coca-Cola de todos los sabores y la célebre cerveza de la Ruta66, que a mi parecer, seamos sinceros, es repugnante, casi como jarabe para la tos. Pero hay gustos para todo, oye. Las señas: 417 East Route66.

jk
El motel donde nos alojamos fue el Dowtowner Motel, de la cadena Rodeway Inn & Suites (mi cadena de moteles favoritas: no es muy cara, y en ningún momento crees que vas a encontrar una cadáver en la piscina). El coche se aparca en la misma puerta de tu habitación, como en las películas. Y junto a la puerta dispones de un banco de madera para sentarte a ver la vida pasar.

Si tenéis tiempo antes de empezar la ruta, cerca de aquí, próximo a Tucson, está el Biosphere 2, en el 32540 de la S. Biosphere Road, en Oracle, Arizona. Un experimento que está considerado como el mejor de todo 1993 según la revista Time. Por eso, supongo, entrar cuesta la nada despreciable cifra de 20 dólares. Biosfera 2 es una cúpula donde se intentó aislar a un grupo de personas del mundo, donde disponían de su propios cultivos, su lago y, en resumidas cuentas, todo lo indispensable en un mundo diminuto.

El experimento fue un completo fracaso, pero ahora podemos descubrir cómo era ese pequeño mundo autosuficiente por nosotros mismos.

la
Ya recorriendo la Ruta66, el primer lugar en el que hay que parar indiscutiblemente es Seligman, la que antaño era denominada por muchos como “la calle principal de América”. De nuevo encontraréis decoración que hace alusión a la Ruta66, así como una mezcla de horror vacui y decadencia muy singular.

la
Por ejemplo, en Ángel Delgadillo, un barbero local, es casi un museo repleto de cosas de todo tipo, letreros oxidados, tazas de váter, teléfonos y miles, miles de objetos que parecen haber sido recogidos de un vertedero. Todo restaurado y pintado con colores chillones. Ideal para tirar fotografías hasta que el dedo te duela.

La próxima parada era otro pueblo, Kingman, donde teníamos apuntado uno de los restaurantes (o diner) más especiales de la Ruta66, además de otras sorpresas que os desvelaré en la próxima entrega de esta serie de artículos sobre la Ruta66.

Fotos | Sergio Parra En Diario del Viajero | La carretera de Lincoln: la antigua ruta que atraviesa EEUU | Motel Wigwam: dormir en una tienda india

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio