Compartir
Publicidad

¿Te imaginas un campo de fútbol dentro una cueva? Cueva Paraíso, Vietnam

¿Te imaginas un campo de fútbol dentro una cueva? Cueva Paraíso, Vietnam
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Entre las ciudades de Ninh Binh y Hue, dos típicos destinos en la mayoría de rutas por Vietnam, se encuentra el Parque Nacional Phong Nha - Ke Bang que, por ser una de las regiones de piedra caliza más grandes del mundo, alberga cientos de cuevas y grutas. Entre ellas la Cueva Thien Duong, o más conocida como Cueva Paraíso y la Cueva Son Doong, la más grande del mundo.

De todas las cuevas que he visitado en mis viajes, la Cueva Paraíso, en Vietnam, es la más impresionante. Se accede por un pequeño orificio y, tras descender varios tramos de escaleras, te encuentras en medio de una enorme cavidad, que alcanza una anchura de 150 metros y una altura de 100 metros, más grande que un campo de fútbol.

El Parque fue reconocido en el año 2003 como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Tiene unas 300 cuevas de las que, hasta ahora, solo se han explorado unas veinte. Y entre ellas, la que tiene formaciones más espectaculares es la Cueva Paraíso, que bien merece su nombre.

La Cueva Paraíso tiene una longitud total de 31 kilómetros, pero solo se puede visitar el primer kilómetro con la entrada normal. Han instalado pasarelas de madera durante esa distancia y está perfectamente iluminada para no perder detalle de estalagmitas, estalactitas y otros espeleotemas.

La Cueva Paraíso fue descubierta por un pastor en 2005, pero no se abrió al público hasta 2011. Aunque solo está bien habilitado ese primer kilómetro, también se puede pedir por adelantado un permiso especial y concertar una visita guiada por un total de siete kilómetros.

paradise-2.jpg

En este Parque Nacional también se encuentra la Cueva Son Doong, que recientemente ha sido calificada como la cavidad subterránea más grande del mundo, en amplitud, pues la cámara más grande mide 200 metros de alto y 150 de ancho. De largo solo mide 9 kilómetros. Fue descubierta en 1991 por un aldeano que escuchó el aterrador ruido de su interior (procedente del río que fluye por ella) y, asustado, la mantuvo en secreto. No fue dada a conocer hasta 2009 cuando un grupo de espeleólogos británicos inició su exploración. La primera visita de turistas fue en 2013 y, de momento, éstas siguen siendo muy restringidas; requieren un permiso especial y pagar unos 3.000$ por un tour organizado.

Otra cueva que también se puede visitar es la Phong Nha, que da nombre al Parque Nacional, pero es mucho menos espectacular que la Cueva Paraíso. Esta cueva mide algo más de 7 kilómetros de largo, está formada por 14 cámaras conectadas entre sí y recorridas por el río Chay a través de un sistema de grutas de unos 44 kilómetros (1,5 solamente accesibles al público). Se llega en barca hasta la entrada y desde ahí en una barca a remos. Cuando visité el Parque tampoco fui a la Cueva Tien Son, pues estaba cerrada al público.

Ir por mi cuenta hasta la Cueva Paraíso me resultó complicado, pues supone subir en autobús público desde Dong Hoi o Ninh Binh hasta un cruce de carreteras. Ahí, alquilar una moto con conductor 15 kilómetros hasta Son Trach, la aldea más próxima al Parque Nacional. Luego otra más, durante otros 30 kilómetros hasta la Cueva. Si no tienes tiempo, lo más fácil es contratar una excursión desde las principales ciudades.

El ticket para la Cueva Paraíso cuesta 120.000 dong (algo más de cuatro euros). Hay que caminar unos veinte minutos y subir unos 500 escalones hasta la entrada. La visita dura unas tres horas.

Fotos | Mar Serrano
En Diario del Viajero | Playas y kite surf en un pueblo pesquero vietnamita. Mui Ne, Vietnam (I)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio