Publicidad

Fiesta popular de La Borricá, tradición y emociones en Torrenueva, Ciudad Real
España

Fiesta popular de La Borricá, tradición y emociones en Torrenueva, Ciudad Real

Publicidad

Publicidad

Cada año, el martes de Carnaval se celebra la fiesta popular de la Borricá, una tradición llena de emociones y sentimientos, que llena las calles de Torrenueva, Ciudad Real y que hoy os contamos.

La fiesta de La Borricá consiste en un paseo a caballo por el pueblo, realizado por un abanderado al que siguen otros muchos jinetes y amazonas, que se realiza en agradecimiento a las ánimas benditas por haber sido concedida una gracia o cumplida una promesa. Esta celebración carnavalesca de La Borricá, está declarada como Fiesta de Interés Regional.

En qué consisten los festejos

Img 9005

La fiesta tiene ese nombre debido a que la tradición era hacer ese recorrido a lomos de un burro o borrico, y aunque todavía algunos parroquianos se animan a hacerlo así, la práctica totalidad de los participantes van montados en caballos.

Img 9003

Cada año, uno de los habitantes de Torrenueva, solicita ser el abanderado, para dar gracias por algún acontecimiento en el que la intercesión de las ánimas benditas, haya sido satisfactorio.

Esta tradición se viene haciendo desde el siglo XVII, cuando surgen las Cofradías y Hermandades para hacer bien por las Benditas Animas del Purgatorio. La bandera que portan tiene un fondo negro y una calavera con dos tibias en color amarillo.

Img 9055

Parece que la primera institucionalización de la fiesta de la Borricá, viene del año 1694, aunque en las Constituciones de las Ordenanzas de las fraternidades de esa fecha, se dice "de mucho tiempo a esta parte, en los días de las carnestolendas, algunas personas debotas, fomentan de salir con disfraces de soldados, y con motivo de pedir limosna y hacer ofrecimiento público a la parte de la iglesia, y lo que recogían y ofrecían se convertía en hacer bien por las benditas ánimas del purgatorio...", lo que da a entender que la fiesta viene de mucho tiempo atrás.

Img 8997

Tras la ofrenda y los momentos de recogimiento religioso, comienza el festejo popular. A las 12 del mediodía se celebra en la parroquia del pueblo una misa de difuntos y a las dos de la tarde, con el segundo toque de ánimas de la jornada, tiene lugar el momento más emotivo: el descuelgue de la bandera.

Al son del himno nacional, interpretado por la banda municipal, se descuelga la bandera del balcón o ventana de la casa del abanderado -este año fue Jesús Toledo porque el que estaba previsto no pudo ejercer su opción por circunstancias personales- ante la congregación de todos sus vecinos.

Img 9011

Seguidamente, comienza el recorrido a caballo, acompañado de otro jinete que lleva el bastón y otro que va tocando el tambor para avisar del paso del grupo. A ellos les siguen hasta doscientos caballos que recorren las calles del pueblo que se cubren con tierra en algunos tramos para evitar resbalones.

Dulces Torrenueva

Mientras el Abanderado va recorriendo las calles, la gente va disfrutando de algunos dulces populares, flores fritas, hojuelas, rosquillas, pastas y magdalenas que elaboran familiares y amigos del abanderado, que financia la operación, invitando a comer y beber a prácticamente todo su pueblo.

Img 9058

El coste de esta "invitación" y ofrecimiento a la iglesia, supone hoy en día alrededor de unos 10.000€. En los años en que no hay abanderado -como ocurrió este año- la financiación del evento corre a cargo municipal, algo que ha sucedido muy pocas veces, casi nunca.

De hecho es frecuente que los propios ciudadanos y comercios de la zona, donen en las cajas alimentos para ayudar al abanderado para que su coste sea más llevadero. Además, con motivo de la fiesta, se celebra la alegría concedida que festeja todo el pueblo, y sirve de disculpa para reírse y comer y beber juntos.

Img 9019

En la plaza principal del pueblo, frente a la Parroquia de Santiago el Mayor, la gente se va congregando para ver la llegada de los caballistas, que siguen al abanderado en grupos. Todos se juntan para ver pasar al grupo, que recorre varias veces las calles aledañas, dando vueltas a la manzana para que se pueda ver bien.

Img 9009

La fiesta termina con la devolución de la bandera y el Bastón al cura del pueblo, que recoge también en una bandeja las ofrendas del propio abanderado y los donativos o propinas de los demás jinetes y amazonas. Hasta ahora, solo una mujer -en 1977- ha sido la abanderada y solamente un año, debido a una nevada, -en 1985- se sustituyó a los caballos por un tractor debido al peligro de resbalones para los animales.

Img 9081

Con ese dinero recogido, la Iglesia cubre sus necesidades, hace reparaciones en las ermitas del pueblo y realiza las obras de caridad que correspondan sin tener que recurrir a otra financiación.

Img 9029

En lo popular, se han añadido otros elementos y supersticiones populares, incorporándose a los festejos de la Borricá, como la quema de un "pelele" de paja que cuelga de unos cables extendidos de calle a calle.

Img 8936

La fiesta, tiene también su propio monumento, un abanderado sobre una borriquilla, que porta una bandera como la que se ofrece cada año y que se engalona con flores, y dulces, que muestra el apoyo popular que tiene esta festividad en esta localidad de Ciudad Real.

En Diario del Viajero | Visita al Museo de la Industria Armera de Eibar: sintiendo nuestras raíces
En Diario del Viajero | La Catedral de Burgo de Osma y sus tesoros

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios