Compartir
Publicidad
Publicidad

Comida rápida para carnívoros en los Balcanes

Comida rápida para carnívoros en los Balcanes
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No cabe duda de que en los últimos años se está popularizando en todo el mundo la comida rápida procedente de oriente, como los gyros griegos o los kebabs turcos, frente a las típicas hamburguesas norteamericanas. Una nueva alternativa procedente de los Balcanes comienza a popularizarse en Occidente: la pljeskavica serbia y el ćevapčići bosnio.

La pljeskavica es uno de los recuerdos fundamentales que suelen conservar todos los viajeros que recorren un país de gastronomía totalmente carnívora como es Serbia. Se trata de una impresionante hamburguesa hecha con una receta tradicional de carne picada de cerdo y ternera con cebolla y especias. Las variedades son infinitas, aunque todas igualmente sabrosas.

La tradición en Serbia era servirla como filete con guarnición en un plato, sin embargo con el auge de la comida rápida nacieron los puestos callejeros que la sirven en un pan esponjoso denominado lepinja, con salsas y vegetales al estilo kebab, aunque existen muchas variantes (es muy popular, por ejemplo, el relleno de queso). En Belgrado podemos encontrar decenas de puestos que sirven este manjar las 24 horas del día, a precios más que asequibles (generalmente, este contundente bocadillo cuesta no más de un euro y medio, si lo acompañamos de una cerveza local como la Jelen Pivo tenemos un aceptable menú por menos de tres euros).

La pljeskavica está tan extendida que los serbios la consideran como su plato nacional. A parte de ser omnipresente en Belgrado, se puede encontrar en cualquier ciudad Serbia y está también muy extendida en Croacia, Bosnia o el occidente de Rumanía. Se considera que la ciudad de Leskovac (al sur del país, cerca de Kosovo) es la cuna de este plato.

Precisamente en Leskovac se celebra un evento anual relacionado con la pljeskavica y que cada vez atrae a más turistas. Se trata de la Rostiljijada, festival de la carne a la parrilla. Durante una semana (al principio de septiembre), la avenida principal de la ciudad se cierra al tráfico y se dedica a puestos callejeros que compiten entre sí por ofrecer la mejor carne a la brasa, con concursos como el de la pljeskavica más grande.

ćevapčići

No lejos de allí, en el centro de Sarajevo, el olor a carne a la brasa atrae como un imán a cualquier visitante desprevenido. La carne a la brasa es la gran seña de identidad de la gastronomía de la capital de Bosnia, donde además los precios son todavía más bajos que en Serbia. Debido a la religión musulmana de la mayoría de su población, aquí la carne de cerdo deja paso al cordero y la ternera, fundamentalmente.

La comida rápida por excelencia de Bosnia son los ćevapčići (diminutivo de ćevapi, o literalmente, "pequeños kebabs"). Se trata de adictivos rollos de carne picada del grosor de un dedo, con una composición similar a la pljeskavica. Se consumen también en pan lepinja o solos. En este caso, ¡es imposible no repetir ración!

Por tanto, si eres un carnívoro incorregible como yo, y no tienes presupuesto para hacer grandes dispendios en comida durante tus viajes, disfrutarás increíblemente visitando la región de los Balcanes. Aunque quizá esperando unos años, no tardemos en tener puestos de pljeskavica cerca de casa. Ya existen en Alemania, Estados Unidos y otros países con importantes comunidades de inmigrantes balcánicos.

Imágenes | tamtam, phxpma En Diario del Viajero | El Festival de las Trompetas de Guča En Diario del Viajero | Comida rápida en Grecia: buena y barata

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio