Compartir
Publicidad
Publicidad

Descubriendo Lisboa: consejos para la visita a Belém

Descubriendo Lisboa: consejos para la visita a Belém
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Después de haber repasado la historia y los puntos de interés del barrio, pasamos a dar unos apuntes prácticos a modo de consejos para la visita a Belém en Lisboa, con todo aquello que debemos saber para disfrutar al máximo de lo que este encantador lugar tiene por ofrecernos.

Cómo llegar a Belém

Lo primero que hemos de tener en cuenta es que Belém no está en el núcleo de Lisboa, sino que hay que desplazarse a las afueras de la ciudad. Para llegar a Belém, podemos hacerlo mediante el transporte mas típico de la ciudad, el tranvía.

El tranvía número 15E (desde la Plaça do Comercio) tarda unos 20 minutos en llegar, bordeando la costa. A las horas centrales del día suele ir abarrotado de turistas en dirección a Belém, y se suele advertir de la presencia de carteristas.

Además, podemos escoger otros medios de transporte. Los autobuses 28, 727, 729, 751 y 201 también llegan a Belém desde distintos puntos de Lisboa. El autobús nocturno 1 va de la Plaza Marqués de Pombal a la Estación fluvial de Belém.

El tren, más lento, que va de Cais do Sodré a Cascais también para en Belém. En la página web de Carris podéis consultar los mapas de transporte público de la ciudad.

Jerónimos Belém

Consejos para la visita a Belém

Si queréis comer en el lugar, os recomiendo pasear por la Rua Vieira Portuense, que corre a lo largo de un parque con pintorescas casas de los siglos XVI y XVII en cuyos bajos se ubican numerosos restaurantes.

Hay variedad donde escoger, y podemos ver sus cartas para ver lo que más nos conviene (siempre que tengan sitio, lo cual en ocasiones es complicado; si no, tienen lista de espera). Pero recuerdo con placer un arroz con pulpo y un bacalao servido en el Bais Belem, a buen precio y con servicio muy amable.

Un consejo para el viajero con agenda apretada: en la misma jornada, si madrugamos, podemos disfrutar de la visita tanto de Belém como de la Expo, el Parque das Nações (Parque de las Naciones). Después de comer podemos ir a la zona de la Exposición Universal, que está al otro extremo de la ciudad, pero que se conectan por la costa gracias al autobús 28.

Y un último consejo para quienes quieran disfrutar de la Torre de Belém y del Monasterio de los Jerónimos (junto al Museo Nacional de Arqueología) sin gastar dinero: aparte de cualquier día con la tarjeta Lisboa Card, los domingos la entrada es gratuita, aunque, eso sí, a cambio de unas colas considerables. Paciencia.

Además, con la Lisboa Card podemos acceder gratuitamente al Museo Nacional de Carruajes, que conserva una excepcional colección de coches reales del siglo XVII a finales del siglo XIX. Y tendremos unos descuentos del 20% en el Centro Cultural de Belem o un 30% para subir a lo alto del espectacular Monumento a los Descubrimientos.

Poco a poco iremos desgranando muchos de los atractivos de Belém, desde monumentos modernos como el erigido a los Descubridores, o tradicionales atracciones gastronómicas como los deliciosos pasteles de Belém. Todo ello hace de la visita a Belém una jornada imprescindible si estamos en Lisboa.

Fotos | Visit Lisboa © Turismo de Lisboa / Gustavo Figueiredo En Diario del viajero | El barrio de Alfama, Los tranvías de Lisboa, Lisboa en Navidad

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio