Compartir
Publicidad
Publicidad

Los gofres, plato típico de Bélgica

Los gofres, plato típico de Bélgica
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una de las grandes experiencias que debes vivir al visitar Bélgica es probar sus mundialmente famosos gofres o wafles. Los encontrarás en puestos callejeros, bares, restaurantes y en cada casa. Tantas variedades como ciudades belgas haya, pero todos con una fama justificada.

El gofre belga es más alto, esponjoso, liviano y sabroso que el tradicional o el conocido en Estados Unidos. De hecho la versión americana nace a partir de los belgas que emigraron y llevaron su típica receta, pero adaptada a las harinas y paladares del otro lado del Atlántico.

Los wafles belgas son crujientes y dorados por fuera, y suaves, esponjosos y blancos por dentro. En realidad el conocido en el resto del mundo como “wafle belga” es en realidad el “wafle de Bruselas” que fue mal bautizado durante la Feria Mundial de Nueva York de 1964 para sintetizar, y así quedó.

Como otros países europeos, la tradición belga de los gofres se remonta a la Edad Media cuando se preparaban los “wafers“, unos panes hechos con una masa semi líquida y cocidos entre unas planchas calientes sobre el fuego. Del mismo origen pueden haber nacido los pancakes y las crêpes.

El wafle de Bruselas (“Gaufre de Bruxelles” en francés) se caracteriza porque su masa lleva yemas, huevos y mantequilla derretida, por lo que el resultado es mas esponsojo que otras recetas belgas. Además, las “wafleras” de Bruselas son mas grandes y profundas por lo que estos wafles pueden ocuparte el plato entero con una mas abundante guarnición de mermeladas, frutas, helado, frutos secos y/o chocolate. Es el postre tradicional en Bruselas y no puedes perdértelo (deja la dieta para cuando vuelvas a casa).

Otro de los famosos wafles belgas es el de Lieja ( “Gaufre de Liège” en francés). De masa mas densa y consistente que el anterior, un poco mas pequeño y caramelizado, suele acompañarse con azúcar glace. Es muy común encontrarlos en los puestos de comida callejeros porque son más fáciles para comer mientras caminas.

Los podrás ver también al calor de los expositores en las panaderías aunque no duran mucho allí porque son un excelente compañero de las visitas a pie por las ciudades cuando hace un poco de frío, aunque pueden comerse también templados o fríos. Te costarán aproximadamente 3 euros, dependiendo del lugar y los toppings.

Les dejo aquí unas de las miles de recetas de los tradicionales wafles o gofres belgas.

  • 50 ml de nata, 200 ml de leche entera, 35 gr de mantequilla, 75 gr de harina, una pizca de sal, unas gotas de agua de azahar y 3 huevos (puedes seguir el paso a paso en Directo al Paladar)
  • 125 gr. mantequilla, 150 gr. azúcar moreno de cristales finos, 2 huevos, 150 gr. harina, una cucharadita de levadura royal, una cucharadita de ron o brandy, una cucharadita de esencia de vainilla o un sobre de azúcar vainillado
  • 500 gr de harina común, 2 yemas, 4 huevos, leche entera, 250 gr de manteca, 200 gr de azúcar mezclada con vainilla y una pizca de sal

Prueba o inventa tu propia versión para tenerla a punto para el 25 de marzo próximo, cuando se celebra el “Día Internacional de Wafle”.

Foto | CxOxS
En Diario del Viajero | Un templo al chocolate en Bruselas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio