Publicidad

Algunos museos alemanes que se conocen poco y que merecen una visita

Algunos museos alemanes que se conocen poco y que merecen una visita
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Alemania es un país donde la cultura se potencia con la realización de infinidad de presentaciones, recitales, festivales, fiestas, exposiciones y demás. Es también un país con aproximadamente 6250 museos a través de los cuales podemos viajar desde la tecnología a la historia, del arte a la naturaleza, la arquitectura, la literatura o los deportes. Sólo por citar algunos temas que merecen y tienen su propio espacio en Alemania.

Seguramente al hablar de museos en Alemania nos vendrá a la mente la famosa Isla de los Museos, en Berlín, donde se concentran grandes instituciones como el Pergamon, por ejemplo. Los amantes del arte tendrán presente seguramente a la Alte y Neue Pinakoteke de Munich, y sin salir de la capital bávara y haciendo gala de su Kunstareal, el Museo Alemán es uno de los mejores del mundo cuando se habla de ciencia y tecnología.

Pero hoy pondremos nuestra mirada en otros museos menos conocidos y que. por su peculiaridad o simplemente porque han llamado nuestra atención, creemos que merecen una visita.

  • Nuevo Museo Weserburg, Bremen: En medio del río Weser se encuentra el castillo Weserburg, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y allí este museo. En cuatro antiguas casas almacén, en las que hasta 1982 se alojaba una fábrica tostadora de café, se ubica el primer museo de coleccionistas de Europa. Con una superficie de exposición de 6.000 m², es uno de los museos de arte moderno más grandes de Alemania y desde su construcción en el año 1991 goza de una gran reputación internacional. Aquí, en el Nuevo Museo Weserburg, no sólo es posible admirar las obras originales de los artistas más influyentes de nuestra época, sino también experimentar un concepto de museo poco convencional.
museo
  • La Bóveda Verde, Dresde : La Bóveda Verde, la antigua cámara del tesoro de la dinastía sajona de gobernantes Wettin, abarca una superficie de exposición de 2.000 m² y cautiva cada año a miles de personas con sus obras maestras del arte de la joyería y la orfebrería. No obstante, una visita a la Bóveda Verde exige algo de planificación, ya que únicamente pueden disfrutar de este emocionante viaje a través del tiempo 100 visitantes cada hora. Para entrar a la Bóveda Verde es necesario adquirir una "entrada programada", lo que significa que las entradas únicamente se reparten para un periodo de tiempo preestablecido. De este modo, se podrán evitar las grandes aglomeraciones para que todos puedan admirar con calma los tesoros del museo.

  • Liebieghaus de Fráncfort, ubicada idílicamente a orillas del Meno, alberga una colección de esculturas de máxima calidad. La entidad ofrece una visión global de más de 5.000 años de historia de la escultura del Antiguo Egipto hasta el Clasicismo. En su colección aúna obras tanto de la Antigüedad griega o romana como esculturas de la Edad Media. Con más de 3.000 obras, la antaño villa privada de Liebieg, cuya presentación de colecciones fue rediseñada íntegramente en 2008, se incluye entre los museos más importantes del mundo.

museo
  • Casa de Bach, Eisenach: Johann Sebastian Bach nació en más » Eisenach, Turingia. En los 600 m² de la Casa de Bach (Bachhaus) de Eisenach se pueden descubrir más de 250 objetos originales expuestos en la actualidad. Cada hora, se celebran conciertos de instrumentos barrocos de teclado, música en originales "Bubble-Chairs" suspendidas y una "pieza musical transitable" multimedia junto a cuatro audiciones con obras de Bach que concitan el entusiasmo de los visitantes del lugar. Entre los objetos originales expuestos se encuentra un autógrafo de Bach, la enigmática copa de Bach y la reconstrucción forense facial de Bach. Los jardines barrocos y el "Café Kantate" invitan a hacer un alto en el recorrido.

  • Centro Multimar Wattforum del Parque Nacional del mar de Frisia y Patrimonio de la Humanidad, creado para investigar, interactuar y probar. En 36 acuarios se muestran 280 especies de peces, crustáceos y moluscos. Uno de los momentos estelares es cuando dos veces por semana, un submarinista alimenta a los animales en el acuario grande. Otro de los atractivos consiste en la exposición de ballenas, con el cachalote de 18 metros de longitud que apareció varado en el mar de Frisia. Novedad: un esqueleto de ballena enana que muestra las diferencias entre los odontocetos y los mesticemos.

  • Museo Alemán de la Navegación (DSM), en la histórica zona portuaria de Bremerhaven, donde pueden admirarse numerosos barcos-museo. Las instalaciones dispuestas a modo de parque con grandes objetos marítimos colocados en tierra y diez antigüedades de la flota del museo componen, en combinación con las colecciones de la exposición del DSM y el histórico entorno marítimo, un conjunto único de la historia de la navegación. Una obra maestra es el último gran velero comercial de madera del mundo, el bricbarca "Seute Deern".

museo
  • El Salón de la Paz en el histórico Ayuntamiento de Münster se incluye entre los atractivos de cualquier visita a la ciudad. Merecen especial atención los artesonados del Renacimiento que datan de alrededor de 1577, la impresionante araña, así como la galería de retratos de los ministros cargados de historia. Aquí se puede explorar la historia muy de cerca. El 15 de mayo de 1648 este salón fue testigo de cómo se escribió la historia europea con la firma de la Paz de Westfalia.

  • Museo Rautenstrauch-Joest, en Colonia: Galardonado en 2012 con el Premio del Consejo de Europa, el museo de Colonia brinda una visión fascinante sobre mundos nuevos, viejos, ajenos y conocidos. En 3.600 m² el visitante podrá emprender un apasionante viaje multimedia e interactivo con objetos expuestos de África, Asia, América, Oceanía y Europa.

  • Casa de Felix Nussbaum: Ideal para los amantes de la arquitectura. El arquitecto Daniel Libeskind ha rendido homenaje con su diseño de la Casa de Felix-Nussbaum "Museo sin salida" en Osnabrück al artista y a su obra en el sentido más literal. De forma espectacular, la arquitectura de la Casa de Felix-Nussbaum entabla un diálogo con el artista, su obra y su biografía. La arquitectura "ampara" el arte y refuerza los temas y las revelaciones que transmiten las pinturas de Nussbaum. Libeskind, arquitecto del Museo Judío de Berlín, ha recibido el encargo de reconstruir la Zona Cero de Nueva York.

Dejamos aquí algunas propuestas de las muchísimas que los amantes de los museos podremos encontrar en Alemania.

Fotos | Turismo de Alemania En Diario del Viajero | Muchos mas museos del mundo

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios