El coleccionista de ladrillos: los elementos que constituyen todos nuestros edificios
Museos

El coleccionista de ladrillos: los elementos que constituyen todos nuestros edificios

La colección de Henry y Mary Holt tiene la friolera de 7.000 ladrillos, que supuestamente empezó después de que Henry viera uno con la inscripción de su apellido: 'E Holt and Company, Rossendale'.

Henry Holt pasó las siguientes tres décadas (hasta principios de la década de 1990) buscando más, utilizando mapas obsoletos para identificar antiguas fábricas de ladrillos y minas de carbón. Luego intentaría encontrar los frutos de esas fábricas de ladrillos en los sitios de demolición cercanos.

British Brick Society

La colección Holt es legendaria en grupos como la ## British Brick Society, un club fundado en 1974 por académicos que querían estudiar la historia de la construcción y fabricación de ladrillos. La Sociedad organiza visitas periódicas a edificios, pueblos, sitios arqueológicos y fábricas de ladrillos.

Hoy en día, sus miembros son una mezcla de profesionales y aficionados, y algunos recolectan ladrillos como si fueran tesoroso de lo cotidiano.

British Brick Society Logo 2 W640

El miembro de la British Brick Society, John Harrison, se interesó por su parte por la historia del ladrillo un día cualquiera. Harrison decidió por primera vez quedarse con un ladrillo alrededor de 1995, aunque ya no puede recordar cuál era o en cuál de sus muchas cajas está.

Cuatrocientos ladrillos se alinean en el pasillo de Jason Harris, y ninguno de ellos sostiene el techo. Desde la terracota rojiza hasta el crema, estos rectángulos que alguna vez fueron funcionales ahora solo son objetos de exhibición, casi fetiches.

a

Sin embargo, este arquitecto londinense no cree que esta gran exhibición le dé mucha seriedad en los círculos británicos de recolección de ladrillos. Para él es una afición sin demasiado valor. Un gusto personal.

Su forma es la de un paralelepído rectángulo, en el que sus diferentes dimensiones reciben el nombre de soga, tizón y grueso, siendo la soga su dimensión mayor. Asimismo, las diferentes caras del ladrillo reciben el nombre de tabla, canto y testa (la tabla es la mayor). Por lo general, la soga es del doble de longitud que el tizón o, más exactamente, dos tizones más una junta, lo que permite combinarlos libremente. El grueso, por el contrario, puede no estar modulado.

l

No hay reglas establecidas que cimenten lo que hace que un ladrillo sea más precioso que otro. Las decisiones de los coleccionistas sobre qué acumular pueden ser bastante personales.

Algunos recolectan ladrillos de una región, una designación que está escrita en la superficie o que se puede adivinar por el color del ladrillo. Dado que los ladrillos están teñidos por la arcilla alrededor de la fábrica de ladrillos, el color es un signo revelador de la geografía, lo que hace que la disposición de la pared de Harris sea más que un simple gradiente.

Otros coleccionistas se preocupan más por la tipografía. Las letras 'N' y 'S' a menudo se invertían en sellos de ranas de finales del siglo XIX, antes de que los fabricantes de ladrillos se acostumbraran a cambiar las letras.

Si bien no hay reglas claras sobre qué buscar en los ladrillos viejos y buscan sus tesoros en sitios de demolición y basura. Y tienen sus propias normas y reglamentaciones: no sustraer ladrillos de un edificio histórico sin pedir permiso.

Si es que tiene haber de todo.

Temas
Inicio