Síguenos

Crucero

Después de los posts que hemos publicado sobre el tema de cruceros es posible que te hayas tentado con la idea de subirte a un barco para vivir esta experiencia. Si es así, te dejamos aquí algunos consejos para la primera vez en un crucero.

Cruceros, la primera vez: Embarque

  • Controla la documentación necesaria para embarcar semanas antes de la fecha de salida: pasaportes en vigencia, permisos para viajes de menores, visados, permisos de conducir internacionales, etc.
  • Lleva toda la documentación que te ha enviado la empresa naviera cumplimentada: vouchers o comprobantes de reserva y pago, fichas de pasajeros, número de cabina, billetes de embarque, tarjetas para identificar el equipaje (colocadas en las maletas, obviamente), etc.

  • Cuando llegas a puerto o estación de embarque debes entregar tu equipaje con las etiquetas colocadas. Salvo el equipaje de mano que llevas contigo. Luego en el mostrador presentarás los billetes de embarque, los documentos y la tarjeta de crédito para los extras.
  • Puedes llevar los líquidos en tu maleta, y en los envases originales. Los controles permiten llevarlos así como no hay un máximo de kilos por persona, pensando que cada uno llevará una o como máximo dos maletas normales. Si tienes dudas, consulta la política de equipaje de tu empresa naviera. No se permiten materiales explosivos ni armas de ningún tipo.
  • Te entregarán una tarjeta identificatoria que es la que usarás para todo a bordo: los cargos extras, las reservas de restaurantes o de instalaciones deportivas, la contratación de excursiones, y hasta para el posado para la “foto oficial” (si quieres). Te sugiero que lleves un pequeño portatarjeta o bolsito de mano para guardarla (algunas empresas te dan uno muy guapo) así no la perderás cuando vayas a la piscina, por ejemplo. Deberás identificarte con ella cada vez que bajes del barco en cada puerto, y nuevamente al volver a embarcar al regreso de los paseos.
  • Algunas compañías de cruceros ya ofrecen el trámite de checkin online hasta 3 días antes de la fecha de tu embarque.

Cruceros, la primera vez: La vida a bordo

camarote

  • Los barcos suelen tener electricidad 110/220 con enchufes de dos patas redondas, salvo los barcos americanos que suelen tener dos patas chatas. Te recomiendo que te lleves un set de adaptadores por las dudas, y alguno extra para cargar dos cosas a la vez (la plancha y el móvil, por ejemplo).
  • No se permite embarcar bebidas alcohólicas en el equipaje por lo que cualquier bebida que traigas de casa, o compres a bordo o en alguna escala, queda en custodia hasta el momento del desembarque final.
  • Tampoco puedes viajar con tu mascota ni siquiera los perros lazarillos pueden embarcar, salvo alguna excepción. Deberás consultar con la compañía naviera por el barco y ruta en particular.
  • Cuando llegues a tu camarote, estudia todos los servicios que tienes, puedes deshacer la maleta y colgar toda tu ropa y lee atentamente la información que cada día te pondrán en tu cuarto en el “diario de a bordo”. Allí está la agenda de servicios, actividades, espectáculos, novedades y demás. Te ayudará a organizar cada jornada a bordo.
  • En tu vestuario para el crucero no debe faltar un pareo para ir a la piscina, un par de vestidos elegantes para la noche (y alguno de fiesta), un traje oscuro con corbata ad hoc para los hombres (si es un smoking, puede ser blanco). Para las noches, un abrigo liviano se agradece para pasear por cubierta. No te olvides todo tipo de sombreros o gorros, protector solar y gafas porque estarás rodeado de agua, una de las superficies más reflejantes de la luz solar.
  • No es necesario que lleves toallas de playa. Todos los cruceros te las dan para tu uso en la zona de piscinas. Las encontrarás a la entrada de la cubierta correspondiente o en tu cabina. Por favor, si encuentras albornoces en tu camarote, no los uses para ir a la piscina. Eso te delatará como un “nuevo en ésto”. Resérvalo para el uso privado en el camarote o para ir al spa. No, no te lo puedes llevar a casa, salvo que lo pagues.
  • La zona de piscinas y solariums son muy amplios en todos los barcos. Por favor, no te pelees con esa señora por la tumbona, no dejes “reservado” tu asiento colocando un libro o unas gafas a las 6 de la mañana. No es necesario. Hay para todos y el barco es muy grande. Seguramente encontrarás un lugar donde echarte a tomar el sol sin molestar ni ser molestado.
  • Para usar tu teléfono móvil tendrás que esperar estar cerca de la costa o en puerto ya que en altamar no hay cobertura durante los días de navegación. Para ello deberás tener activado el roaming. Atención con las tarifas!!! Y recuerda que es mas económico enviar SMS desde el exterior que hacer una llamada.
  • ¿Se puede fumar? Atención: en algunos barcos está totalmente vedado fumar. Infórmate antes de reservar. En la mayoría, sin embargo, tienen áreas específicas para fumadores de cigarrillos y, además, tienes todas las cubiertas descubiertas para hacerlo mirando el mar. Aquellos que fumen puro o pipa, deben hacerlo en las salas para tal efecto. Los restaurantes suelen ser áreas donde no se puede fumar, aunque algunos casos tienen un sector para los fumadores.
  • Cada compañía naviera tiene un “idioma oficial” que puede ser el español, el italiano o el inglés. En ese idioma estarán escritos los menús y diarios de abordo, aunque siempre se da la opción del inglés (te convendrá sacar a relucir tu inglés del instituto). De todas formas, el personal de cualquier barco puede incluir personas de los mas diversos países, y hay muchos hispanohablantes en las tripulaciones.
  • Al inicio de un crucero se realiza un simulacro de emergencia. Es muy importante (e interesante) que participes ya que te darán las instrucciones de cómo actuar en el caso de una emergencia de cualquier tipo. El camino de evacuación está señalado en un plano en cada camarote (generalmente detras de la puerta principal). Asegúrate de tenerlo claro.
  • En un barco se come muy bien, mucho y sabroso. Los servicios son abundantes, variados, bien presentados. Pero no tienes que comerte TODO ni en un sólo día. No te desesperes. Prueba distintos platos y tómatelo con calma. No te abalances sobre el buffet, porque habrá mas. Y sino, habrá otra cosa. Y sino, volverás a tener otro servicio en pocas horas.

Creemos haber dejado algunos consejos interesantes. Seguramente nos quedan muchas cosas más en el tintero. Si se te ocurre alguna pregunta sobre el día a día a bordo de un crucero, puedes dejarla planteada en un comentario aquí mismo e intentaremos salvar tus dudas.

Te recomiendo que le eches un vistazo a los posts que componen este especial sobre cruceros que hemos desarrollado estas últimas semanas:

Fotos | Fabio Fersa, Maria Victoria Rodríguez, Daleen Loest

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios