Compartir
Publicidad
Publicidad

De compras en el mercado del barrio chino de Kuala Lumpur

De compras en el mercado del barrio chino de Kuala Lumpur
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No son pocos los que en su lista de “cosas por hacer” cuando viajan a un país asiático, incluyen las compras en uno de los puestos principales. Si estáis en ese grupo, os sentiréis como pez en el agua en el barrio chino de Kuala Lumpur: el paraíso para los amantes de las imitaciones de la ropa de marca.

No tiene ningún sentido esconderlo. A estas alturas todos sabemos que los mercadillos de grandes ciudades como Bangkok, Hong Kong o Kuala Lumpur, destacan por sus excelentes imitaciones de estas prendas, en algunos casos (no siempre) tan perfectas que cuesta distinguirlas del original.

Hoy es del barrio chino de Kuala Lumpur del que quiero hablaros. Uno de los distritos preferidos por turistas y backpackers para alojarse en la capital de Malasia, gracias a su amplísima oferta de guesthouses, food courts, y cómo no: su enorme mercadillo, abierto durante todo el día pero alcanzando su punto álgido al atardecer, y hasta altas horas de la noche.

Y es que, cuando se empieza a poner el sol, la calle principal del barrio chino de Kuala Lumpur (Petaling Street) se transforma. Ya de por sí animada durante el día, al caer la tarde los comerciantes sacan sus mercancías a la calle, montando puestos que obstruyen la vía, haciéndola casi intransitable.

Si disfrutáis picoteando de un puesto a otro, habéis dado con vuestro sitio. Allí encontraréis casi de todo: camisetas, bolsos, carteras, cinturones… y muy especialmente, calzado deportivo. Todo a imagen y semejanza de las mejores marcas, pero con una calidad ligeramente inferior, especialmente en lo que respecta al calzado.

Y es que, desengañémonos: si bien una camiseta, sea de la marca que sea, puede cubrirnos algunos asaltos (yo misma aproveché para renovar mi “vestuario”, tras varios meses mochila al hombro con la misma ropa, ¡y son prendas que todavía me duran!), cuando se trata de calzado, si nuestra intención es darle mucho uso, más vale no jugársela.

No puedo hablar por experiencia propia, pero por lo que varios amigos me han contado, las suelas de las deportivas tienden desquebrajarse tras pisar un par de charcos. Claro que eso dependerá del ojo que tengamos y lo que estemos dispuestos a pagar por nuestro par de zapatillas… ¡incluso en las imitaciones hay diferentes calidades!

La calle Petaling es un lugar estupendo para matar las horas, ya no sólo comprando, sino observando su frenético movimiento, al que los propios habitantes de la ciudad no dudan en apuntarse. Una de las imágenes más impactantes que he visto a lo largo de mis viajes es la de unas chicas musulmanas, vestidas de la cabeza a los pies con un burka negro, desesperándose en un puesto de camisetas por no decidirse entre una rosa chillón o amarillo limón.

No olvidéis anotar el mercado del barrio chino de Kuala Lumpur a vuestra lista de imperdibles en la capital de Malasia. Si os alojáis en las cercanías, es imposible que se os pase desapercibido.

Imagen | Auswandern Malaysia en Flickr
En Diario del Viajero | Visita a las Torres Petronas, en Kuala Lumpur, Malasia: Crisol de culturas en Penang

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos