Compartir
Publicidad

Cinco animales que deberás respetar especialmente si viajas a…

Cinco animales que deberás respetar especialmente si viajas a…
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hay lugares que veneran de tal modo a determinados animales que éstos se convierten en símbolos. Símbolos del lugar, de sus gentes, del espíritu de sus creencias. Símbolos como el triángulo invertido de color rosa para los homosexuales. Matarlos, herirlos, ridiculizarlos o comerlos está francamente desaconsejado. Como un Big Mac de vaca sagrada con triquinosis para los hindúes.

A continuación, cinco de esos animales, y los lugares donde deberéis respetarlos particularmente:

1. Vaca

¿Por qué existen vacas sagradas hindúes en un país que se muere de hambre? Hace casi 2.500 años, el crecimiento demográfico en la India originó la reducción de las tierras de pasto en favor de los cultivos de hortalizas. Como resultado, la población de bovinos disminuyó y los ejemplares fueron entonces conservadas por su leche y abono.

Esto coincide con la llegada a aquel país del budismo, religión que protege a estos rumiantes. En los primeros siglos luego del jainismo, por ejemplo, se decía que matar una vaca era tan grave como matar a una brahman, el sacerdote de casta superior. Con el paso de los siglos, ésta tendencia fue aumentando progresivamente el número de vacas hasta la actualidad, en la que la India posee la mayor población de vacunos del mundo.

Pero las vacas, sobre todo, son gigantescas fábricas andantes que contribuyen en el efecto invernadero de la Tierra. La gente piensa que lo peligroso son sus ventosidades, pero no es así. Lo que produce una media de 340 litros de metano al día son los eructos de la vaca. O sea, el 4 % de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. La cría de ganado produce el 18 % de todos los gases de efecto invernadero

2. Caballo

f
Para la Roma incipientemente cristiana, alimentarse de caballos era cosa de bárbaros, de salvajes, como los asiáticos o los mongoles. Durante esa misma época, el papa Gregorio III publica una bula en la que prohíbe el consumo de carne de caballo, por considerarlo propio de paganos e idólatras. Por ello en occidente hay cierta aversión a comer caballo, y el caballo se trata como un animal noble, sobre todo en países como Estados Unidos, donde el sacrificio de caballos es ilegal desde 2007. Según Marvin Harris en su libro Bueno para comer, el caballo tampoco se consume en Estados Unidos: “debido a la resistencia organizada de la industria vacuna y porcina y a las tácticas agresivas de los amantes de los caballos”.

El Cashrut (preceptos de la religión judía que tratan de lo que los practicantes pueden y no pueden ingerir) también prohíbe el consumo de carne de caballo.

La carne de caballo es muy apreciada en Francia (donde también se comía perro hasta hace poco), pero detestada por ingleses y norteamericanos. En España se tolera. Y donde realmente el caballo constituye un festín es en China, Rusia o Holanda. La razón de que los franceses coman caballo se debe a que durante las campañas napoleónicas, los soldados se tuvieron que alimentar de carne de caballo.

3. Coyote

Muchas tribus indígenas de América veneran el coyoye por sus mañas. Se le atribuye la creación del universo a partir del barro y el robo del fuego a los dioses para darlo a los hombres. Sin embargo, no es de fiar.

4. Cerdo

La religión judía y musulmana prohíbe el consumo de la carne de cerdo. Por ejemplo, según las leyes del libro Deuteronomio en la Biblia, el cerdo tiene la pezuña partida pero no es un rumiante, por tanto es considerado un animal impuro y no debe ser consumido por humanos. Los expertos no se ponen de acuerdo sobre la razón de este tabú, aunque la teoría de que sea por la triquinosis es endeble, básicamente porque no se conoció como tal hasta el siglo XIX y la prohibición es muy anterior (del siglo VII). Según Marvin Harris, sin embargo, la razón es meramente práctica y económica: en los tiempos en los que se escribía el Corán, la cría de cerdos suponía un coste demasiado alto para la sociedad comparado con otros animales.

Otra cosa es lo injusto de afirmar lo de que "comes como un cerdo", frase que denota glotonería, pero que no se ajusta a la realidad, pues los cerdos son amantes de la buena cocina (tienen un 33 % más papilas gustativas que los seres humanos) y rara vez comen de más. Sería más justo decir: comes como una oveja, o comes como un caballo… o comes como un ser humano.

5. Monos

Si viajáis a Nueva Delhi, cuidado con los monos: 300.000 habitantes de Nueva Delhi (India) conviven con los aproximadamente 10.000 monos que pululan libres por la ciudad. Los monos poseen un estatus similar a las vacas en la cultura hindú, ya que los religiosos ven en estos primates la reencarnación del dios mono Hanuman, protagonista de la epopeya Ramayana, una de las principales obras épicas de India.

La convivencia no siempre es pacífica, y se producen continuamente accidentes y desgracias a causa del comportamiento díscolo de estos macacos. Por ejemplo, algunos macacos, incluso, han llegado a entrar en los edificios oficiales, provocando altercados en los despachos.

Aunque en Tailandia también deberéis respetar mucho a los monos si viajáis a este sitio que nos explicó mi compañera Carmen en Lopburi: La "Ciudad de los monos" está en Tailandia

Fotos | Wikipedia En Diario del viajero | Cuatro lugares donde nunca dirías que se come carne de perro

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio