Compartir
Publicidad

Ruta de la Plata en moto. Introducción

Ruta de la Plata en moto. Introducción
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

La Ruta de la Plata es un itinerario de ochocientos kilómetros que cruza la península ibérica de norte a sur y que hunde sus raíces en la prehistoria. Antes de la romanización ibérica, cuando los tiempos de la mítica Tartessos, ya circulaba una senda que iba desde las llanuras béticas hasta las montañas astures.

Con los romanos, el caminó se empedró en forma de calzada; se la llamó el itinerario de Antonino y unía Emérita Augusta, la actual Mérida, con Emérita Astúrica, la actual Astorga. Posteriormente se prolongaría por el norte y por el sur hasta Gijón y Sevilla respectivamente ofreciendo una salida al mar a personas y mercancías.

Sin embargo, tan bonito nombre, jamás se ha usado la ruta para transportar plata, o no al menos de un modo significativo. La denominación actual procede de una vulgarización de la palabra árabe Bal-ata, que significa piedra, losa o ladrillo, usada por el empedrado romano en su tramo cacereño y salmantino, y que por extensión acabo empleándose en todo el tramo.

La Ruta de la Plata tiene además la particularidad de desviarse del diseño radial de la red viaria española, con centro en Madrid, y es uno de las vías de comunicación más importantes de la península. Ofrece un magnífico recorrido histórico, cultural, paisajístico y gastronómico de nuestro diverso país. Gentes, naturaleza y poblaciones que van cambiando paulatinamente, casi sin darnos cuenta.

A lo largo de cuatro comunidades autónomas y siete regiones, atraviesa montañas, llanuras, campos de labor, dehesas, gargantas, ríos. Recorre el interior de varias ciudades medievales declaradas Patrimonio de la Humanidad. Restos romanos, árabes, románicos, góticos y barrocos que desembocan en la más pujante modernidad.

Habiéndose construido una autovía, la A66, a lo largo del todo el recorrido, la antigua Nacional 630 aparece en casi toda su longitud como una abandonada lengua de buen asfalto que se introduce en las poblaciones o se enrosca en las laderas de los montes. Seguir todo su trazado sobre una motocicleta a lo largo de varios días nos permite vivir con toda intensidad el sabor, el olor y los sonidos de uno de los itinerarios turísticos más recomendables de esa España de ritmo más lento y menos maltratada por el consumo de masas.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio