Compartir
Publicidad

Cómo comer queso francés... en Francia

Cómo comer queso francés... en Francia
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Uno de los mayores placeres que ofrece Francia al viajero es su gastronomía. Especialmente su inmensa variedad de quesos y vinos.

El general de Gaulle decía que era prácticamente imposible gobernar un país con más de 200 variedades de quesos. Hoy es mucho más difícil aún, ya que el menú de opciones ha aumentado a más de 500.

En Francia, el queso tiene un tratamiento especial. No es a la usanza local, un acompañante más, un entrante, algo que entretiene nuestro paladar hasta la llegada de la comida "verdadera".

Muy por el contrario, el queso tiene su lugar propio en la ceremonia de la comida. Siempre después del plato principal, y antes del postre.

Hace su entrada triunfal, personal, en una fuente con dos o tres variedades para elegir. Algunos restaurantes disponen de un carrito especial que acercan a la mesa de los comensales para que elijan entre muchos tipos de queso distintos.

Si comemos en una casa francesa normal, lo usual es que nos ofrezcan como dijimos 2 o 3 quesos: uno más blando (Brie? Camembert?), algún queso azul (Bresse Bleu? Roquefort?) y un Emmental o Gruyere para finalizar. Así los sabores van de los más suaves a los más fuertes.

En una fuente o un plato que pasará por cada comensal para que se sirva si viene cortado. Si se lleva a la mesa una pieza entera o casi, se espera que cada uno haga honores cortándose una porción de cada tipo.

SIEMPRE combinado con pan baguette o una hogaza de pan redondo. NUNCA con galletas ni tostadas.

Las reglas no escritas del buen comedor de queso (?) dicen que cada queso se corta con un cuchillo distinto, para que no se mezquen los sabores entre las distintas variedades. Si estamos en una casa, esta regla se suele flexibilizar pero esperen a ver cómo actúan los anfitriones (franceses) al respecto para no errar.

¿Cuánto? Dicen los franceses que hay que cortar el queso de tal forma que todos puedan obtener una porción similar. Recuerden que algunos quesos pueden tener una forma especial de ser cortados. No se preocupen y pregunten. A los anfitriones les encantará darles una clase magistral de "quesología".

Directo al Paladar |Cómo guardamos los quesos, El rey de los quesos: el epoisses, Queso Morbier, Queso Margalet Papillon: Pur-Brebis, La historia del queso

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos