Compartir
Publicidad
Publicidad

Semana Santa 2008 : la Toscana

Semana Santa 2008 : la Toscana
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La región italiana de la Toscana es mundialmente famosa por su arte, su historia, sus célebres personajes y por la belleza de su paisaje. En ella el pasado y el presente se ensamblan armoniosamente. Aquí la belleza es un adjetivo implícito incluso en lo más cotidiano.

Resulta difícil decidir qué visitar en el poco tiempo de una escapada, como podría ser la próxima Semana Santa. Trataremos de brindarles un resumen de lo que no se pueden perder en Toscana. Más allá de los destinos toscanos más conocidos (Florencia, Siena, Pisa o Arezzo, por ejemplo), buscaremos aquellos rincones que en nuestro recorrido nos lleven a su más auténtico corazón.

En principio digamos que la región de la Toscana está ubicada en el centro de Italia, cuya capital es la magnífica Florencia y que aqui viven alrededor de 3.6 millones de personas.

Seis localidades de la Toscana están nombradas como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO: el centro histórico de Florencia en 1982, el centro histórico de Siena en 1995, la Plaza de la Catedral de Pisa en 1987, el centro histórico de San Gimignano en 1990, el centro histórico de Pienza en 1996 y el Valle de Orcia en 2004.

Veamos, dónde nos lleva el camino...

Pienza, merece una visita tanto por su bonita plaza como por el encantador panorama a su alrededor. El Duomo, es seguramente la obra más bonita realizada por Rossellino pero tambien el Palazzo Piccolomini que se encuentra junto con la Catedral es muy interesante. Están abiertas al publico las estancias de PioII y la Biblioteca donde se exponen sus objetos personales. Un paseo por el mirador no puede faltar para ultimar la visita a Pienza. Desde el mirador se puede apreciar una vista espetacular al Volcan del Monte Amiata y a la Valdorcia.

En el sur de Toscana, dentro de la maravillosa zona de Val D’Orcia, se encuentra la encantadora localidad de Castiglione D’Orcia . Las ruinas del castillo de la familia regente en el siglo I, Rocca Aldobrandeschi, están situadas en lo alto del pueblo. En la cima de la colina de la antigua fortaleza se ha construido un parque de carácter rústico. Desde allí, se puede disfrutar de un hermoso panorama que sobrevuela Castiglione D’Orcia y, pasando por la cercana fortaleza llamada Rocca di Tentennano, llega hasta el Monte Amiata.

En el centro de esta antiquísima localidad, cuyas calles están empedradas con guijarros, hay una delicada y peculiar plaza conocida como Piazza Il Vecchietta. Está dedicada a Lorenzo di Pietro, llamado “Il Vecchietta” quien fuera pintor, escultor y arquitecto de la escuela de Siena en el siglo VX. La sede del Ayuntamiento se erige de una parte a otra de la plaza y alberga un hermoso fresco de la escuela de Siena: La Virgen y el Niño con dos Santos.

En nuestro recorrido de este pintoresco pueblo no debemos dejar de lado la Iglesia románica de Santa Maria Magdalena (siglo XII) que tiene un estupendo campanario y la Iglesia dei Santi Stefano e Degna (s.XV).

Monterggioni es una preciosa población medieval construida en lo alto de una colina en 1203. El poblado está rodeado por una muralla circular y 14 torres de guardia levantadas para proteger la frontera de Siena contra las agresiones de Florencia. El poblado perfectamente conservado es un magnifico ejemplo de una fortificación medieval. La mejor vista de sus murallas se obtiene desde la carretera que va a Colle Val D’Elsa.

Monteriggioni es un bonito pueblo que merece una visita aunque sea de tan solo una hora. El poblado cuenta con unas 50 casas, un bonita iglesia románica, una plaza mayor y unas cuantas bodegas que venden souvenirs y vinos locales. Monteriggioni nos lleva atrás en el tiempo debido a su conservación perfecta del patrimonio artístico y medieval. Lo ideal es parar en Monteriggioni el día que se decide visitar Siena y San Gimignano. Monteriggioni se encuentra a mitad de camino entre las dos ciudades.

San Gimniano

San Gimignano es una emblemática ciudadela medieval que se erige sobre una colina, a 324 metros sobre el nivel del mar, dominando el valle de Elsa. La ciudadela está situada al noroeste de la provincia de Siena, a escasa distancia de la capital. En 1990, la UNESCO declaró a San Gimignano como ciudad Patrimonio de la Humanidad.

La ciudadela es también conocida como “San Gimignano delle belle Torri” como consecuencia de sus 14 altísimas torres cuadrangulares de distintos diámetros y alturas que constituyen su prestigioso sello internacional. En la Edad Media, la ciudadela contaba con 71 torres, pero la mayoría de ellas cayeron en el curso de las batallas y guerras padecidas en Toscana a lo largo de los siglos.

La ciudadela impulsó su desarrollo durante la Alta Edad Media a causa de su privilegiada posición geográfica, al estar en el cruce de la Vía Francigena, el camino comercial y de peregrinaje que unía a Europa con Roma. Durante el siglo XIII, San Gimignano fue escenario de las luchas encarnizadas entre las dos fracciones políticas del territorio: Los Güelfos (seguidores del Papa) y los Gibelinos (leales al Emperador).

Imposible obviar una visita al Palazzo del Popolo: construido a finales del siglo XIII, se agrandó en el siglo XIV, siendo remodelado en el XIX. El bellísimo palacio hospeda “El Museo Cívico”. En su “Sala di Dante”, se conserva el impresionante fresco de “La Maestà” de Lippo Memmi (1317). Su importante colección de obras de arte incluyen trabajos de Pinturicchio, Taddeo di Bartolo, Marcovldo o Filippino Lippi.

La Collegiata (Catedral): data del siglo XII y está considerada como uno de los edificios religiosos con mayor número de frescos del Renacimiento. Su magnífico interior cuenta con tres naves separadas por arcos con franjas blancas y azul, sujetos por pilares blancos. El arco del techo es azul y está impregnado de estrellas de oro. Los frescos más relevantes son: 26 episodios del Antiguo Testamento de Bartolo di Fredi (siglo XIV); escenas de la vida de Jesús de Lippo Memmi (siglo XIV); escenas del Juicio Final de Taddeo di Bartolo (siglo XIV). Las paredes de la pequeña Capilla de S. Fina están recubiertas por entero por un ciclo de frescos de Ghirlandaio (siglo XV). Asimismo, en la Logia que conduce al Baptisterio, Ghirlandaio pintó el maravilloso fresco de “La Anunciación”.

La Iglesia de S. Agostino: Es una iglesia románica construida a finales del siglo XIII con un bellísimo y rico interior de estilo Rococó. Alberga varias obras de arte, tales como: “La Coronación de la Virgen” de Piero del Pollaiuolo (siglo XV)

Rodeada de olivares, viledos y bosques, Mercatale Val di Pesa es una ciudad pequeña y encantadora. Está situada en la cima de una colina en la zona vinícola de Chianti Classico, a corta distancia de Florencia.

Cuenta con na de las plazas máspintorescas de la region, Piazza Vittorio Veneto . Ese espacio abierto está rodeado de hermosos edificios de los siglos XVI y XVII. Uno de sus laterales está acordonado por la Iglesia de Santa Maria a Mercatale que alberga distintas obras de arte.

El gran mercado se convirtió en aquellos siglos, en el más renombrado del área, especialmente durante las festividades religiosas o locales. Allí se llevaban a cabo las ferias de comercio, los acontecimientos especiales. Asimismo, era un punto de venta de objetos a precio de saldo, de intercambio de mercancías y de subastas de ganado, en el que todas las cosas, no sólo alimentos, se podían vender y comprar. En Toscana, estos lugares solían estar emplazados fuera de las murallas de los castillos y se conocían como “Mercatali”.

Actualmente, es un mercado muy conocido cuya actividad se mantiene una vez a la semana: Los jueves por la mañana.

Il Palagio” es el maravilloso castillo de Mercatale Val di Pesa (s.XII) A lo largo de los siglos, Il Palagio ha sido testigo presencial de muchos acontecimientos históricos, pero sus murallas fortificadas, prácticamente imbatibles, le han mantenido a salvo.

En las cercanías de Mercatale Val di Pesa se encuentran las tierras de cultivo de Il Palagio. Las tierras están divididas entre viñedos y olivares. La producción de vinos de Chianti Classico y de aceite de oliva virgen extra es una tradición que Il Palagio mantiene desde hace más de dos siglos.

Muchos rincones toscanos más nos esperan en este camino de viajeros. Continuará...

Diario del Viajero | Museos: Galeria degli Uffizi, Florencia Diario del Viajero | San Valentín: 3 escapadas románticas por Europa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio