Compartir
Publicidad
Siete razones por las que (también) me gusta viajar acompañado
Recomendaciones de la casa

Siete razones por las que (también) me gusta viajar acompañado

Publicidad
Publicidad

Una de las elecciones más difíciles cuando me planteo hacer un viaje es la de viajar solo o acompañado. Aunque como ya sabéis, os conté las siete razones por las que (también) me encanta viajar solo, hoy quiero contaros las siete razones por las que (también) me gusta viajar acompañado para que comprendáis por qué me cuesta elegir entre ambas opciones.


Os hablaré las ventajas que para mí ofrece el viajar acompañado, viajar con otra persona, ya sea viajar con un amigo o viajar en pareja, como entre otras, compartir las experiencias del viaje, vivir en compañía la belleza de los paisajes o lo de que “cuatro ojos ven más que dos”, y a la vez que iré contando los pequeños inconvenientes que pueden surgir viajando acompañado.

Siete razones por las que también me gusta viajar acompañado

1. Viajando acompañado se reparten las decisiones.

Uno de los inconvenientes de viajar solo es tener que tomar decisiones constantemente sobre lo que vas a hacer o dejar de hacer, sobre lo que vas a comer, sobre lo que vas a visitar, etc. Viajando acompañado la responsabilidad de las decisiones se reparte entre las dos personas que viajan.

Esto conlleva la no tan fácil capacidad de dejarse llevar y de respetar las decisiones del otro. En ese sentido, elegid bien la persona con la que viajáis y sed respetuosos con ella, a pesar del placer de echarle la culpa al otro de una metida de pata. Si no soportáis las decisiones, -erróneas o no-, de vuestro acompañante, es mejor viajar solo.

2. Viajando acompañado te sientes más seguro y descubres cosas que no verías si viajaras solo.

Esto es una gran ventaja. Cuando se viaja solo muchas veces se está limitado por la propia visión del mundo de cada uno. Tener otro punto de vista ayuda muchas veces a fijarse en lugares, tradiciones o personas que te pasarían desapercibidas de ir tu solo.

Viajar Acompanado3
También es cierto que a veces tu compañero/a de viaje puede distraerte y hacer que te pierdas algo importante. Por otro lado, el refrán de cuatro ojos ven más que dos, suele ser cierto. También en el sentido de las decisiones consensuadas. Las decisiones tomadas entre dos personas suelen acertar más que las decisiones que toma sólo una.

Además, por qué negarlo, cuando viajas con alguien tienes una mayor sensación de seguridad ante los posibles riesgos que entraña cualquier viaje. Uno puede vigilar las cosas mientras el otro se da un baño, se hacen turnos en la estación para dormir mientras llega la salida del tren o mil situaciones más que sin duda se os pueden ocurrir.

3. Viajando acompañado no existen los tiempos muertos y el día tiene 24 horas.

Esperando el autobús, guardando cola para entrar a un museo, esperando mesa para un restaurante o haciendo tiempo antes de embarcar en el avión. En los viajes hay muchos tiempos muertos que viajando acompañado son muy fáciles de rellenar con una conversación.

Cuando vas solo la jornada viajera termina muchas veces después de la cena cuando vuelves al hotel. Sin embargo, cuando viajas acompañado es más fácil que te apetezca salir a conocer la vida nocturna de la ciudad, dar un paseo por las estrellas, aprovechando el día y la noche.

4. Viajando acompañado tirarán de ti cuando estés desganado.

Poneos en esta situación: después de todo un día caminando y visitando una ciudad es muy normal sentirse cansado. En ese preciso momento viene tu pareja y te dice que os toméis en una copa en ese bar tan chulo que habéis visto a la vuelta. Y estás cansado pero dices que sí.

Al día siguiente le agradecerás que haya tirado de ti cuando estabas desganado/a, porque habrá sido una noche estupenda que quedará guardada en vuestra memoria. Está muy bien que tiren de ti a veces cuando te encuentras sin fuerzas, pero hay que devolver el favor, y tirar del otro cuando éste no tiene ganas.

5. Viajar acompañado sale más barato

Esto parece lo de menos, pero todo cuenta. Viajar acompañado suele salir más barato que viajar solo. Económicamente sale más barato alquilar un coche o un apartamento, comprar comida para dos, si podéis cocinar sale más barato que cocinar para uno, etc. Repartir los gastos es más barato.

Acompanado2

6. Viajando acompañado podréis repartir tareas

También es más de lo que parece. Cuando tengáis todo más o menos organizado está muy bien poder repartir tareas y que no se tenga que ocupar uno de todo. Uno la compra, otro coger el ticket de tren, uno la reserva del siguiente hotel, otro la del restaurante, etc. En cambio, cuando uno está solo, le toca pringar con todo.

7. Viajando acompañado compartiréis las experiencias

Si alguna vez habéis viajado solos, sabréis lo frustrante que puede resultar no tener a nadie con quien compartir lo maravilloso del sitio que estáis visitando. Para mí lo mejor de viajar acompañado es esto, poder compartir las experiencias del viaje en el momento. Además, esas experiencias o unirán a vuestro amigo y más aún a vuestra pareja, de alguna forma para siempre, y es algo muy bonito.

Además y por si fuera poco, cuando viajéis con alguien tendréis a la vuelta otra razón más para elegir viajar acompañado: el inmenso placer de revivir todas las experiencias que habéis compartido en el viaje, el gusto de revisar juntos las fotos de aquella ciudad o aquel paisaje y así rememorar las aventuras que os ocurrieron.

Después de leer estas siete razones, comprenderéis porque, aunque también me guste viajar solo, muchas veces escoja viajar acompañado. Y a vosotros, ¿cómo os gusta viajar?

Imágenes| Heaton Johnson | 16:9clue | Connie Ma
En Diario del Viajero | Siete razones por las que (también) me gusta viajar solo.
En Diario del Viajero | Calella de Palafrugell, donde Serrat compuso “Mediterráneo” en Girona

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio