Compartir
Publicidad
Publicidad

La sopa china pone en peligro un recurso turístico

La sopa china pone en peligro un recurso turístico
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si te has sentado alguna vez a una buena mesa china, sabrás que uno de los platos más apreciados por esta comunidad es la sopa de aleta de tiburón. Un clásico en los restaurantes chinos de casi cualquier parte del mundo y para ocasiones especiales.

Durante generaciones, este plato refinado y exquisito fue reservado para momentos únicos o celebraciones debido al alto precio de su ingrediente estrella. Con el crecimiento de la clase media y alta chinas, y su poder adquisitivo, en estos últimos años ha subido considerablemente el consumo de la sopa de aleta de tiburón. Para abastecerla, obviamente, es necesario capturar cada vez más tiburones.

La sopa de aleta de tiburón se remonta a la dinastía Ming y se popularizó en las clases altas durante el siglo XVIII y principios del XIX como signo de poder económico y refinamiento culinario. Si te ofrecen un plato de sopa de aleta de tiburón, te están deseando poder, dinero, prestigio, aprecio ya que viene cargado de una gran simbolismo.

Lamentablemente, los miles y miles de turistas que cada año viajan por ejemplo a Tailandia para obtener su certificado de buceo y dedicarse a la captura de tiburones de forma deportiva, se encuentran que cada temporada hay menos ejemplares. La amplia industria turística desarrollada alrededor de esta actividad en destinos tailandeses como Koh Tao, Koh Samui o Koh Phangan siente la reducción de la demanda ya que los buceadores no reciben garantías de encontrar las piezas que fueran tan abundantes, y eligen otros destinos y experiencias con tiburones.

Foto | Sifu Renka
En Diario del Viajero | Nadar con tiburones blancos
En Diario del Viajero | Mallorca: bodas bajo el agua y rodeados de tiburones

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos