Publicidad

Visita a Chichén Itzá en Yucatán, México

Visita a Chichén Itzá en Yucatán, México
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

El Castillo o Pirámide de Kukulkán es una de las imágenes más conocidas de la cultura maya en Yucatán y forma parte de las Siete Maravillas del Mundo moderno, pero Chichén Itzá es mucho más. Hoy vamos a hacer una visita a Chichén Itzá en México, una de las razones más poderosas para ir a la Riviera Maya, en la Península del Yucatán.

Se trata de una parada imprescindible en nuestro recorrido por la zona, que podemos hacer por nuestra cuenta o contratando una excursión en agencias (de Playa del Carmen, Cancún, Mérida) o en el hotel en el que nos alojemos, ya que con seguridad tendrán esta solicitada opción entre sus ofertas de excursiones.

Si queremos hacerlo por nuestra cuenta, podemos hacerlo en coche. Chichén Itzá se encuentra en la parte norcentral de la península de Yucatán, a 115 kilómetros al este de la ciudad de Mérida, en el estado de Yucatán, México. Desde Cancún, en el vecino estado de Quintana Roo, la distancia es de 188 kilómetros. El acceso desde ambas ciudades es por la carretera federal 180.

Desde estas ciudades el viajero también encontrará autobuses que cubren la ruta y que realizan una parada en Pisté, pintoresco pueblo localizado a unos 2 kilómetros de la entrada a Chichén Itzá. También es posible llegar desde Mérida o Cancún a través de la autopista de pago Kantunil–Xcan, más conocida como la "Autopista del Mayab".

La ventaja de hacerlo por nuestra cuenta es que podremos dedicar el tiempo que queramos al recorrido del sitio arqueológico, al margen de ahorrarnos unos pesos en la entrada (aunque habremos de valorar lo que cuesta alquilar un vehículo). Si contratamos una excursión, suelen incluir paradas en otros lugares de interés como algún cenote, Valladolid... (pero, como es lógico se reduce el tiempo de visita en cada uno).

MilColumnas

¿Cuánto cuesta la visita a Chichén Itzá?

El complejo de Chichén Itzá abre todos los días a partir de las 8 de la mañana y hasta las cinco de la tarde. En la actualidad la entrada a Chichén Itzá cuesta 204 pesos, unos 12 euros al cambio.

La entrada es libre todos los días para niños menores de 13 años, estudiantes, maestros y personas de la tercera edad con credencial vigente; los domingos la entrada es libre para mexicanos y residentes. El uso de la vídeocamara supone un suplemento.

También existe una posibilidad de hacer una visita nocturna para ver el espectáculo de Luz y Sonido que tiene un coste único adicional a las tarifas antes mencionadas de 193 pesos (unos 11 euros). El show de luz y sonido es a las 19:00 en invierno (noviembre a marzo) y a las 20:00 en verano (abril a octubre).

No olvidéis para vuestra visita llevar zapatos cómodos, ya que hay mucho por recorrer; gorra, protector solar y bebidas (aunque a la entrada del complejo hay tiendas, pero en el interior no se puede comprar).

Chichén Itzá Nocturna

¿Qué ver en Chichén Itzá?

Chichén Itzá, cuyo nombre significa "Boca del pozo de los Itzáes o de los brujos del agua", es uno de los vestigios arqueológicos más importantes de la cultura maya, un lugar en el que nos sentimos (aglomeraciones mediante) partícipes de una época esplendorosa.

Aunque el sitio prehispánico se extiende por más de 20 kilómetros cuadrados, el área destinada a la visita pública es menor pero incluye la totalidad de los edificios monumentales de la ciudad.

Sin lugar a dudas, la construcción más imponente de Chichén Itzá es el Castillo o "pirámide", a lo alto de la cual se podía subir hace unos años. 

El Castillo, del periodo Clásico terminal, tuvo una función de templo y se asocia con Kukulcán, un personaje que pudo haber sido soberano de Chichén Itzá en el siglo X de nuestra era.

Destacan sus escalinatas adornadas con cabezas de serpientes en la base y el templo superior con una escultura de Chac Mool y un trono de jaguar, animales sagrados que dan cuenta de la importancia de la construcción y del vínculo estrecho de una cultura con la naturaleza y los astros, su profunda creencia en los dioses...

Pero en Chichén Itzá existe una gran cantidad de grupos arquitectónicos, adoratorios, juegos de pelota, dos cenotes, dos rejolladas... A la enorme terraza dominada por El Castillo el llamado Patio de las Mil Columnas, le siguen, en dirección sur, la Plataforma del Osario, la Gran Plaza de las Monjas y el Caracol o El Observatorio, junto a otros grupos monumentales más pequeños.

Chichén Itzá fue levantado estratégicamente cerca de dos cenotes. El Cenote Sagrado, el principal centro de abastecimiento de agua de la ciudad, se encuentra a cielo abierto y mide 60 metros de diámetro (al norte de la pirámide de Kukulkán, conectado con ella mediante un un camino sagrado). Por otro lado, el cenote Xtoloc era utilizado por los mayas para realizar rituales en el nombre de Chac, dios de la lluvia.

La visita a Chichén Itzá tiene dos momentos claves y preciosos al año. Durante los equinoccios de primavera y otoño, el Castillo de Kukulkán nos deja un espectáculo inigualable: a lo largo de unas cinco horas el juego de luces y sombras definen la silueta de una serpiente emplumada de unos 34 metros de largo.

En definitiva, la belleza arqueológica y maestría arquitectónica le han hecho ganar al un sitio entre las Siete Maravillas del Mundo. La visita a Chichén Itzá bien nos puede llevar un día, aunque hay tantas cosas en los alrededores que no queremos perdernos... Disfrutad del paseo.

Sitio Oficial | Chichén Itzá
Más información | Visit Mexico
Fotos | Eva Paris y Aaron Logan en Flickr-CC
En Diario del viajero | Diez razones para viajar a la Riviera Maya, El templo de los Guerreros y las Mil columnas en Chichén Itzá

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir