Compartir
Publicidad

El Palacio del Rey Moro de Ronda

El Palacio del Rey Moro de Ronda
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La hermosa ciudad de Ronda tiene una postal tradicional: la del profundo tajo que separa la villa en dos, atravesada por un par de puentes que permiten magníficas vistas de la comarca en general y del río Guadalevín, serpenteando a a sus pies.

La ciudad tienen una larga y novelesca historia, escrita en sus calles empedradas, sus plazas y palacios, y en los muchos miradores que se asoman al famoso Tajo. Uno de esos palacios es el Palacio del Rey Moro, con tres espacios singulares: el edificio en si mismo, los Jardines colgantes de Forestier y la Mina Secreta.

El edificio abarca una extensa franja sobre el borde del acantilado, data del siglo XIV y, lamentablemente, se encuentra hoy cerrada a la visita ya que necesita una enorme tarea de reciclado. Esperemos que pronto se complete la primera parte de las tareas y podamos observar parte del esplendor de la casa original.

ronda

Los Jardines colgantes de Forestier

Los jardines que rodean al Palacio del Rey Moro fueron diseñador por el gran paisajista francés Forestier, y construidos en el año 1912 por encargo de la Duquesa de Pacent, propietaria en ese momento del Palacio.

Jean Claude Nicolas Forestier (1861-1930) es uno de los grandes renovadores del arte de la jardinería a finales del siglo pasado y a principios del presente. Este paisajista revaluar el jardín andaluz de origen hispano musulmán. Participa en el simbolismo de la ápoda buscando a través de la jardinería, los valoressupremos de bondad, belleza y salud.

Entre sus trabajos mas reconocidos están el Parque de María Luisa de Sevilla, Montjuic de Barcelona, el Palacio de Liria en Madrid, los Jardines del Sultán de Marruecos en Casablanca y el parque de la Punta de La Habana.

De los jardines que rodean el Palacio del Rey Moro de Ronda, se conserva el proyecto original con todos los detalles que tienen en cuenta los huecos de laterreno en el cortado del río Guadalevín.

ronda

El jardín responde a un trazado de evocación hispano musulmana: vemos toques cerámicos, los amparados sobre columnatas, los arriates, las escalinatas y pavimentos de barro cocido, la cuidada combinación de especies botánicas como palmeras, laureles, cedros, mirtos. Y, por supuesto, el agua.

Estos elementos sirven a recrear el hortus conclusus de claras evocaciones orientales. Se han cuidado las formas, los periodos de floración, los perfumes, y es uno de los grande ejemplos de jardín hispano musulmán de la península.

En Ronda, Forestier aprovecha a fondo además la potencia del terreno, incorpora el dramático paisaje al diseño del jardín estableciendo un conjunto de vistas al Tajo y a las montañas que lo hacen único entre el resto de los jardines que llevan su firma.

La Mina Secreta

El Palacio del Rey Moro encierra en si mismo una antigua fortaleza mozárabe del siglo XIV. La tradición popular atribuye al rey musulmán Abomelic, la construcción de esta estructura militar secreta, cuando Ronda era posición estratégica en el control del reino Nazarí de Granada frente a Castilla.

ronda

La Mina, por su morfologia, es fuente muchas leyendas como baño de reinas, palacios ocultos, fatigas de esclavos o intrigas palaciegas.

Esta "mina" (que no es tal) se conoce por textos históricos desde la conquista de Ronda por los Reyes Católicos en 1485 bajo el mano del Marqués de Cádiz, quien lo asaltó por río.

La Mina consiste en una ancha escalera en zigzag excavada en la roca de la montaña, aprovechando una diaclasa en la roca o grieta natural vertical, cubierta con un ingenioso sistema de bóvedas. Incluye la Sala del Manantial, iluminada por muros de celosía abiertos en la roca, donde había un pozo, hoy cubierto. Desde allí se extraía el agua que se utilizaba en el palacio y que era subida al mismo mediante una noria, y una cadena humana de esclavos subían los saques de cuero rellenos de agua desde el río a la ciudad.

Cosntruida a los pies del palacio, desde el río, la torre militar que defendía la Mina y que servía también como salida secreta de la ciudad por el río.

En la Sala de Armas se almacenaban armas para defender la posición, y desde allí podía arrojarse agua o aceite hirviendo. En la Sala de los Secretos, fue originalmente otro pozo de agua, y tiene la peculiaridad de que quien se ubique en el centro de la misma, no podrá escuchar lo que digan otras personas ubicadas en los rincones de la sala.

Sobre la Torre se encuentra la Terraza de la Conquista, desde donde se vigilaba el Tajo y se defendía el asedio. El conjunto militar de La Mina es único en España por las sorprendentes soluciones de ingeniería y arquitectura desarrolladas para vencer o aprovechar el terreno abrupto, y se encuentran muy binen conservadas hasta el día de hoy.

La escalera salva un desnivel de 80 metros desde la calle hasta el río en mas de 200 escalones. La bajada nos lleva hasta el borde del río, y desde allí abajo, sobre una pequeña plataforma metálica, podrás tener una visión distinta del cañón que forma el curso del río y que forma el famoso Tajo.

La entrada cuesta 4 euros.

Fotos | María Victoria Rodríguez En Diario del Viajero | El yacimiento de Ronda la Vieja

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio