Compartir
Publicidad

Un paseo por un pueblo de vino: Aranda de Duero

Un paseo por un pueblo de vino: Aranda de Duero
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La cultura del vino, el patrimonio histórico y el entorno de naturaleza son las claves de la oferta turística de Aranda de Duero, municipio de la provincia de Burgos. Conocido por la denominación de origen de sus vinos, la ciudad esconde bajo sus suelos una interesante historia, pues más de 7 kilómetros de pasadizos subterráneos conectan las 135 bodegas que llegó a haber en el casco histórico de Aranda.

Una de ellas, visitable y convertida ahora en museo para conocer la historia de cómo se hacía el vino antaño es la Bodega de las ánimas, donde conoceremos antiguas profesiones como la del botero, el cestero o el cubero. Además, el municipio cuenta con un Centro de Interpretación de la Arquitectura asociada al Vino al que se accede desde la Oficina de Turismo situada en la Plaza Mayor.

Santa María la Real

La verdadera joya de Aranda de Duero es su principal templo religioso, la Iglesia de Santa María la Real. Se trata de una iglesia gótica, que extrañamente tiene cuatro naves en lugar de las tres que son comunes en este estilo, y destacan en su interior la pila bautismal del siglo XIII y la escalera del coro, realizada en 1523 por Sebastián de la Torre.

Pero si hay algo que llame la atención de Santa María la Real, es su fachada gótica isabelina. Ésta cumplía dos funciones, por un lado la de ostentación, para mostrar el poder económico que tenía la reina Isabel, y otro religioso, pues las gentes del pueblo que no sabían Latín encontraban en ella una catequesis en piedra. En su día toda la fachada estuvo policromada, aunque hoy sólo queda policromada la parte del tímpano, que al estar protegido por la bóveda se ha conservado mejor.

En el centro de la fachada encontramos las escenas de Jesús y la Epifanía, y sobre ella están los Reyes Magos y a la izquierda la Anunciación a los pastores. Las figuras de la parte inferior son los padres de la Iglesia y los apóstoles, en las arquivoltas están los cuatro evangelistas, y más arriba tres escenas de la Pasión: El calvario en medio, la Crucifixión a la izquierda y la Resurrección a la derecha. Son escenas muy trabajadas, que componen un conjunto digno de admirar. En la fachada también encontramos el escudo del Ayuntamiento de Aranda, y de los reyes Juana I de Castilla y Felipe el Hermoso, así como el yugo y las flechas de los Reyes Católicos. Y al igual la fachada de la Universidad de Salamanca tiene su rana, aquí también hay varios animales. Y es que aunque los canteros tenían prohibido tallar animales, lo hacían a modo de sello o firma. Así, encontramos un cerdito en el friso superior, pero también hay una rata, un león o un águila.

El Museo Sacro

Otro de los puntos de interés históricos de Aranda de Duero es la antigua iglesia parroquial de San Juan Bautista situada en un pequeño promontorio entre los ríos Duero y Bañuelos. Actualmente, acoge el Museo Sacro donde se exponen piezas de origen religioso procedentes de iglesias de Aranda y otros municipios de la comarca. El edificio se construyó se construyó inicialmente como una torre fortificada junto al río, y adjunta una iglesia románica que después, en el siglo XIV se convierte en gótica. En 1473 tuvo lugar aquí un acontecimiento muy importante, el concilio de Aranda, donde se discutió si apoyar en su ascenso al trono a Juana de Portugal o Isabel la Católica, apostando Aranda de Duero y el alto clero por la segunda, lo que ayudó a su victoria. Lo más destacado de esta iglesia es el retablo mayor de estilo plateresco, dedicado a la Virgen del Carmen y encargado por el General Gutiérrez. Está ubicado en la Capilla de las Calderonas que, a diferencia del resto del edificio gótico, es de estilo renacentista.

Otros lugares de interés, vino y gastronomía

Además de los dos edificios religiosos ya nombrados, encontramos en Aranda de Duero otros puntos de interés turístico como pueden ser el Santuario de la Virgen de las Viñas, la Iglesia de San Juan de la Cruz, el Museo del Ferrocarril de Aranda de Duero o el Santuario de San Pedro Regalado.

La Denominación de Origen apenas tiene 30 años de recorrido pero ya es uno de los referentes del vino de Castilla y León. En su haber tiene vinos rosados, crianzas, tintos jóvenes, reservas y grandes reservas repartidos entre más de 270 bodegas y 900 marcas, compartiendo todas ellas con una característica, el uso de la uva Tempranillo. Hay numerosas bodegas tanto en Aranda de Duero como en los pueblos de los alrededores: Pedrosa de Duero, Roa, La Horra o Gumiel de Izán; y muchas de ellas son visitables. Y si sois de buen comer, no podéis dejar pasar la oportunidad de probar el plato estrella de Aranda: el lechazo asado.

Fotos | Álvaro Onieva Enlace | Turismo de Aranda de Duero En Diario del Viajero | Ruta del vino de Ribera del Duero

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio