Compartir
Publicidad

Visita a la Cartuja de Vall de Crist en Altura, Castellón

Visita a la Cartuja de Vall de Crist en Altura, Castellón
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una cartuja o monasterio cartujo es un monasterio de la orden religiosa de los cartujos. La primera fue fundada en Francia, extendiéndose después a varios países europeos. En España contamos con algunas importantes cartujas y hoy nos trasladamos a una que el paso del tiempo ha reducido pero que llegó a ser una de las cartujas de mayor importancia en España, la Cartuja de Vall de Crist.

A un kilómetro de la Villa de Altura, en el Alto Palancia (Castellón), se encuentra la Cartuja de Vall de Crist, Vallcrist o Valle de Cristo, fundada a finales del siglo XIV por deseo de Martín el Humano, hijo del rey de Aragón Pedro VI.

Tras un largo periplo histórico y 150 años de abandono, recientemente se vio la necesidad de impulsar la restauración del lugar, proceso que se está llevando a cabo en la actualidad y que podremos contemplar in situ en una visita guiada que se celebrará el próximo 27 de diciembre.

Se trata sin duda de una oportunidad única para conocer más acerca de este conjunto e imaginar cómo sería antes de que el paso del tiempo y el abandono hicieran estragos en él, cómo vivían los monjes cartujos en su interior, cómo era el día a día de un monasterio tan importante.

Nos situamos en las primeras estribaciones de la Sierra Calderona, rodeados de un bonito paisaje de pinar y carrasca, almendros y olivos. Y aunque en mi visita no pude recorrer todo el terreno, se puede imaginar la vida cotidiana que recorrió las cocinas, las celdas, el hospital, los patios del lugar.

Estoy segura de que cuando avance la restauración la Cartuja de Vall de Crist se convertirá en un importante foco turístico, el paisaje y la historia del lugar merecen la pena.

Vall de Crist en su esplendor
Cartuja de Vall de Crist en su esplendor

La Cartuja de Vall de Crist: un poco de historia

Se denominó "Vall de Crist" (valle de Cristo) a este valle que la leyenda asemeja al Valle de Josafat, junto a la antigua Jerusalén, lugar que el Infante Martín el Humano, vinculado con la vecina Segorbe, soñara como el enclave ideal para fundar un monasterio cartujo.

El Papa Clemente VII concedió permiso para fundarla en 1383 y los primeros monjes que tomaron posesión lo hicieron dos años después. En 1836 se comienza la construcción del claustro primitivo y se empieza la iglesia de San Martín. En 1399 Martín el Humano es coronado y se edifica un nuevo claustro y la Iglesia Mayor.

La Cartuja de Vall de Crist estuvo vigente durante seis siglos, incrementando poco a poco su patrimonio. Fue uno de los centros eclesiásticos más importantes de la Comunidad Valenciana. Acogió a Bonifacio Ferrer y Luis Mercader, fue visitada por varios Papas, aquí se celebraron grandes encuentros de índole eclesiástica e histórica y tuvo implicación en la resolución del Compromiso de Caspe y el Cisma de Occidente.

A principios del siglo XIX comienza un periodo de crisis que culminará con la desamortización. En 1844 se subastan y fraccionan en manos privadas los bienes de la Cartuja.

No será hasta 1985 cuando, con la Fundación de Vall de Crist, se resucita el interés por este patrimonio, se realizan campañas de excavaciones y se descubren nuevas dependencias y valiosos restos arqueológicos.

Centro de Interpretación Valldecrist
Centro de Interpretación

La Cartuja de Vall de Crist fue una de las más importantes de España y eso se puede apreciar aún hoy cuando nos reciben los restos de los distintos edificios que la conformaban. La Iglesia de San Martín ya luce renovada.

Arquitectónicamente, la construcción responde a los cánones establecidos para los monasterios propios de la Orden fundada por San Bruno. El estilo de vida del cartujo se centra en gran medida en el aislamiento de la celda, por lo que la estructura del edificio busca el silencio y recogimiento.

Destacan también la Iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles, el hospital, el gran claustro y demás salas conventuales. Acogió a numerosos artistas que dejaron su legado en forma de pinturas, esculturas, manuscritos, códices... hoy disperso por varios museos de la Comunidad Valenciana.

En un entorno de gran valor paisajístico, hoy la mayor parte de la Cartuja se halla en un estado ruinoso, fruto de la desamortización de Mendizábal y los estragos de la Guerra Civil. Pero, poco a poco, se van viendo los resultados de la paulatina restauración del conjunto.

La visita al monasterio se puede completar con un recorrido por el Centro de Interpretación de la Cartuja de Vall de Crist en la oficina de turismo situada en el centro histórico de Altura. Allí comprendemos el esplendor de una época pasada en este monasterio que vio pasar papas y reyes.

Os recomiendo la visita guiada a la Cartuja de Vall de Crist el próximo 27 de diciembre a las 12 del mediodía, dentro de las actividades navideñas que celebra la localidad castellonense de Altura. Vestigios de una de las comunidades más ricas de casas de cartujos en la península, al alcance de todos.

Más información | Vall de Crist, Turismo de Castellón
En Diario del viajero | El Monasterio de los Jerónimos, una visita imprescindible en Lisboa, Un paseo por Segorbe, capital del Alto Palancia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio