Publicidad

¿Por qué Bryggen es uno de los Patrimonios de la Humanidad en Noruega?

¿Por qué Bryggen es uno de los Patrimonios de la Humanidad en Noruega?
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Probablemente reconozcáis estas casitas alineadas que combinan alegremente sus colores para ofrecer una imagen emblemática de la ciudad. Estamos en el Bryggen (en noruego "muelle, embarcadero"), un barrio histórico de la ciudad de Bergen, al suroeste de Noruega. Es uno de los siete lugares declarados Patrimonio de la Humanidad en el país nórdico.

Pero esas casas de madera no son solo fachada como se puede pensar al ver las postales de la ciudad. Hay mucho más, y si visitamos este conjunto lo descubriremos. Porque los frentes son solo la parte visible de un entramado de callejuelas, balcones y escaleras combinados asimétricamente como en un cuadro vanguardista en el que las imágenes cúbicas desdibujan la realidad de la arquitectura formando ángulos imposibles.

El paso de los siglos, la irregularidad del terreno en la parte posterior y los movimientos de las estructuras de madera han favorecido esos dibujos, aunque no serían posibles sin la influencia de la construcción germánica de la Edad Media. Esta es una de las razones por las que hablamos de uno de los Patrimonios de la Humanidad.

Bryggen es el único barrio comercial que se conserva del periodo hanseático. Se sitúa en la orilla oriental del fiordo donde se asienta la ciudad, y antiguamente las casas se asomaban directamente al mar. Allí, los barcos comerciales descargaban sus mercancías (fundamentalmente pescado) en estas casas que funcionaban como almacén y residencia y en las que solo podían habitar hombres.

Arquitectura de Bryggen en Bergen, Noruega

Bryggen, un barrio masculino

La razón de esta "exclusividad" masculina era sencilla (al menos a los ojos de aquella época). La importancia histórica de Bergen proviene de su pertenencia a la Liga Hanseática, una federación comercial y defensiva de ciudades portuarias de buena parte del norte de Europa. "Hansa" significa "gremio" y tuvo antecedentes en la época vikinga, pasando a cobrar importancia en la Edad Media.

A partir del siglo XIII Bergen fue una de las ciudades más importantes de esta Liga, y el barrio de Bryggen fue habitado sobre todo por comerciantes y trabajadores alemanes. Si estos hombres traían consigo a sus familias, pronto el número de extranjeros superaría los habitantes de Bergen.

Podemos hacernos una idea de cómo vivían estos hombres, porque se puede visitar una de las casas convertida en el Museo Hanseático y una casa comunal que hoy es el Museo Schøtstuene. Ambas son visitas imprescindibles, y pronto volveremos sobre ellas.

Por desgracia, de todas las casas que componían el Bryggen se conservan muy pocas (cerca de 60 meticulosamente restauradas) debido principalmente a los incendios que asolaron la zona en varias ocasiones desde hace siglos. De estos avatares, de los orígenes del barrio y de cómo vivían en la Edad Media en la ciudad conocemos muchos datos en el Museo Bryggen.

Hoy en día, la cuarta parte de los edificios datan del siglo XVIII, después de un incendio de 1702; el resto son más recientes, aunque sí se conservan sótanos de piedra del siglo XV. El último incendio fue en 1955 y en la zona afectada se construyó el Museo Bryggen y varias casas de madera en el estilo antiguo.

Tras esa fecha se descubrieron distintos niveles de asentamientos y estructuras de casas antiguas enterradas, desde el siglo XII al XVIII.

Bryggen en invierno, Bergen, Noruega

Adentrándonos en Bryggen

Hoy, las casas ya no dan directamente al mar: un paseo y una calzada le han ganado terreno, y en el puerto hoy atracan los yates y barcos turísticos en un trasiego incesante. Es la imagen más fotografiada cuando llegamos a Bergen en barco, una estampa idílica favorecida por el entorno de las colinas verdes que abrazan la ciudad.

Frente a Bryggen, las terrazas, repletas con el buen tiempo, pueden despistar, pero si nos fijamos en esas fachadas descubrimos un detalle que no se aprecia en la imagen emblemática de Bergen: hay puertas de acceso a Bryggen.

Nos adentramos en callejones sombreados y más o menos repletos de visitantes según el número de cruceros que lleguen ese día a la ciudad. En los callejones se superponen poleas, escaleras, barandillas, ventanas y puertas. Las tiendecillas de artesanía y productos típicos se suceden. En alguna plazoleta más amplia, un restaurante y el Centro de visitantes.

El barrio debe su fisonomía a los colonos alemanes, que edificaron casas estrechas normalmente de tres plantas (y sótano) entre calles igualmente estrechas y paralelas al muelle. Hay patios ("gards") que son comunes a varias casas de madera. Si queréis dar un paseo panorámico por Bryggen en un día de invierno soleado, coged vuestra tableta o teléfono móvil y dejaos llevar.

Las distintas restauraciones del barrio se han llevado a cabo siguiendo técnicas tradicionales, y si nos fijamos en las vigas veremos que son troncos de árbol con la curvatura de la raíz hacia arriba para hacer de soporte. Los mismos troncos que se utilizaban para dar estructura a los barcos.

Después de recorrer el barrio por las callejuelas hemos de echar un vistazo al interior de las casas para impregnarnos del modo de vida que allí llevaban comerciantes (más cómodos) y obreros. Y esto se puede var en el Museo Hanseático, el Schøtstuene y el Museo Bryggen. Como he dicho más arriba, la visita a estos museos, que están en el mismo Bryggen, es más que recomendable.

Ojalá tengáis suerte y podáis disfrutar de este recorrido con poca gente, para apreciar mejor el encanto del Bryggen, este barrio de Bergen Patrimonio de la Humanidad. Vale la pena madrugar o, gracias a la luz inacabable en estas latitudes, acudir al final del día. Y sentirse pequeño protagonista de un cuadro con mucha historia...

Fotos | Eva Paris y StiftelsenBryggen Más información | Visit Norway En Diario del viajero | Bryggen, el barrio portuario de Bergen en Noruega, Museo Hanseático y Museo Schøtsuene, dos visitas imprescindibles en Bergen

Nota | Este destino lo hemos visitado gracias a una invitación de Visit Norway sin que mediara ningún compromiso de opinión o publicación

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir