Compartir
Publicidad
Publicidad

Qué comer en Polonia: Pierogi

Qué comer en Polonia: Pierogi
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los pierogi son el equivalente de los ravioles en la Europa del Este. Algo parecido a los dumplings que tan frecuentemente nos encontramos en los países asiáticos. Este plato es originario de Polonia y hay testimonios y recetarios ya del siglo XIII. A partir de entonces por su sencillez y versatilidad se le puede encontrar en cualquier país más allá de los Balcanes y si bien hay muchas recetas, básicamente podremos reconocer los pierogi en sus distintas versiones locales.

Dependiendo del país en que te encuentres, los encontrarás con diferentes nombres: pierogi, pirohgi, pierogie, etc. El nombre pierogi es el plural de pierog pero por su tamaño y por la costumbre no se comen de forma individual.

Se trata de una porción pequeña de masa rellena con diferentes ingredientes. La masa es muy básica ya que lleva sólo agua y harina, aunque los encontrarás con masa al huevo y hasta en algunos lugares le agregan crema de leche o nata. La masa se estira y se cortan círculos más o menos de unos 6 centímetros de diámetro. Se rellenan, sellan y se hierven. Por lo general, una vez hervidos se les da un paso por la sartén donde se saltean o fríen en mantequilla o aceite para darles color.

El relleno tradicional de los pierogi incluye puré de patatas, queso, cebollas fritas, carne, setas o repollo. Pero como dijimos, encontrarás cientos de variantes a medida de los productos más comunes de la zona. Asimismo, hay rellenos especiales para eventos o fiestas típicas a lo largo del año. Incluso pueden servirse como postre rellenos de frutas, chocolate o dulces.

En Polonia se les considera como su plato nacional teniendo un día dedicado a los pierogi (ayer, 8 de octubre) cuando se realiza una fiesta gastronómica en Cracovia que reúne a miles de personas alrededor de los puestos.

Los pierogi típicamente polacos tienen relleno de puré de patatas, cebolla frita y queso fresco, son los llamados pierogi ruskie. Muy populares también son los pierogi rellenos de carne, calabaza y setas. Los pierogi kirniki suelen reservarse para las fiestas familiares (bodas, cumpleaños y bautismos) y llevan relleno de carne de pollo. Y para Navidades o Semana Santa, se hacen unos especiales rellenos de setas finas y repollo.

Incluso hay versiones dulces que son muy fácil de encontrar en pastelerías y que te endulzarán el paseo por la ciudad: en su interior una deliciosa y tibia mezcla de frutos rojos y mermelada. Una firme competencia a los faworki de los que hablamos hace poco. Y en un país con raíces tan devotas, los pierogi tienen su propio santo: San Jacinto.

Foto | Stu Spivak En Diario del Viajero | Qué comer en Turquía: Yaprak manti En Diario del Viajero | Qué comer en Alemania: Mucho más que salchichas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio