Compartir
Publicidad
Publicidad

Qué comer en Polonia: Faworki

Qué comer en Polonia: Faworki
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Hay recetas que tienen profundas raíces históricas. Ese parece ser el caso de los faworki cuyo nombre deriva de aquellas piezas de tela de colores que los caballeros medievales intercambiaban con las damas como prueba de interés mutuo. De allí que estos dulces polacos tengan forma de cintas.

La gastronomía polaca está muy influenciada por las cocinas vecinas, y por los pueblos que se establecieron en su territorio: judíos y eslavos, entre muchos otros. El uso de diversos cereales (como la avena) nos recuerda a la gastronomía alemana, hay platos que nos llevan a los sabores húngaros o rusos, y siempre el toque local en las abundantes raciones que nunca faltan en la mesa polaca.

Faworki

Cuando termines una opípara comida local, intenta dejar un poquito de espacio para los dulces polacos. Ente ellos, los faworki tienen un lugar especial.

Se trata de una cintas de masa una masa suave, liviana, delicada, donde la harina se combina con crema de leche y un toque de algún licor (o incluso vodka). Se cortan tiras regulares de mas o menos 10 centímetros de largo, se les hace un pequeño corte longitudinal en el centro formando un “ojal” por donde se pasa uno de los extremos. Así los faworki presentan ese aspecto de nudo aplastado tan tradicional.

Se fríen en abundante aceite caliente y se espolvorean con azúcar. Normalmente en las casas se cocina una buena cantidad y se guardan en una lata donde pueden permanecer mucho tiempo bien conservados. Y así cuando pases a tomar un café con tu nuevos amigos polacos, te invitarán a probar los faworki.

Dicen en Polonia que comerlos un día viernes 13, ahuyenta la mala suerte.

Foto | Blazej Pieczynski
En Diario del Viajero | Qué comer en Alemania: mucho mas que salchichas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio