Compartir
Publicidad
Publicidad

York: los alrededores de la catedral

York: los alrededores de la catedral
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La catedral de York es uno de los puntos de interés más recomendados de la ciudad. No se puede pasar por York sin visitar su gran catedral gótica.

El edificio de piedra caliza se puede observar prácticamente desde cualquier punto de York, ya sea desde una panorámica o desde una angosta callejuela del centro de la ciudad. Pero además de la propia York Minster, es muy interesante conocer los alrededores de la catedral.

En el recinto de la catedral encontramos edificios emblemáticos de la historia de la ciudad. Dejando atrás la estatua de bronce del emperador Constantino y rodeando la fachada oriental de la catedral encontramos el Colegio Mayor de San Guillermo. Muy cerca está la Casa del Tesorero y la entrada al Parque del Deán.

st.williams

El Colegio Mayor de San Guillermo (St. William’s College) fue construido en 1461 para alojar a los clérigos de la capellanía, que cobraban por rezar por las almas de sus benefactores. El nombre del colegio se debe al santo patrón de York, el arzobispo Guillermo FitzHerbert en cuyo honor hay una vidriera de la catedral dedicada a él. El edificio quedó en ruinas y en 1906 fue restaurado. Ahora funciona como centro de conferencias y restaurante, donde se recomienda una parada para comer después de visitar la catedral.

treasurers

La Casa del Tesorero (Treasure’s House) es una casa de piedra y tejado holandés a dos aguas del siglo XVII construida en el solar de la casa del tesorero de la catedral sobre un sendero romano. Pertenece al National Trust pero no es lo que parece ser. En 1897 la compró un empresario y decoró cada salón con un estilo de un período histórico diferente. El edificio esconde historias misteriosas. Si haces alguno de los tours de fantasmas de York, la Casa del Tesorero es una parada obligada pues se dice que una legión de fantasmas de soldados romanos la protege.

DeansPark
El Parque del Deán (Dean’s Park) es un espacio verde, tranquilo y repleto de árboles situado al norte de la catedral dentro de la muralla. Desde el parque se puede disfrutar de una vista preciosa de la catedral. En él se encuentran ruinas del antiguo palacio del arzobispo. Es muy recomendable dar un paseo por Precentor's Court, una pequeña callejuela enmarcada por las paredes del hospital Purey Cust a uno de sus lados y altas casas del otro, haciendo que sea un poco oscura, pero al final de la calle se puede ver la fachada de la catedral.

Al otro lado del Parque del Deán, justo al lado del Colegio Mayor de San Guillermo se encuentra Monk Bar, la mayor de las entradas de la ciudad con su torreón de cuatro pisos y un rastrillo que todavía funciona. Se puede subir y caminar sobre esa parte de la muralla que llega a Bootham Bar, la entrada situada al noroeste de la ciudad.

Al final de la escalinata de Monk Bar funciona el Museo de Ricardo III, según Skakespeare, un personaje manipulador e intrigante, además de jorobado. Se conocer su historia y ver una oscura celda en la que se encerraba a los católicos.

Caminando por la calle Goodramgate hacia el centro de la ciudad, a la derecha nos encontramos con Our Lady Row, la hilera de edificios más antiguos de la ciudad construidos en 1316 para ser alquilados y pagar con el alquiler las misas por el alma de un mercader de la ciudad. Tienen dos pisos y el piso superior parece sobresalir del edificio proyectándose sobre la calle.

Holy-Trinity

Dejando atrás Our Lady Row, sobre la misma calle, Goodramgate, se encuentra la iglesia de la Santísima Trinidad (Holy Trinity Church), una preciosa iglesia del siglo XV. Su entrada está algo escondida pero merece la pena visitar esta joya medieval tanto por fuera como por dentro, donde se pueden ver los bancos de madera originales.

Girando a la derecha por la calle Low Petergate llegamos a Stonegate, una via praetoria de la época romana por la que se trasportaron las enormes piedras con las que se construyó la catedral. De ahí su nombre "Stonegate" (stone=piedra, "gate" derivado de "gata"=camino). En el pasado fue importante por sus imprentas y librerías. Una biblia encima del número de la calle indicaba que allí había una librería. Debajo del Nro. 33 se puede ver un diablo rojo tallado en madera en recuerdo a los “diablillos”, empleados encargados de manipular los tipos en las imprentas.

Muy cerca se encuentra Coffe Yard, un callejón donde se encontraba la cafetería donde se reunían los editores e impresores. Allí se encuentra otro sitio curioso para visitar, Barley Hall. Es una casa medieval reconstruida al detalle a la que se pueden ver los muebles e incluso la ropa de tal como eran en el siglo XV.

Más información | Visit York

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio