Este pueblo de Albacete esconde un precioso castillo del siglo XIV, un pantano de vistas espectaculares y un restaurante con dos estrellas Michelín

Este pueblo de Albacete esconde un precioso castillo del siglo XIV, un pantano de vistas espectaculares y un restaurante con dos estrellas Michelín
Sin comentarios

Aún es posible huir del turismo masificado y encontrar verdaderas joyas sin tener que desplazarnos mucho o coger un avión. En España podemos presumir de muchos sitios así, destinos con mucho encanto que ofrecen una amplia variedad de actividades y un entorno maravilloso con miles de posibilidades a nivel de ocio.

Almansa es uno de ellos. Ubicado en la provincia de Albacete y con poco más de 24.000 habitantes, atesora uno de los castillos más bonitos y mejor conservados de Castilla la Mancha, además de un casco antiguo con mucha historia y una gastronomía que ha logrado alcanzar a la mismísima Guía Michelin.

Esta localidad combina a la perfección la riqueza histórica y belleza natural. Su entorno, marcado por el histórico Pantano de Almansa y un paisaje típicamente manchego, ofrece un refugio de tranquilidad y belleza ideal para una escapada.

Castillo de Almansa: la joya de la corona

Castillo De Almansa Agosto

Este impresionante castillo se erige sobre el Cerro del Águila dominando el paisaje urbano. De origen árabe y modificaciones que datan de la época cristiana, es uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad, ofreciendo una vista panorámica espectacular de los alrededores.

Hace una década se pretendía su demolición aduciendo su estado ruinoso. Sin embargo, gracias a los informes realizados por  la Real Academia de la Historia y la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, no sólo se salvó, sino que además, por Real Orden de febrero de 1921 fue declarado Monumento Histórico-Artístico Nacional.

A partir de entonces, el Castillo ha sido objeto de dos importantes reformas: una en la zona periférica en 1952 y otra, más significativa y profunda en 1990. Durante esta última restauración, se llevaron a cabo trabajos de reparación y estabilización de las grietas, así como un recalce de las murallas. Además, se adecuaron las instalaciones para ofrecer a los visitantes una experiencia muy completa.

Una ruta por Almansa

Maralba
Fuente | Restaurante Maralba

Almansa ofrece muchas posibilidades para disfrutar un fin de semana lleno de actividades para todos los gustos. Se puede empezar el día paseando por su casco antiguo, que es pequeño pero con mucho encanto y el cual ofrece escenarios para hacer unas fotos preciosas con su imponente castillo como telón de fondo.

Una visita obligada es el Centro de Interpretación de la Batalla de Almansa, que comparte instalaciones con la Oficina de Turismo y en donde se puede disfrutar de una réplica del cuadro que rememora este importante hecho histórico, así como una proyección digital lo analiza y algunas piezas cedidas por el Museo del Ejército de Toledo, así como material recogido del escenario de los combates.

Por supuesto, disfrutar de la exquisita gastronomía de Almansa es obligatorio, comenzando por el Restaurante Maralba, la obra maestra del chef Fran Martínez. Este establecimiento, galardonado con dos estrellas Michelin, ofrece una cocina manchega de autor con toques mediterráneos, brindando una experiencia culinaria excepcional. Como dato curioso, este es uno de los restaurantes con dos estrellas más barato de España.

Pantano de Almansa: una joya oculta del paisaje manchego

Almansa

Los alrededores ofrece otra actividad impresionante: una visita al Pantano de Almansa, uno de los más antiguos de Europa (fue construido en el siglo XVI), que aún sigue en funcionamiento. Este embalse, además de su importancia histórica, tiene un gran valor ecológico y paisajístico, siendo un lugar de refugio para diversas especies de aves y un punto de interés para los amantes de la naturaleza. Rodeado de colinas y vegetación típica del paisaje manchego, el pantano ofrece un entorno ideal para el senderismo, la observación de aves, la fotografía e incluso para hacer un picnic.

Además de desempeñar un papel crucial en la gestión de los recursos hídricos de la región, también es un punto de encuentro para locales y visitantes. A lo largo del año, se pueden realizar diversas actividades recreativas y deportivas en sus inmediaciones, como la pesca y el piragüismo, convirtiéndolo en un destino popular para escapadas de fin de semana y excursiones familiares. Además, el pantano es un testimonio viviente de la ingeniería hidráulica del pasado y un ejemplo de cómo las infraestructuras históricas pueden seguir siendo relevantes y funcionales en la actualidad.

La última recomendación a tener en cuenta es poner como punto de partida de cualquier visita a Almansa a su Oficina de Turismo de Almansa para informarse sobre las actividades que se pueden encontrar y que pueden variar cada semana, especialmente en la época de sus Fiestas Mayores.

Imágenes | Turismo de Almansa

Temas
Inicio