Compartir
Publicidad

El Museo Británico: breve historia y datos de interés

El Museo Británico: breve historia y datos de interés
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Uno de los grandes valores de Londres es su oferta de museos. La capital británica acoge un buen número de exhibiciones, galerías y pinacotecas de primer orden que convierten a la ciudad en uno de los centros mundiales de la cultura. De entre ellos destacan la National Gallery, la Tate Modern, el Museo de Victoria y Alberto, y especialmente el Museo Británico.

Aunque el Museo Británico (British Museum, coloquialmente “the British”) acoge arte de todo tipo no se le considera un museo “universal” de arte como podrían ser el Louvre de París o el Hermitage de San Petersburgo, ya que su colección se centra en el arte antiguo principalmente, si bien podemos encontrar dibujos y pinturas (Goya, Durero…) así como una extensa colección etnológica.

El Museo Británico es segundo museo más visitado del mundo, acogiendo cada año alrededor de 6 millones de visitantes. Actualmente, los fondos del museo albergan aproximadamente 7 millones de objetos de los cuales se exponen alrededor 50.000, mientras que el resto están guardados por falta de espacio o en procesos de estudio o conservación. Destacan piezas como la Piedra Rosetta o los Mármoles del Partenón.

La historia del British

El origen del museo se remonta a 1753 cuando Sir Hans Sloane donó al estado su colección privada de más de 80.000 artículos entre los que había libros y manuscritos, cuadros de Durero y antigüedades de Grecia, Roma, Egipto, Oriente y América. Se adquirió la casa Montagu y allí se constituyó el museo, que abrió sus puertas por primera vez el 15 de enero de 1759.

Con el paso del tiempo, la colección fue aumentando con diferentes adquisiciones, como la colección del embajador británico en Nápoles Sir William Hamilton, los Mármoles del Partenón donados por el Conde de Elgin o la Biblioteca del Rey donada por Jorge IV. El crecimiento de los fondos del Museo Británico hizo que la casa Montagu se quedase pequeña, por lo que en 1845 fue demolida y en su lugar se construyó el edificio actual de estilo neoclásico, obra del arquitecto Robert Smirke.

El museo atrajo a muchos historiadores y estudiosos, publicándose en 1808 el primer catálogo de su colección. Posteriormente, se decidió escindir todo el material que albergaba para dotar de identidad propia a otras entidades: en 1887 se trasladaron al Museo de Historia Natural las piezas naturales (aunque se consideró museo independiente en 1963), y la Biblioteca Británica se constituyó como tal, independiente del British, en 1973, aunque el edificio conserva la gran Sala de Lectura.

En el año 2000 se inauguró el Gran Atrio de Isabel II (Great Court), la última gran ampliación del British, una plaza cubierta (la mayor de Europa) con techo de acero y vidrio obra de Norman Foster.

Museo Británico
Vista del Gran Atrio

Datos de interés

Como pasa en muchos de los museos de Londres, la entrada del Museo Británico es gratuita, si bien podemos hacer una donación para contribuir a las labores de conservación y mantenimiento del lugar. Así, podremos acceder a la colección principal y a algunas de las muestras temporales, aunque las grandes exposiciones temporales sí cuestan dinero.

Abre todos los días en horario de 10h a 17h30 aunque el Gran Atrio permanece abierto más tiempo, concretamente de 9h a 18h de sábado a jueves, y los viernes de 9h a 20h30.

El British se sitúa en Great Russell Street, en el tranquilo barrio de Bloomsbury, y para llegar hasta allí lo mejor es ir en metro hasta las estaciones de Tottenham Court Road (Central Line y Northern Line) o Holborn (Central Line y Picadilly Line), aunque tampoco quedan lejos las de Russell Square (Picadilly Line) o Goodge Street (Northern Line).

Fotos | Álvaro Onieva En Diario del Viajero | Kew Gardens, Patrimonio de la Humanidad En Diario del Viajero | Las mejores vistas de Londres (III)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos