Siete pueblos con encanto en Asturias con mucho que ver y hacer
Recomendaciones de la casa

Siete pueblos con encanto en Asturias con mucho que ver y hacer

HOY SE HABLA DE

Seguimos perdiéndonos en pueblos que nos hagan pasar unas vacaciones inolvidables, en lugares que nos trasladan a otras épocas, en la costa o en la montaña. En esta ocasión viajamos a siete pueblos con encanto en Asturias, pueblos "guapus" que son la perfecta muestra de la belleza del Principado.

Rodeados de leyendas, de sendas en plena naturaleza, de caminos históricos, frente al mar Cantábrico, buscamos el frescor y los sabores de esta tierra que tiene tanto que ofrecer al viajero. Y a la que siempre apetece regresar.

Porque Asturias enamora por sus paisajes, por su gastronomía, por ser una tierra de leyendas y de tradición, en la que sumergirnos en la montaña o abrirnos al mar. Y aunque también nos encantan sus ciudades más importantes, hoy buscamos esas localidades asturianas más pequeñas con encanto.

Cudillero, posiblemente el pueblo más bonito de la costa asturiana

Cudillero Asturias

Al noroeste de Asturias comenzamos nuestro viaje por el que tal vez sea el pueblo costero más bonito de Asturias, Cudillero (Cudieiru en bable). Desde el mirador en la parte más oriental se aprecia perfectamente su original distribución de casas, apiñadas en la ladera para poder asomarse al mar. También vemos esta colorida escalada arquitectónica desde el puerto viejo.

Pasamos entre las escaleras estrechas que salvan la ladea entre casas de más de 300 años. El pueblo pesquero está declarado Conjunto Histórico-Artístico, y es punto importante del Camino de Santiago costero, dado que es un puerto importante del norte de España. Desde Cudillero podemos encontrarnos con dos faros únicos y numerosas playas para todos los gustos, valles verdes, ríos y cascadas, acantilados de vértigo y media montaña...

Nos calzamos cómodamente para realizar la Ruta de las Brañas Vaqueiras. ¿O tal vez nos acerquemos a Santa Ana de Montarés o San Roque en Ballota, pintorescos lugares desde donde disfrutar de la naturaleza mirando al mar? Y en El Pito, pequeña población del concejo de Cudillero, paramos en la Quinta de Selgas, un palacio construido en el siglo XIX que cuenta con amplios jardines y que alberga algunos cuadros de Goya o El Greco. Seguimos, que este es solo el principio del viaje...

Fotos: Jose Luis Cernadas Iglesias y Andres Alvarado en Flickr-CC. Más información: Turismo Cudillero.

Luarca, el mirador del Cantábrico

Luarca Asturias

El camino de Santiago atraviesa de este a oeste el municipio de Luarca, desde Tablizo a Barayo, lo cual nos da una idea de la importancia histórica del lugar. La villa está recorrida por las casas de indianos, lugares históricos como el puente del Beso (los puentes de esta villa marinera son uno de sus encantos), edificios emblemáticos como el palacio del Marqués de Ferrera, o el edificio del Ayuntamiento, museos como el dedicado al premio Nobel oriundo de la villa Severo Ochoa...

Luarca también es un buen punto de partida para descubrir sus playas, urbanas o en entornos naturales, playas de arena blanca, de piedra... Y para realizar numerosas rutas, buscando los mejores miradores, pequeños pueblos y espacios naturales... Reponemos fuerzas gracias a los pescados y mariscos de las costas luarquesas, las carnes de los valles y montañas del concejo y frutas y legumbres de la tierra. ¡Buen provecho!

Más información: Turismo Luarca. Foto: Draculina & kid en Flickr-CC.

Tazones, el pequeño puerto imperial de Asturias

Tazones Asturias

Muy cerca de los Picos de Europa, mirando al mar, se encuentra sobre una ladera de pinos y eucaliptos el pueblecito pesquero de Tazones. Las calles de la localidad son miradores al mar, que desde hace siglos mueve a esta y otras poblaciones de la zona. Hoy, calles, plazas, sidrerías y hasta alojamientos tienen referencias marineras.

El pequeño y coqueto puerto, ubicado en las inmediaciones de la ría de Villaviciosa, forma parte de las rutas imperiales de Carlos V y en él atracaron navíos nacionales y extranjeros. Sus barrios San Miguel y San Roque están declarados Conjunto Histórico-Artístico. Hay que buscar la casa de las conchas, visitar la iglesia y la lonja, perderse entre balcones de madera...

Desde aquí, podemos seguir la costa buscando huellas de dinosaurio, visitar la zona del faro o acercarse a la capital de la sidra, Villaviciosa.

Más información: Turismo Asturias. Foto: Damien Moureaux en Flickr-CC.

Bandujo, una aldea medieval para viajar en el tiempo

Bandujo Asturias

Dejamos la costa para introducirnos entre valles y montañas, en el centro de Asturias, donde nos espera un pequeño pueblo medieval que nos hace viajar en el tiempo: Bandujo, Banduxu. Pequeño pueblo de apenas unas decenas de habitantes, pertenece al ayuntamiento de Proaza y estuvo bastante incomunicado hasta hace relativamente poco.

Bandujo es uno de los lugares de origen medieval mejor conservado de todo el entorno rural asturiano, con sus hórreos, su palacio de dos torres, la iglesia y un paisaje imponente. Un lugar de piedras y sosiego, al que tardaron en llegar el agua corriente o la electricidad, cerca de la senda del Oso.

En Proaza veremos el palacio, su torre medieval y la Casa del Oso, junto a los dos cercados oseros, a los que se accede a pie o en bicicleta por la Senda del Oso desde la villa. También recorremos, hacia el norte, el espectacular desfiladero de las Xanas (hadas).

Más información: Guía de Asturias. Foto: Roberto Molero en Flickr-CC.

Espinaredo, hórreos y paneras en Asturias

Espinaredo Asturias

Espinadero o Espinaréu es el pueblo con los hórreos más antiguos del Principado y se sitúa a los pies de la Sierra del Bedular, a 50 kilómetros de Oviedo y 5 de Infiesto. Con apenas un centenar de habitantes, la localidad es famosa por sus hórreos y paneras, así como por la cueva de Ferran, un yacimiento con leyenda y el entorno con el río truchero y bosques en los que abundan ciervos, corzos y jabalíes.

En Espinaredo, cuya vida gira alrededor de la plaza, hay dos barrios: la Villa, donde está la iglesia; y el Soto, al otro lado del río. Cerca podemos visitar el pueblo de Omedal con su antiguo molino, subir a la ermita del Sellón... La Pisti es un paraje natural con viveros de truchas y un bosque de cedros. La sidra y el avellano dan sabor a la comarca, que podemos explorar también a lo largo de las rutas de senderismo que parten de Espinaredo.

Más información: Asturias. Foto: Ángel M. Felicísimo en Flickr-CC.

Cangas de Onís, su puente romano y mucho más

Cangas Onís turismo

No forma parte de la arquitectura tradicional asturiana sino que se remonta más atrás en el tiempo, a la época romana. La imagen icónica de Cangas de Onís es la de su puente romano, pero la localidad, punto de partida de una de las rutas más espectaculares en Asturias, merece la pena por mucho más. Nos situamos a los pies de los Picos de Europa y en el valle que forman los ríos Sella y su afluente el Güeña.

La iglesia, la capilla de Santa Cruz, los palacios y casonas de Cangas de Onís son testigos del paso del tiempo y por sus calles podemos detenernos a comprar o degustar un buen queso "gamonéu" o la “carne roxa asturiana”, una buena fabada... Y todo regado, como no, con la deliciosa sidra.

Desde Cangas de Onís subimos a un lugar que enamora, una ruta hacia las cuevas y la basílica de Covadonga y a los lagos de Covadonga (Enol y Ercina) en pleno Parque Nacional de los Picos de Europa.

Foto: ospanacar en Flickr-CC. Más información: Turismo Cangas de Onís

Castropol, villa marinera en Asturias

Castropol Asturias

Terminamos en Castropol, localidad marinera bañada en la Ría del Eo, que luce señorial en un promontorio que desemboca en la ría, frontera natural entre Asturias y Galicia. Una Reserva Natural por la que pasear en barca para sentir de cerca la flora y fauna local, del cultivo de ostras al avistamiento de aves...

Si viajas a Castropol coincidiendo con la festividad del Corpus, te encontrarás con sus famosas alfombras florales. En cualquier época del año, en el casco histórico de Castropol hallamos muestras de interés cultural como las casas palacio y la arquitectura indiana, sus agradarbles plazas, las iglesias y capillas, el Parque Vicente Loriente, el mirador de la Mirandilla, el Centro de Interpretación de la Ría del Eo...

En el concejo otros lugares que nos van a dejar un estupendo sabor de boca son la villa marinera de Figueras con su pequeño puerto deportivo, o su parte alta, destacando el Valle de Obanza y la Cascada de Cioyo.

Y así, entre aromas marineros, cristalinos y boscosos, despedimos este viaje por los pueblos con más encanto de Asturias. ¡Que lo disfrutéis!

Más información: Turismo Asturias. Foto: Tuscasasrurales en Flickr-CC.

Temas
Inicio