Compartir
Publicidad
Si hay corrientes de agua en Marte ¿estamos más cerca de viajar allí?
Cajón de sastre

Si hay corrientes de agua en Marte ¿estamos más cerca de viajar allí?

Publicidad
Publicidad

Mientras que en el siglo pasado se soñaba con que el hombre pisase la luna, parece que el objetivo espacial del siglo XXI es llegar hasta Marte. Y es también una de las metas del turismo espacial, una modalidad de viajes a la que, de momento, le queda mucho camino por recorrer y muchos cabos por atar.

Uno de los principales inconvenientes a la hora de mandar seres humanos a Marte es su lejanía (se calcula que se tardarían en llegar entre 400 y 450 días) por lo que trae consigo el problema del avituallamiento. Por esto, el descubrimiento de existencia de agua corriente en la superficie del planeta rojo facilitaría la llegada o estancia de personas allí. Pero, no vayamos tan rápido…

De momento, ni siquiera los robots exploradores de la NASA pueden acercarse al agua, ya que temen contaminarla con los microbios que haya podido portar desde la Tierra. Y aun existiendo agua, y haciéndola potable, haría falta tecnología para producir nitrógeno y oxígeno para un periodo largo, y no es tan sencillo.

Marte

Otros problemas con los que nos cruzaríamos serían los efectos de la radiación ionizante y la radiación cósmica, así como los de la baja gravedad (se sabe que la ausencia de gravedad en periodos continuados afecta a músculos y huesos) o la baja luminosidad.

Lo que está claro es que la existencia de agua corriente en Marte aumenta muchísimo las probabilidades de que exista, o haya existido, algún tipo de vida en el planeta. Hay que determinar lo habitable que es el entorno y cómo se extremas que son las condiciones para resistir allí.

Mars One: el reality interplanetario

Marsone

Cuando ni siquiera se ha enviado al primer grupo de astronautas a Marte, ni está planificado de momento, ya existe una iniciativa privada para llevar al hombre al planeta vecino. Y yo no me fiaría mucho de ella. El proyecto Mars One pretende establecer una colonia humana en Marte, enviando los primeros satélites en 2018 y finalmente enviando humanos en 2022, que llegarían allí en 2023. Todo ello, convertido en un reality de televisión. Suena a locura, aunque no podemos negar que los índices de audiencia de tal emisión serían desorbitados (nunca mejor dicho).

La comunidad científica no cree que sea un proyecto realizable, pero de momento ya se ha hecho una selección mundial de candidatos y de entre los 45.000 apuntados se ha seleccionado a 100, los llamados Mars 100, entre los que hay dos españoles: Angel Jane, un técnico de software de monitorización de energía solar de 40 años, y Pablo Martínez, físico y doctor en electroquímica. De estos cien, en teoría, solo veinte serían habitantes de Marte en 2035. Saben que nunca volverían a la Tierra. Pero ¿habrá turistas que les visiten? De eso, de momento, no han dicho nada.

¿Podemos ser ya turistas espaciales?

Pero, ¿qué otras opciones hay de turismo espacial? ¿hay algo más realista sin tener que recorrer los 225 millones de kilómetros que separan la Tierra de Marte? Sí, aunque sigue en desarrollo.

La idea de los vuelos espaciales comerciales sería vender pasajes para travesías como la del SpaceShipOne, con el que se llevan haciendo pruebas desde 2004. Este vuelo turístico espacial constaría de piloto y dos pasajeros, se haría de forma regular y duraría algo más de una hora, en la que alcanzaría una altura de 112 km y después iniciaría un descenso en espiral hasta volver al punto en el que despegó.

La mayor pega que tienen los vuelos espaciales del SpaceShipOne es que al ser suborbitales no podrías contemplar toda la Tierra desde el espacio.

Spaceshipone

Una de las compañías que más está invirtiendo en el turismo espacial es Virgin, a través de su filial Virgin Galactic. La idea de su propietario, Richard Branson, era mandar a los primeros turistas espaciales durante 2015, pero el accidente del SpaceShipTwo en octubre de 2014 retrasó sus planes. De momento, la compañía dice tener más de 700 reservas para estos vuelos espaciales que tendrán un coste de 250.000 dólares, entre ellas las de famosos como Leonardo DiCaprio, Lady Gaga o Sigourney Weaver.

¿Y vosotros? ¿Os animaríais a probar el turismo espacial?

Fotos | Wikipedia, Mars One
En Diario del Viajero | Turismo espacial: Calendario de lanzamientos al espacio desde Cabo Cañaveral y desde dónde verlos
En Diario del Viajero | La Ciudad del Espacio, en los Pirineos franceses

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos