Compartir
Publicidad
Publicidad

Visita a la Fundació Joan Miró de Mallorca

Visita a la Fundació Joan Miró de Mallorca
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy os traigo una recomendación muy especial si estáis en Mallorca: la visita a la Fundació Pilar i Joan Miró en Mallorca, un precioso museo que ofrece la obra del genial artista catalán y nos aproxima a su figura.

Reconozco que no sé cómo se me había pasado esta visita después de haber vivido en la isla unos años y haberla recorrido casi a lo largo y ancho varias veces. Pero más vale tarde que nunca, y ahora este fantástico museo se suma a mi lista de recomendaciones para todos los que visitan Mallorca.

La Fundación Pilar y Joan Miró en Mallorca es un lugar muy especial, ya que ofrece la posibilidad de contemplar la atmósfera de creación del artista, a través de los talleres en los que Joan Miró trabajó desde 1956 hasta su muerte, que se produjo en Mallorca en el año 1983.

Estos talleres, situados además en un entorno excepcional, en una colina con vistas al mar (aunque mucho más urbanizada que en sus orígenes, claro está), nos permitirán conocer su atmósfera de trabajo y reconstruir su proceso creativo mediante la contemplación de sus pinturas, sus objetos y útiles de trabajo, hasta sus los petos que utilizaba para pintar.

Joan Miró y su esposa, Pilar Juncosa, que también da nombre a la Fundación, donaron a la ciudad de Palma de Mallorca los talleres de Son Boter y el taller construido por J. L. Sert, edificios que constituyeron el punto de partida de esta Fundación.

Años más tarde, en 1992 se añadió el nuevo edificio que alberga la colección de arte, construido por el arquitecto Rafael Moneo, como sede de la Fundación. Estos tres espacios están rodeados de jardines de vegetación mediterránea, en los que pasear y deleitarse con cada uno de sus rincones, sus fabulosas esculturas, su cafetería, las vistas al mar...

La Fundación tiene el propósito de ser un centro vivo y dinámico que mueva las ansias de investigación y creación de los jóvenes artistas, y hoy día se celebran cursos y talleres diversos.

Pero, como mundanal visitante sin ansias de artista, os contaré que la visita al Museo puede dividirse en cuatro partes, correspondientes a los espacios mencionados. La entrada es gratuita los sábados, muy recomendable, pues no hay exceso de público y se disfruta del recorrido con tranquilidad, incluso en agosto.

jardin

El jardín de esculturas

La entrada a la Fundación ya nos recibe con algunas esculturas y las grandes letras en rojo que forman diversas palabras que nos inspiran, un entorno muy fotogénico, y no hemos hecho nada más que pisarlo. Si avanzamos atravesando la entrada del edificio de la fundación, podremos acceder al jardín de esculturas.

Aquí las figuras creadas por Miró conviven con la naturaleza de manera armónica, y nos sorprenden en varios rincones que podemos explorar subiendo y bajando escaleras. Un estanque con peces gigantescos junto a un gran mosaico creado en base a un dibujo de Miró captará nuestra atención, así como la terracita sombreada del bar de la Fundación, cubierta de un gran óvalo de caña.

En el jardín también se encuentra el espacio educativo en el que se llevan a cabo diversas actividades programadas, aunque estaba cerrado durante nuestra visita.

Edificio Moneo, sede de la Fundación

El edificio Moneo es la parte más moderna de este espacio, donde hallamos una fabulosa colección de cuadros, esculturas, dibujos y objetos de Joan Miró. Paro antes de entrar nos asomamos al pequeño estanque con fondo marino y los cubos en los que se posan las gaviotas, una de las imágenes que identifican la Fundación.

La colección de la Fundació tiene su origen en la donación realizada por Joan Miró. En Miró y su mujer hicieron donación a la Fundació Pilar i Joan Miró de los talleres del artista, el Taller Sert y Son Boter, así como de las obras, documentos y objetos que contenían.

La colección de obras de Joan Miró consta de pintura, dibujo, escultura y obra gráfica. En total, el fondo se compone de 118 pinturas sobre tela, 275 obras realizadas con técnicas diversas sobre diferentes tipos de soportes, 1512 dibujos y 35 esculturas, así como de obra gráfica.

La cronología de las obras de la colección abarca desde 1908 hasta 1981, si bien la mayor parte de las obras que podemos ver aquí fueron creadas a partir de los años sesenta. El óleo conservado más antiguo de Miró forma parte de la colección.

Con el tiempo, la colección de la Fundació se ha ido enriqueciendo con obras de otros muchos artistas (muchos en homenaje a Miró) y gracias a la producción propia de obra gráfica en los talleres de la Fundació.

A la entrada del edificio nos reciben obras de diversos autores que se subastan, la tienda de la Fundación y la sala "D'un roig encès", "De un rojo encendido", en la que es el color rojo vivo el que vertebra las obras de Miró, algunas fabulosas. Se trata de un espacio ideal para pasear con comodidad y contemplar cuadros y esculturas, fijándonos en los detalles de las obras.

Joan Miro Palma

Taller Sert, el estudio de Miró

Y seguimos fijándonos en los colores, pues al lado del Edificio Moneo nos recibe blanco con grandes puertas coloridas el Taller Sert, el estudio de Miró. Resulta emocionante asomarse a este espacio luminoso, donde se respira el trabajo que realizaba Miró, entre decenas de cuadros inacabados.

La vigilante nos contaba que cuando murió Miró se produjo un "asalto" a su taller, y "se esfumaron" todas las obras acabadas, excepto una, que todavía se conserva en el taller, con la forma de Miró. El resto de cuadros están inacabados, y los monos de trabajo del pintor cuelgan de una barandilla, como vigilado esas obras.

Son Boter

Seguimos nuestro paseo por el terreno de la Fundación, deteniéndonos para contemplar el paisaje hacia el mar y fotografiarnos entre los pinos. Llegamos en la parte más alta de la visita a Son Boter, una casa típica mallorquina que Miró adquirió para ampliar su taller.

Se trata de un reducto de paz, muestra de lo que debió de ser la zona hace años, cuando las torres de edificios no habían poblado la colina. Accedemos simplemente a la parte baja de la possessió, la entrada, la cocina típica, y un par de habitaciones con restos de pintura en el suelo y objetos diversos.

Tanto en el Taller Sert como en Son Boter se acumulan objetos que inspiraron al artista y que le interesaron por motivos diversos. Objetos, postales y recortes de periódico y de revista clavados en las paredes con chinchetas, que podemos considerar como puntos de partida del repertorio iconográfico de Miró.

Miró dijo al respecto de estos objetos que

Todo lo que dejo entrar aquí estás relacionado con mi trabajo, son cosas que me sirven de recordatorios, cosas que necesito como atmósfera. Una foto de un magnífico teatro circular, que me mandaron de Polonia, un anuncio de bizcochos. Y el arte popular, que es lo que más me gusta.

Horarios y precios de la Fundació Joan Miró

El horario de visita a la Fundació Joan Miró en Mallorca es en invierno (16-09 / 15-05) de martes a sábado 10 a 18 horas, domingo y festivos 10 a 15 horas. El horario de verano (16-05 / 15-09) es de martes a sábado 10 a 19 horas, domingo y festivos 10 a 15 horas. Los lunes el museo está cerrado.

Los precios son: entrada general, 6 euros. Hay entrada gratuita los sábados, para menores de 16 años, grupos escolares con visita concertada, miembros del ICOM, de la Unión de Asociaciones de Artistas Visuales y de la Asociación Profesional de Gestores Culturales de las Illes Balears. También hay entrada reducida para residentes, Carnet Jove, pensionistas...

No olvidéis esta nueva cita si estáis en la isla, la visita a la Fundació Joan i Pilar Miró de Mallorca es muy recomendable para conocer la obra y la figura del artista, ¡espero que la disfrutéis tanto como yo!

Sitio Oficial | Miró Mallorca En Diario del viajero | Visita al Museo Es Baluard, Palma de Mallorca, Un paseo por Alcúdia, Mallorca, Las mejores playas de Baleares, Los pueblos más bonitos de España: Deià

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos