Compartir
Publicidad

Fuerteventura, Reserva de la biosfera y más razones para visitarla

Fuerteventura, Reserva de la biosfera y más razones para visitarla
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Fuerteventura, que con sus 100 kilómetros de largo y 25 en lo más ancho, es la segunda isla más extensa de las Canarias, fue designada en mayo de 2009 por la UNESCO Reserva de la Biosfera. Estamos en la isla más virgen y despoblada del archipiélago, además de la más árida y seca, pero en su litoral se encuentran las playas y las olas más bellas de Europa

La isla en su totalidad constituye motivo de aprecio, sus playas, sus aguas, sus dunas, sus montañas... Aunque destacamos estas fabulosas razones para visitar Fuerteventura:

El Parque Natural de Corralejo en Fuerteventura

Dos millones de metros cúbicos de arenas traídas por los vientos desde África y depositadas por el norte de la isla, en el Parque Natural de Corralejo. Este Parque Natural corre paralelo a la costa a lo largo de ocho kilómetros, que introduce su fina arena hacia el interior en un tramo de tres kilómetros. Además, constituye una muestra de hábitat con numerosas especies endémicas protegidas y amenazadas.

En total, 2.400 hectáreas de desierto, cálido y exótico, un singular paraje originado por el viento. Esta lengua de dunas queda rematada en su parte costera por una sucesión de playas y roquedos con los que compite en espectacularidad. Obligado buscar un buen parapeto para resguardarnos de la fuerza del viento, doy fe de ello. Y de que rodar por sus inmensas dunas es un placer que nos traslada a la infancia rebozados en arena.

Islote Lobos

La isla de Lobos

La pequeña Isla de Lobos, perteneciente a Fuerteventura, tiene una superficie de 4,58 kilómetros cuadrados. La isla se puede ver perfectamente desde la costa de Fuerteventura, y se pasa junto a ella en las excursiones desde o hacia Lanzarote, y también puede ser visitada en ferry desde Corralejo. Su nombre se debe a que en el pasado habitaban en la isla focas monje o fraile del Mediterráneo, conocidas también como lobos marinos.

Actualmente los visitantes del islote son más de 130 especies vegetales y varias especies de aves, y los fondos marinos son área de reserva y contienen una gran riqueza ecológica. También pasan por aquí pescadores, turistas, bañistas, submarinistas y surfistas.

La península de Jandía

También en el sur de Fuerteventura, en el Parque Natural de Jandía, hacen su aparición las espectaculares dunas. La península de Jandía se encuentra en la parte más sureña de Fuerteventura y abarca tanto las zonas turísticas de Costa Calma y Playas de Jandia, como el puerto de Morro Jable y algunas zonas más pequeñas. En la antigüedad, esta zona estaba separada del resto de la isla por una lengua de mar.

La Playa del Matorral, la de Sotavento o las menos accesibles De Barlovento y la Playa de Cofete son algunas de las mejores zonas para bañarse. Desde el Pico de Zarza, el pico más alto de Fuerteventura, se tiene una maravillosa vista de esta parte. También merece la pena visitar las pertes más salvajes de la isla, más allá de Morro Jable, en un todoterreno.

Tindaya

Montaña de Tindaya en Fuerteventura

Situada en Fuerteventura, a 400 metros sobre el nivel del mar, a 4 km de la costa, en el municipio de La Oliva, la montaña de Tindaya aparece en la superficie con forma de pirámide, tras erosionarse el volcán que la constituía. La Montaña es visible desde múltiplez zonas del norte de Fuerteventura, y desde su cima, en días claros, se alcanza a ver el Teide en Tenerife y el Pico de las Nieves en Gran Canaria.

Popularmente es también conocida como “La Montaña de las Brujas”, y se la valora, protege y conoce fundamentalmente por los casi 300 grabados podomorfos (grabados rupestres con forma de pie) que se encuentran en su cima y laderas.Tindaya constituía un lugar sagrado para la población aborigen de Fuerteventura, lo que hizo que la tomaran como lugar para sus grabados.

El viento

Ya hemos hablado del omnipresente viento en Fuerteventura. Los alisios, soplando del noreste y del noroeste durante casi todo el año, han condicionado siempre su ser y su existir. En el pasado, su fuerza movía las aspas de los molinos de gofio, que aún se conservan como muestra de indudable valor histórico-paisajístico. En la actualidad, son los aficionados a cabalgar sobre las olas quienes más aprovechan el viento: amantes del surf, kitesurf y windsurf encuentran aquí el paraíso para disfrutar y competir.

Esperamos que estas razones para visitar y disfrutar de Fuerteventura os hayan animado a conocer la isla y saber de primera mano por qué ha sido elegida Reserva de la biosfera, y destino vacacional de miles de viajeros cada año.

Fotografías | david.nikonvscanon, Alex Castellá y ahisgett en Flickr En Diario del viajero | Gran Canaria declarada Reserva Mundial de la Biosfera Fuenteventura: consejos para un amigo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio