Publicidad

Valle del Jerte: las poblaciones a visitar para ver la floración del cerezo

Valle del Jerte: las poblaciones a visitar para ver la floración del cerezo
1 comentario

Publicidad

Publicidad

El Valle del Jerte está en todo su esplendor. Los cerezos han comenzado a florecer en un espectáculo que se repite cada año. Y aunque no puede definirse exactamente con anterioridad porque depende mucho de las condiciones climáticas y la maduración de los árboles, por lo general la floración de los cerezos del Valle del Jerte se produce a finales de marzo y hasta aproximadamente el 10 de abril.

Para asegurarnos tener una visión completa del espectáculo, recomendamos organizar una ruta por las poblaciones que se encuentran en el Valle del Jerte. Puedes ver un mapa detallado en este enlace.

  • Valdastillas: es un magnífico mirador sobre el tramo medio de la cuenca del río Jerte. En el pueblo encontramos algunos ejemplos de arquitectura entramada extremeña que combina el adobe rojo y la madera, algunos edificios con hermosas balconadas corridas entre varias casas contiguas. Muy cerca del pueblo tenemos una de las cascadas más bonitas del valle (Cascada del Caozo) de unos 30 metros de altura y la piscina natural en la Garganta Bonal.
  • Tornavacas: en la cabecera del Valle del Jerte, es paso obligado del ganado trashumante cada año.La geografía es impresionante: encajonado entre los macizos de Gredos y la Sierra de Béjar, con abruptas pendientes que se elevan a ambos lados del río Jerte, que alcanzan los 2400 metros de altitud en los montes del Calvitero.
  • Rebollar: se asienta sobre una empinada ladera de la margen derecha del Valle del Jerte. El pueblo es un buen ejemplo de arquitectura popular, con callejones estrechísimos, tortuosos y repinados. Los aleros de las casas parecen rozarse y las llamadas "Casas del Canchal" parecen colgadas de grandes moles de granito.
  • Piornal: Es el pueblo más alto de la región, y allí podemos visitar el Palacio del Obispo Pedro González de Acevedo, Iglesia de San Juan Bautista (s.XV) o la ermita de Nuestra Señora de la Concepción (s.XVIII).
  • El Torno El Torno

  • Navaconcejo: Es una localidad enclavada en mitad del valle, tiene una larga historia y una fisonomía propia. Un ejemplo es La Fábrica de Sayales (s.XVII) o Nuestra Señora de la Asunción (s.XVI). A la salida del pueblo, justo después de cruzar el puente sobre el río, se encuentra la piscina natural de El Pilar.
  • Jerte: ubicado junto al río, los cerezos son protagonistas del pueblo en los bancales de las escarpadas laderas de las sierras de Tormantos y Candelario ascendiendo a ambos lados de su caserío.
  • El Torno: llamado con justicia "el mirador del Valle del Jerte", el pueblo da muestras de haber sido habitado desde la época de la Edad de Hierro. En la Sierra de El Torno, se pueden encontrar más de un centenar de "Chozos"; antiguas construcciones pastoriles enteramente de piedra.
  • Casa del Castañar: una localidad asentada en un paisaje de indudable belleza entre cerezos y castaños, sobre la falda de la Sierra de San Bernabé. El corazón del pueblo guarda aún muchas casas entramadas de gran altura. A corta distancia encontramos el charco del Benidorm, en el mismo río Jerte.
  • Cabrero: un antiguo pueblo con raíces medievales que se asienta sobre la Sierra de Piornal. El tejido del pueblo es un laberinto de callejuelas que salvan los desniveles del terreno, y hermosas muestras de casas entramadas. Muy cerca está la Garganta del Rabanillo para pasar un día disfrutando del río.
  • Cabezuela del Valle: este es un pueblo singular: su casco histórico no es como los otros que siguen de forma lineal el trazo de una o dos calles, presenta una forma urbanística triangular. Su casco histórico ha sido declarado Conjunto Histórico-Artístico por sus callejones y entramado medieval. Además cuenta con gran número de piscinas naturales: La Pesquerona, La Picaza, El Vao. En esta localidad se encuentra el Museo de la Cereza.
  • Barrado: este antiguo pueblo de pastores fue declarado "villa" en el siglo XVII. Sus casas se van desgranando por la ladera con bellos ejemplos del entramado de adobe y madera y de muros de mampostería, propios de la arquitectura serrana.
  • Con estos datos ya puedes organizar tu ruta personal, para no perderte nada del Valle del Jerte.

    Fotos | Turismo Extremadura, María Victoria Rodríguez
    En Diario del viajero | La floración del cerezo en el Valle del Jerte
    En Diario del viajero | Recomendaciones para visitar el Valle del Jerte en otoño

    Temas

    Publicidad

    Comentarios cerrados

    Publicidad

    Publicidad

    Inicio
    Compartir