Compartir
Publicidad

¿Cómo llegar de Budapest a Belgrado?

¿Cómo llegar de Budapest a Belgrado?
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Creo que el título es autoexplicativo. Se trata de un viaje que he tenido que planificar en más de una ocasión y por el cual pregunta mucha gente. Serbia se está convirtiendo en un destino emergente (por eventos como el Exit Festival o el Festival de las Trompetas) y generalmente Budapest es un punto de acceso conveniente.

Tenemos vuelos baratos a la capital de Hungría desde Madrid y Barcelona, entre otras ciudades, y además, así podemos matar dos pájaros de un tiro y aprovechar la visita a Serbia para ver también Budapest, una de las ciudades más bonitas de Europa.

Existen dos formas principales de viajar de Budapest a Belgrado (dejando de lado el alquiler de vehículos). La más habitual es el tren, pero desde hace unos años se está poniendo de moda el minibús, como alternativa más rápida y cómoda.

Tren

Hay dos trenes diarios uniendo Budapest y Belgrado durante todo el año. El Eurocity EC 345 (Avala Express) sale de la estación Budapest-Keleti a las 13:05 y llega aproximadamente al cabo de siete horas y media (suele ser bastante puntual). Se trata de un tren cómodo, con vagones modernos de los ferrocarriles húngaros y checos, algunos tienen hasta compartimentos con enchufe. Es fácil encontrar sitios libres (a veces, hasta compartimentos enteros).

El inverso (Avala Express, EuroCity EC 344) sale de Belgrado a las 7:20 y llega hacia las tres de la tarde. Por algún motivo, es mucho menos popular que el tren nocturno, a pesar de ser más cómodo y tener una altísima probabilidad de encontrar bastante espacio libre.

Los trenes nocturnos siguen siendo un muy popular medio de transporte en Europa del Este. En el trayecto que nos ocupa, tenemos el nocturno D 341. Se trata de un tren más viejo, frecuentemente masificado (sobre todo fines de semana de verano que coincidan con los grandes festivales musicales de Hungría y Serbia). Sale de Budapest a las 23:00 y tarda prácticamente lo mismo que el diurno. El inverso (nocturno D 340) sale de Belgrado a las 21:20, con lo cual llega a Budapest en plena madrugada.

Los precios están en torno a 15 euros con carné joven, 30 % más cara la tarifa general (depende de las fluctuaciones del florín húngaro y el dinar serbio). El Avala es ligeramente más caro. Los precios no incluyen reserva. Esto no es problema en el Avala, pero sí en el tren nocturno. Reservar una litera cuesta unos 15 euros adicionales y se puede hacer dentro del propio tren (¡corremos el riesgo de que se llenen!). En este caso, los interventores del tren aceptan euros.

Después de haber probado ambos, mi recomendación es el Avala, a no ser que perder días sea un factor crítico. Aunque "se pierda el día viajando", es más cómodo, probablemente podamos dormir, al estar semivacío, y se hace más llevadero. Con los nocturnos, salvo que reservemos cama (lo que duplica el precio) es difícil dormir y se llega a horas intempestivamente tempranas.

En ciertas épocas del año, existe un tercer tren (D 343 hacia Belgrado y D 342 hacia Budapest). Es diurno y hace un recorrido regional, realizando paradas suburbanas en Belgrado (Novi Beograd) y Budapest (Ferencvaros). Conviene asegurarse de los horarios en la página de los ferrocarriles alemanes, bahn.de.

Minibús

Se trata de un servicio que está ganando mucha popularidad. La compañía más reconocida es Gea Tours. Ofrecen traslado por carretera por unos 35 euros cada trayecto. La ventaja es que es un servicio punto a punto. Se llama (o escribe) con antelación a la agencia y nos avisarán de los próximos servicios. El minibús va recogiendo a todos los pasajeros antes de salir de la ciudad.

El número de servicios depende de la época del año y el día de la semana, pueden estar en torno a 3 ó 4, con horarios flexibles. Suele tardar menos que el tren (unas 5 ó 6 horas) pero en este caso el retardo en la frontera es más variable, y hay que considerar también el tráfico en Belgrado y Budapest.

Una gran ventaja de los minibuses es que se puede solicitar el transporte hasta el mismo aeropuerto de Budapest, con lo cual si nuestro objetivo es únicamente Belgrado, se trata de la forma más rápida, y con buena relación calidad-precio.

Sobre los autobuses de línea normales, es imposible encontrar información fidedigna sobre horarios y compañías estables. A día de hoy, ni la representante serbia ni la húngara de EuroLines realizan este recorrido. En general, el servicio puede ser de una calidad muy dispar, y en este trayecto particular la gente suele preferir el tren. En el caso de Belgrado, la estación interurbana de autobuses se encuentra junto a la de tren, en el centro de la ciudad.

Imagen | livinghood En Diario del Viajero | Balkan Flexipass: viajando en tren por los Balcanes

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos