Publicidad

Guía básica para visitar lo mejor de Sorrento
Europa

Guía básica para visitar lo mejor de Sorrento

Publicidad

Publicidad

La península de Sorrento es uno de los brazos que cierra el bellísimo Golfo de Nápoles. Hacia el norte Pozzuoli con bellísimas vistas hacia Ischia y Prócida. Siguiendo la curva de la costa luego viene Nápoles para más adelante seguir las líneas del litoral con el Vesubio a nuestro lado.

Vamos hacia el sur, podemos hacer una visita al Sitio Arqueológico de Pompeya y Erculano, para entrar en esta península que promete paisajes espectaculares.

Ya hemos dado algunos consejos, cuando hablamos de la Costa Amalfitana y hemos compartido un día en Positano. Hoy daremos algunas pinceladas más para tener una guía básica de lo que debemos visitar en Sorrento.

Los griegos pensaban que este mar estaba habitado por sirenas y que fueron ellas las que eligieron esta punta rocosa como lugar sagrado. Y que fueron ellas quienes le bautizaron Surrentum.

Los romanos construyeron aquí espléndidas villas, calles, terrazas y baños termales, de los cuales hoy se pueden admirar los restos, en la misma ciudad de Sorrento. Con el devenir de los siglos fue habitada también en época medieval a pesar de las incursiones de sarracenos.

Ya para el siglo XIX Sorrento gozaba de una gran fama y atraía aquellos "turistas" de clase alta, quienes hacían un Gran Tour que se extendía por meses (o años) por destinos europeos.

Ya en Sorrento no debemos dejar de visitar:

6157083876 6f4d6a21d5 B

El casco histórico, rodeado en parte por una muralla del siglo XVI, se presenta con calles que muestran el trazado del antiguo municipio romano. Entre palacios del siglo XVIII encontrarás muchas pequeñas tiendas con artesanías y objetos de diseño para llevarte de recuerdo a casa.

El Sedile Dominova, antigua logia del siglo XV de los nobles de Sorrento y el Museo Correale.

La Catedral, con la fachada neogótica, la Basílica de San Antonio (siglo XVI) y la iglesia de San Francisco de Asís, con un pequeño claustro del siglo XIV.

En la zona, no muy lejos, no hay que perderse el Vico Equense, con las necrópolis, el antiguo burgo de Equa y la espectacular iglesia de la Santísima Anunciada, en la cima del alto promontorio junto al mar.

La península tiene algunas zonas protegidas en la Bahía de Ieranto y en Punta Campanella. Desde allí tendrás vistas asombrosas aseguradas.

Además, recuerda que el auténtico limoncello sigue siendo el que se obtiene a partir de los limones de Sorrento, de toda la península sorrentina y de Capri. No se trata de un limón cualquiera, sino de un limón grande y oloroso cultivado de modo “biológico” y sin ayuda de abonos. Eso, para una copia de despedida.. o dos.

Fotos | Kenny Murray y María Victoria Rodríguez En Diario del viajero | Cómo visitar Pompeya por tu cuenta

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios