Publicidad

Tras los pasos de Cézanne en la Provenza

Tras los pasos de Cézanne en la Provenza
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Los paisajes de la Provenza acompañaron a Paul Cézanne desde su nacimiento en Aix-en-Provence y a lo largo de su vida. Están en sus cuadros, en su paleta de colores. Podemos reconocer lugares desde el mismo punto de vista que tuvo el artista antes de llevarlos al lienzo. Podemos vivir la inspiración del ambiente que le llevó a crear algunas de las piezas mas bellas del Impresionismo.

Los viajeros que se acerquen a Aix-en-Provence pueden seguir los pasos de este artista en el lugar donde desarrolló gran parte de su vida. Paul Cézanne vivió en su propio mundo, anclado en su ciudad, aislado de casi todo. Recorría los campos y las calles sin socializar demasiado.

Creó casi toda su obra en soledad, muy de vez en cuando mostraba sus cuadros, desconfiaba de críticos y estudiosos del arte. Pero amaba su tierra.

En Aix-en-Provence hay un circuito señalizado que se llama "Tras los pasos de Cézanne" que incluye lugares como el Café les 2 Garçons, colegio Mignet, universidades, iglesias… Pero hay tres lugares que debemos visitar si queremos meternos en el universo que inspiraba a Paul Cézanne:

cezanne
  • La Casa del Jas de Bouffan era la propiedad familiar de Cézanne. Cézanne tiene 20 años cuando su padre compra la propiedad del Jas de Bouffan en 1859 y 60 años cuando se vende en 1899. En los años 1860, Cézanne pinta en la pared misma del Gran Salón obras monumentales, religiosas y varias series de retratos.

Pero este es también el lugar de aprendizaje de la pintura al aire libre: desde el extremo del jardín pinta su primera Sainte-Victoire en 1870. Desde allí se ve esta montaña que sería retratada por Cézanne en múltiples ocasiones.

Alrededor de 1871 empieza a pintar la avenida de castaños y el estanque cuyas representaciones se multiplicarán hacia los años 70-80. A partir de 1890, tomando como modelos a los aparceros de la propiedad, desarrolla los temas de jugadores de cartas u hombres fumando en pipa.

La propiedad familiar se encuentra a 10 min. del centro de la ciudad. Abierto todo el año previa reserva.

provenza
  • El Taller de Cézanne, es un lugar de memoria creado en 1954, marcado por la huella de Cézanne. Permite descubrir el espacio del que fueron surgiendo con lentitud y perfección las obras maestras de su último período, así como los objetos domésticos del pintor y sus preferencias artísticas. El taller está equipado con un sala audiovisual en la que se proyectan películas. Abre todo el año.

  • La Cantera de Bibémus. El lugar ofrece un recorrido que revela los puntos de vista desde los que Cézanne pintó algunas obras.

A partir de 1897, Cézanne va a trabajar directamente a las canteras de Bibémus, en la meseta que se extiende más allá de la casa. La textura de la roca le da un color ocre amarillento luminoso y rico en armonías. Para Cézanne no pasaba desapercibido el contraste de las rocas de formas geométricas, la determinación salvaje de los matorrales, los inmensos barrancos.

La magia de las canteras reside en el sutil acorde entre el orden y el desorden, lo mineral y lo vegetal. No es una casualidad que la obra de Cézanne sirviese de referencia a Braque, Picasso, Matisse, Kandinsky o Mondrian.

Se encuentra a 20 minutos del centro de la ciudad. Abierto previa reserva. Por razones de seguridad, el lugar sólo estará abierto de 8 a 11 horas en julio, agosto y septiembre.

Para visitar estos tres lugares, hay un abono que incluye los billetes de las tres entradas. Se llama Pass Cézanne" vuestra 12 euros y se adquiere en la oficina de Turismo de Aix-en-Provence (Les allées provençales 300 avenue Giuseppe Verdi).

Foto | decar66, cagouille05 En Diario del Viajero | Los pasos de Picasso en Barcelona

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir