Publicidad

La carretera al pasado de Nueva Zelanda: Whanganui River Road
Oceanía

La carretera al pasado de Nueva Zelanda: Whanganui River Road

Publicidad

Publicidad

Seguimos descubriendo Nueva Zelanda en Diario del Viajero. No hace mucho que visitamos la zona más remota, la costa de Catlins y un bosque petrificado, todo ello en la isla sur, incluso hablamos de la tercera isla de Nueva Zelanda.

Hoy nos vamos hasta la isla norte para conducir un tramo de carretera escondida en un valle, que transcurre paralela al río Whanganui. Es una carretera al pasado, pues al conducir por ella, pareciera que sólo el asfalto ha cambiado desde las primeras décadas del siglo XX.

Atravesando el centro de la isla norte

En una ruta en carretera por Nueva Zelanda la mayoría de los viajeros deciden atravesar la isla norte al lado del Parque Nacional del Tongariro cuyo estandarte es el Monte Ngauruhoe, el volcán más conocido por el Señor de los Anillos como Mordor.

Y un poco más al sur del Tongariro nos ubicamos ahora. Esta ruta es más lenta, con muchas más curvas que la carretera principal (Highway 4), pero seguro que, una vez en ella, desearás que dure más. Según si vas hacia al norte, o hacia el sur, la carretera parte de Whanganui y termina en Pipiriki, o viceversa.

En total son 76 kilómetros que, según Google Maps, haríamos en hora y media:

Carretera al pasado de Nueva Zelanda

La carretera del río Whanganui, o Whanganui River Road, es paralela al río Whanganui y recorrerla es como regresar al pasado. Aquí se une la herencia de los iwi o tribus maoríes con los vestigios de los primeros asentamientos europeos, en un paisaje repleto de lugares históricos.

Este trazado tardó más de 30 años en completarse, pues hasta su inauguración en 1934, las inundaciones y los deslizamientos de tierra dificultaron el trabajo. Hasta entonces, a este remoto valle se accedía en barco por el curso del río.

Los principales asentamientos a lo largo del río fueron renombrados en homenaje a otras ciudades del mundo: Jerusalén, Corinto, Atenas y Londres.

Esta ruta es una buena alternativa para dedicar un día tranquilo de coche, parando cada pocos kilómetros para contemplar el paisaje y disfrutar de alguno de los puntos de interés recomendados en los mapas informativos de esta carretera (en las oficinas de turismo conseguirás uno). Lo que no deberías pasar de largo:

Wanganui 2

Koriniti Marae

Es una aldea y sitio sagrado para los maoríes, con casas comunales o wharenui y un pequeño museo. Visitar un lugar así es casi obligado en Nueva Zelanda, aunque hay que mostrar respeto y solicitar permiso para entrar.

Kawana Mill

El antiguo molino de agua Kawana data del año 1854. Entonces se usaba para producir harina del trigo cosechado por los maoríes. Todavía conserva la rueda de agua original, pero la construcción se ha restaurado y actualmente es un museo.

Jerusalem

Aquí se estableció una misión católica en 1854, de ahí le viene el nombre. Antes conocido como Hiruharama, fue un destacado asentamiento pesquero. Ahora es una parada esencial por la bonita silueta de su iglesia y convento de la década de 1890. Antes de llegar, hay varias curvas desde donde se puede tomar una buena foto.

Pipiriki

Es el extremo norte de la carretera y punto de partida de excursiones, paseos en barco y alquiler de kayaks y motos de agua. También parte de aquí un bonito sendero de 3 kilómetros al Bridge to nowhere o Puente a ninguna parte.

Y, por supuesto, detenernos buscando sitios para fotografiar o simplemente admirar el paisaje.

Fotos | Mar Serrano
En Diario del Viajero | Más de Nueva Zelanda

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir