Publicidad

El Museo de los instrumentos, un recorrido por la historia de la música en el castillo Sforzesco de Milán
Museos

El Museo de los instrumentos, un recorrido por la historia de la música en el castillo Sforzesco de Milán

En nuestro viaje a Milán no podemos dejar de visitar el castillo Sforzesco, no solo por su importancia como edificio histórico (es la residencia de los gobernantes de Milán desde 1358, primero de la familia Visconti y, desde 1450, de la familia Sforza), sino también porque alberga varios museos muy recomendables.

Uno de ellos es el Museo de los instrumentos musicales, en cuyas salas se exhiben alrededor de 700 instrumentos que abarcan los siglos XVI a XX. Esta antigua fortaleza alberga el complejo de museos más completos de Milán y hoy nos detenemos en este recorrido por la historia de la música, con algunas curiosidades procedentes de diferentes partes del mundo.

El Museo degli strumenti musicali se sitúa en la capital de Lombardía, región que fue el centro más importante de constructores de instrumentos, sobre todo de cuerda, durante el Barroco. Cremona sería la ciudad donde se inició la larga y próspera actividad de las familias de luthiers más insignes de todos los tiempos, como los Amati, los Guarnieri o los Stradivari.

Y aunque el museo no contenga instrumentos con estas ilustres firmas, la colección no decepciona en absoluto. Hagamos un recorrido por sus salas.

  • En la sala de los instrumentos de cuerda pulsada podemos apreciar mandolinas napolitanas y milanesas, guitarras de varios tipos, formas y número de cuerdas (como la chitarra battente de 10 cuerdas en cinco órdenes dobles y la llamativa guitarra arpa), laúdes y archilaúdes y arpas.

  • Los instrumentos de teclado se reparten por todo el museo. Espinetas, clavecines y virginales ejemplifican la delicadeza en las filigranas decorativas que pueden llegar a poseer. El nombre de "virginal" se debe a que era un instrumento habitualmente tocado por muchachas (aunque también puede derivar de la palabra latina 'virga', que significa palo o varilla). Entre estos destaca un virginal de doble teclado, en el que podían tocar dos personas a la vez. La sala dedicada al piano del siglo XIX contiene pianos de cola, cuadrados y el singular piano jirafa o piano-arpa.

Museo instrumentos musicales Milán
  • Lógicamente numerosa es la representación de instrumentos de cuerda frotada. Violines, violas, violonchelos y, más escasamente, contrabajos de distintas fechas y constructores pueden admirarse en las vitrinas. También se encuentran ejemplares de la zanfona, cordófono muy extendido en la música profana europea, con numerosas variantes y denominaciones según la región.

  • La sala dedicada a los instrumentos de viento cuenta con una muy amplia representación de las maderas y más modestamente de los metales. Flautas (entre las que se puede admirar una inusual flauta bastón) oboes y cornos ingleses (instrumento angulado, de ahí su nombre), clarinetes y fagots entre las primeras; trompas rectas y curvas, trompetas y el poco conocido serpentón (una especie de trompa con forma curva que recuerda a una serpiente) entre los segundos.

  • También presentes, aunque en menor número, se encuentran instrumentos de otras culturas no europeas. Instrumentos de cuerda de China (yueqin, pipa), de Japón (shamisen), aerófonos de Australia (didgediroo) e instrumentos de percusión de distintas procedencias, completan los fondos del museo.

  • Además, hay una sala dedicada al equipo del estudio de grabación musical de RAI (Studio di Fonologia), fundado por los músicos vanguardistas Luciano Berio y Bruno Maderna.

La entrada al Museo de los instrumentos musicales del castillo Sforzesco en Milán cuesta 5 euros (entrada gratuita para menores de 25 años; reducida para estudiantes, mayores...). La entrada sirve para acceder al resto de museos del castillo, sobre los que volveremos. El museo abre de martes a domingo, de las 9 a las 17'30 horas.

La entrada es gratuita el primer domingo del mes y el primer y tercer martes del mes después de las 14 horas, aunque estas ventajas de momento con la situación derivada de la pandemia no se ofrecen. Conviene consultar la web del Castello para comprobar la situación.

Sea como sea, incluso si no tienes intención de visitar los museos, te encantará pasear por el exterior del Castillo Sforzesco y recorrer sus arcos y sus patios, así como pasar al gran parque que hay junto a él, un precioso espacio verde de recreo y con alicientes variados: el Parque Sempione.

Museo instrumentos musicales Sforzesco Milán

Sitio Oficial | Milano Castello
Fotos | Niikita1 en Flickr-CC y Milano Castello

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios