Publicidad

Islandia

Publicidad
Publicidad

Noticias de Islandia en Diario del Viajero

Reykjavik, la capital de Islandia, en islandés significa literalmente “bahía llena de humo”, debido a su actividad volcánica. En los meses de verano, el país deja atrás la oscuridad .Su tierra árida puede hacernos pensar que estamos en la superficie de la luna.

Durante el invierno, esta ciudad situada justo debajo del Círculo Polar Artico, es más bien oscura y realmente fría, pero se ilumina cálidamente en verano.

Os recomendamos visitar esta isla única parando en una típica una granja donde tomaremos contacto con la gente y la cultura islandesa. ¡ Y su cocina !

A 45 minutos de carretera desde Reykjavik, y ubicado cerca del aeropuerto está Blue Lagoon, un centro de aguas termales que fue creado por error. Aparentemente, el agua caliente que surge naturalmente de la tierra, era usada para generar electricidad, y aquí se depositaba el excedente. Por las características propias del lugar, el agua no drenaba y fue acumulándose aquí. La laguna de agua caliente es muy rica en algas azules y permite una experiencia única y relajante al zambullirse en ella.

Recorriendo 1 hora de camino desde Reykjavik nos encontramos con la Cascada Gullfoss. Las aguas turbulentas y blancas de esta cascada de 32 metros de ancho, caen a un estrecho cañón de unos 70 metros de altura por 2,5 km de largo. Un espectáculo de gran fuerza para no perderse.

También podemos ir a la playa. ¿Playa? Sí, claro, unas hermosas playas volcánicas de arena negra donde pasear y disfrutar de un paisaje impresionante. Islandia es una isla volcánica, por lo que su perfil se recorta permanentemente entre cañones, cráteres, geisers y corrientes petrificadas de lava hacia el mar.

Para agregar un poco más de aventura al paseo, ¿por qué no salir en alguna de las lanchas de los pequeños puertos a avistar ballenas? . Aprovechemos las temperaturas veraniegas, que pueden llegar hasta los 20C.

Más info| Oficina de Turismo de Islandia (en español)

Publicidad
Inicio