El famoso 'paisaje lunar' de Islandia se está volviendo de color púrpura debido a la introducción de una planta
Islandia

El famoso 'paisaje lunar' de Islandia se está volviendo de color púrpura debido a la introducción de una planta

HOY SE HABLA DE

En medio de las Tierras Altas de Islandia, uno puede sentirse como en la Luna: sin vegetación, sin vida, sin colores, sin puntos de referencia. Toda el área es esencialmente un campo de grava natural.

Los aspirantes a astronautas, de hecho, pueden venir hasta aquí para realizar algunas pruebas y entrenamientos. Un paseo hasta el árbol más cercano les habría llevado días. Habrían tenido que cruzar el Hólasandur, el desierto de arena negra, y dirigirse hacia la costa noreste. Pero ahora todo está cambiando.

La tierra más castigada

El término 'paisaje lunar' es una frase que se usa a menudo para describir los desiertos ilimitados de Islandia, moldeados por erupciones volcánicas y cubiertos de diferentes tonos de lava. Las regiones volcánicas de Islandia son excelentes campos de entrenamiento 'debido a su desecación, baja disponibilidad de nutrientes y temperaturas extremas, además de las ventajas de la juventud geológica y el aislamiento de fuentes de contaminación antropogénica', según un documento de la NASA de 2018.

ñ

Por tanto, su misma esterilidad es una ventaja. Pero, últimamente, arrastrándose por estos desiertos hay un extraterrestre de púrpura: el altramuz de Alaska. Esta planta llegó a la escena poco después de los astronautas, y al principio fue adoptada como una cobertura eficaz para la tierra erosionada. Pero el experimento explotó en la cara de Islandia y dejó una marca púrpura permanente.

Ahora, se considera una planta invasora, ya que amenaza no solo la flora existente, sino también el árido interior volcánico,

ñ

Las arenas negras onduladas de Hólasandur, donde los astronautas viajaron una vez, son hoy un campo púrpura. A medida que cambia el clima, el altramuz se extiende a lugares previamente protegidos de la planta por las bajas temperaturas y las escasas precipitaciones. Algunos islandeses dan la bienvenida a la flor de Alaska; algunos condenan su invasión. Es un tema muy polémico, ya que la lucha por el color de Islandia ha impulsado una nueva forma de política de identidad.

Lupinus nootkatensis, conocido en su nativa Alaska y Columbia Británica como el lupino Nootka, es un miembro de la familia de los guisantes. En el lenguaje de la jardinería, es un fijador de nitrógeno: alberga bacterias que recolectan nitrógeno del aire y luego transfieren el gas a las raíces de la planta.

Si aras debajo de los altramuces (o guisantes), el nitrógeno se libera en el suelo, proporcionando alimento para las plantas. Es una solución bonita y elegante para nutrir el suelo agotado. El altramuz de Alaska llegó a Islandia en 1945 en una maleta. Pero la historia de su introducción deliberada comenzó unos mil años antes de su llegada.

ñ

Cuando los primeros colonos desembarcaron de los barcos vikingos en el siglo IX, dos tercios de la isla estaban cubiertos de vegetación y solo tenía un mamífero terrestre, el zorro ártico. Los primeros humanos de la isla se instalaron con un cargamento de ganado y comenzaron a seguir el mismo estilo de vida agrario al que estaban acostumbrados, talando árboles y quemando la madera, totalmente ajenos al daño que estaban haciendo. El suelo de Islandia se forma más lentamente y se erosiona mucho más rápidamente que el de Europa continental.

Para cuando el gobierno formó el Servicio Forestal de Islandia en 1908, los primeros colonos difícilmente habrían reconocido la desolada costa. Para entonces, Islandia era ecológicamente el país más dañado de Europa. La erosión eólica, grano a grano, llevó al país al mar. La destrucción continuó sin cesar.

A mediados del siglo XX, cuando otras naciones europeas se estaban reconstruyendo después de la Segunda Guerra Mundial, el Servicio Forestal de Islandia estaba considerando la destrucción inducida por el hombre de un tipo diferente. Los islandeses habían explotado tan intensamente su isla natal mediante la tala de los bosques de abedules nativos y el pastoreo excesivo de la tierra que solo quedaba el 25 por ciento de la cubierta verde original del país.

La agencia buscó soluciones en el extranjero. Enviaron a su director, Hákon Bjarnason, en una misión de tres meses a Alaska. Su tarea era recolectar plantas y árboles que le gustaban y aquellos que pensaba que podían prosperar en Islandia. El 3 de noviembre de 1945 marca el nacimiento de nuestra saga de lupinos.

Los altramuces se desempeñaban admirablemente y actuaban como fábricas de fertilizantes, pintando el paisaje casi sin costo y sin la necesidad de un entrenamiento especial: las semillas podían ser recolectadas por cualquiera, arrojadas a un agujero no más grande que el tacón de un zapato y, abracadabra, el paisaje finalmente cambió. Quizás para siempre.

Temas
Inicio