Publicidad

Sicilia

Publicidad

Publicidad

El Etna incrementa su actividad

Europa

El famoso volcán siciliano Etna entró ayer en erupción nuevamente provocando una espectacular río de lava por una de sus laderas. Este show de la Naturaleza trae muchísimos problemas pero por otro, nos permite presenciar su fuerza y...

Leer más »

Noticias de Sicilia en Diario del Viajero

En 1994 se estrenaba una de esas películas que uno no se cansa de ver: Il postino o El cartero. El amor y la Naturaleza son protagonistas de la historia. Ideal para una escapada romántica de San Valentín.

La peli cuenta la historia de un escritor (Pablo Neruda) que llega a un pequeño pueblo en una isla del sur de Italia. Los escenarios y la banda sonora acompañan maravillosamente la historia de amistad entre el escritor exiliado y el humilde pescador convertido en su cartero personal.

Y el amor entre Beatrice y Mario no podría tener mejor telón de fondo que el pueblo de Pollara, en la isla de Salina, frente a las costas de Sicilia.

Allí se filmó gran parte de la película y hacia allí podemos dirigirnos para disfrutar de un San Valentín distinto e íntimo. En el pueblo no viven más de 70 personas durante el invierno, pero hay alojamiento y pequeños restaurantes de cocina local alrededor de la piazzeta frente a la Iglesia de San Onofrio, lugar de encuentro obligado.

En la isla podremos visitar Santa Marina, Malfa o Leni, los principales núcleos poblados de la isla. Pero la mayor riqueza de Salina es su naturaleza y su paisaje.

Está compuesta por seis volcanes, los más antiguos son Pizzo di Corvo y Monte Rivi, ya desgastados y perdidos casi en el paisaje. En cambio los volcanes Monte Fossa delle Felci y Monte dei Porri mantienen su perfil y sus cráteres intactos.

Si quieres revivir la historia de Beatrice y Mario, te dejamos aqui algunas imágenes para que te “inspires” y te dejes acompañar por las palabras de Neruda:

Desnuda eres tan simple como una de tus manos: lisa, terrestre, mínima, redonda, transparente. Tienes líneas de luna, caminos de manzana. Desnuda eres delgada como el trigo desnudo.

Desnuda eres azul como la noche en Cuba: tienes enredaderas y estrellas en el pelo. Desnuda eres redonda y amarilla como el verano en una iglesia de oro.

Desnuda eres pequeña como una de tus uñas: curva, sutil, rosada hasta que nace el día y te metes en el subterráneo del mundo

como en un largo túnel de trajes y trabajos: tu claridad se apaga, se viste, se deshoja y otra vez vuelve a ser una mano desnuda.

Video | Youtube

Publicidad

Inicio