Pompeya sigue descubriéndonos sus tesoros
Noticias

Pompeya sigue descubriéndonos sus tesoros

Aún no se ha descubierto el fondo de ese gran cofre de tesoros arqueológicos que es Pompeya. Pasan los años y la antigua ciudad romana, engullida por el flujo piroclástico del Vesubio en el año 79, sigue sorprendiendo con nuevos hallazgos.

El último descubrimiento es una gran carroza ceremonial casi intacta, un vehículo que con toda probabilidad no se utilizaba para un uso cotidiano o para el transporte agrícola, sino para acompañar los momentos festivos, desfiles y procesiones de la comunidad.

El carro conserva sus cuatro ruedas, con elementos de hierro, decoraciones de bronce y estaño, restos de madera de fresno y haya mineralizada, y huellas de elementos orgánicos, como las cuerdas. Tenía espacio para uno o dos individuos, seguramente pertenecientes a la élite de la ciudad.

El cofre está ricamente decorado en los dos laterales largos con la alternancia de láminas de bronce tallado y paneles de madera pintados en rojo y negro, mientras que la parte posterior termina con un sistema decorativo complejo y articulado.

Esta decoración posterior incluye una sucesión de medallones de bronce y estaño con escenas figuradas: representan figuras masculinas y femeninas en relieve retratadas en escenas con un trasfondo erótico.

La carroza se ha desenterrado en la villa suburbana en Civita Giuliana, al norte de Pompeya, más allá de las murallas de la ciudad antigua. El Parque Arqueológico de Pompeya informa de que la carroza fue hallada dentro de un pórtico de dos niveles que probablemente daba a un patio descubierto, cerca de un establo ya investigado, con el que se comunicaba a través de una puerta.

Carro descubierto en Pompeya

Estamos hablando de un descubrimiento único en Italia, ya que aunque existían testimonios de carrozas de transporte y agrícolas, no se conserva ninguna en la zona de carácter ceremonial y tan bien conservada como esta, hasta el punto de que está el vehículo completo con toda su decoración.

En el establo contiguo, en la misma excavación, se han realizado los calcos o moldes de de caballos con adornos de bronce, aunque no se ha podido construir todos los calcos posibles debido al deterioro de algunos restos por la acción de los saqueadores. Recordemos que gracias a esta técnica arqueológica del calco sabemos más de los últimos habitantes de Pompeya.

La técnica del calco fue puesta en marcha por el arqueólogo del siglo XIX Giuseppe Fiorelli, que se dio cuenta de que en el estrato compacto y resistente formado por la deposición de los materiales volcánicos, con el paso de los siglos se habían formado "vacíos": los cuerpos de las víctimas se habían descompuesto, pero sus siluetas se habían mantenido en las cenizas.

Tan solo había que llenar esos huecos antes de descubrirlos, con una mezcla de yeso y agua, y esperar a que solidificara antes de descubrir las "esculturas". Uns sistema que ha permitido descubrir cientos de víctimas, humanas y animales, así como objetos variados.

Las excavaciones son continuas en Pompeya, una fascinante investigación bajo toneladas de cenizas solidificadas que tuvieron a la ciudad borrada de los mapas durante varios siglos. Unas labores que recientemente también nos han mostrado la majestuosa casa de Júpiter, una pequeña muestra de la vida que impregnaba las calles de la ciudad antes de verse sepultada en una noche trágica.

Gracias a tantos descubrimientos se ha podido reconstruir buena parte de la historia de la ciudad y sus habitantes, una historia que ha cautivado a escritores, pintores, cineastas y creadores de toda índole. También los artistas vivieron en Pompeya con creaciones como esta carroza ceremonial recién descubierta. Seguiremos pendientes de Pompeya, a la espera de nuevos tesoros...

Fotos y Más información | Pompeii Sites.
Vídeo | Youtube

Temas
Inicio