Qué ver en una visita a Ronda en una excursión de un día desde Málaga
España

Qué ver en una visita a Ronda en una excursión de un día desde Málaga

Situada en el noroeste de la provincia de Málaga, a unos 100 kilómetros de la ciudad de Málaga, Ronda merece una visita a pesar de que esté un poco apartada.

Porque, con aspecto de haber surgido de la imaginación de JRR Tolkien y su El señor de los anillos, la ciudad de Ronda se eleva en lo alto de los dos acantilados del cañón de El Tajo de tal forma que resultará irresistible para vuestras cámaras de fotos.

Los romanos establecieron un asentamiento en Ronda casi dos siglos antes del reinado de Julio César, y ha sobrevivido a través de varias fuerzas invasoras hasta el presente.

El río Guadalevín, que discurre por el sitio, ha excavado un profundo cañón que divide el casco histórico urbano. Las paredes del cañón son caídas escarpadas hacia el río a más de 100 metros más abajo y los edificios de piedra blanca están construidos hasta el borde mismo del abismo.

La ciudad que enamoró a Orson Welles

Lo primero que debe visitarse nada más llegar a esta encantadora ciudad son los tres puentes que conectan las dos partes de la ciudad: el Puente Romano (también llamado Puente Viejo), el Puente Árabe (también llamado Puente San Miguel) y el Puente Nuevo (Puente Nuevo). Los dos primeros se llaman así para reconocer los regímenes que los construyeron.

Ronda Puente Nuevo 02

Los puentes son impresionantes hazañas de mampostería con columnas macizas que se adentran en el cañón y con techos ornamentados, lo que le otorga a la ciudad la sensación multicultural que trajeron sus conquistadores.

Además de su impresionante geología, Ronda alberga la plaza de toros más antigua de España y es un orgulloso defensor de este deporte. De hecho, la ciudad es conocida por este espectáculo, por lo que varios escritores prominentes y otros artistas, incluidos Ernest Hemingway y Orson Welles, han vivido o visitado la ciudad.

a La Carrera Espinel, también conocida como calle de la bola, es la principal vía comercial de la ciudad.

Mención aparte merecen los baños árabes de Ronda, que fueron construidos a finales del siglo XIII. Se emplazaron también junto a la Puerta del Puente siguiendo la costumbre de la época, por la cual los visitantes debían purificarse antes de entrar a la ciudad.

Su extraño museo de brujería y terror

El Museo Lara es otro lugar que podemos visitar en esta ciudad. Tal vez el lugar más extraño y grotesco de todos. Escondido en un edificio histórico conocido como el Palacio del Conde de la Conquista de las Islas Batanes, el Museo Lara tiene tanto interés en la belleza de los objetos históricos como en recrear las horribles fantasías de la hechicería.

El Museo Lara es un museo privado que exhibe las colecciones de un hombre, el fundador del museo, Juan Antonio Lara Jurado. Los pisos principales del museo cuentan con una selección errante de colecciones, desde relojes antiguos hasta los primeros ejemplos de pistolas, máquinas de coser y máquinas de escribir antiguas, e incluso un puñado de microscopios antiguos.

Debajo del piso principal, el nivel inferior también cuenta con exhibiciones de proyectores de películas y parafernalia taurina. Sin embargo, la bodega, como cualquier buen museo, contiene las exposiciones que realmente distinguen al Museo Lara.

Con exposiciones que aluden tanto a la Inquisición española como a la brujería, los niveles inferiores del museo se vuelven ciertamente siniestros. Las pantallas de la 'Inquisición viviente' cuentan con una serie de dispositivos de tortura históricos, incluido un estante de estiramiento de tamaño completo. Para acentuar los dispositivos de acero de aspecto doloroso, se colocan maniquíes, vestidos con atuendos de inquisidor.

Las exhibiciones de brujería también presentan figuras de brujas de aspecto caricaturesco que están rodeadas de excepcionales mezclas de taxidermia como una tarántula con cabeza de murciélago y 'dragones' hechos de varios trozos de lagarto y serpiente. También hay una sirena preservada de tamaño natural, una rana toro con cara de anciana, un 'hombre lobo' hecho con partes de un esqueleto canino moldeado con cuernos y garras de arcilla.

También hay elementos que pueden usarse en brebajes de brujas, como mandrágora, corazón de un niño en un frasco, beleño, etc.

Dado que el Museo Lara es la colección de una sola persona, está claro que el fundador del museo tiene una amplia gama de intereses. Algunas de las cuales resultan ser aterradoras.

Si nos queda tiempo, podemos visitar otro museo. El Museo de Rilke, una exposición permanente en la habitación 208 del Hotel Reina Victoria-Husa, con sus detalles de época, en la que estuvo alojado durante su estancia en Ronda el poeta alemán.

Y para comer

a

La gastronomía de Ronda se basa en platos sencillos como sopas de tomate y de ajos, potaje de garbanzos o de lentejas, en los espárragos y las setas.

Otras especialidades son el chivo asado al estilo serrano, los chorizos al alcohol y la ternera con patatas, pero sobre todo destacan los platos derivados de la caza. Y en repostería destacan las yemas del Tajo y los dulces de las monjas.

Temas
Inicio