Compartir
Publicidad

Siete cosas que creías ciertas (pero no lo son) sobre Gran Bretaña

Siete cosas que creías ciertas (pero no lo son) sobre Gran Bretaña
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A pesar de que ser un destino tan típico, que nos hemos empapado de la cultura británica a través de miles de novelas y películas, y de que constituye una serie de tópicos tan extendida, a muchos os sorprenderá la siguiente lista de cosas que se creen frecuentemente acerca de Gran Bretaña, pero que son inciertas. Burdas leyendas urbanas que se han ido perpetuando durante décadas.

Para despejar las dudas, a continuación podéis leer siete cosas que muchos creíamos que eran ciertas, pero que en realidad no lo era, sobre Gran Bretaña. Así no os cogerán en un mal paso la próxima vez que viajéis hasta allí.

1. Los británicos (no) beben cerveza temperatura tibia o ambiente

La cerveza caliente sabe a pis, y también les sabe a eso a los británicos, que sin duda prefieren la cerveza fría, y si puede ser muy fría. Dicho esto, a la mayoría de los estadounidenses les gusta la cerveza extremadamente fría, por lo que una cerveza británica puede parecerle caliente en comparación, pero nada más.

2. Los británicos (no) necesitan ortodoncia

A pesar de las tiras cómicas y muchos iconos del humor, los británicos no suelen lucir una dentadura horrible que precisa de ortodoncia urgentemente. Si acaso, existe una proporción similar de dentaduras horribles que en cualquier otro país del Primer Mundo. De hecho, el nivel de higiene dental en Gran Bretaña es relativamente más elevado que en la mayoría de países. De hecho, la escasez de dentistas en el Servicio Nacional de Salud (NHS) es un problema constante en Inglaterra debido a la demanda.

3. "God Save the Queen" (no) es el Himno Nacional de Inglaterra

GSTQ es el himno nacional de Gran Bretaña, pero no de la propia Inglaterra. A pesar de eso, incluso los ingleses insistirán en que la canción es su himno nacional. Con todo, Gales tiene su propio himno nacional, al igual que Escocia e Irlanda del Norte. Inglaterra ni siquiera tiene un himno nacional oficial, de modo que de ahí procede la confusión.

4. Gran Bretaña (no) tiene asistencia sanitaria universal y gratuita

El Servicio Nacional de Salud (NHS), que se financia a través de impuestos y donaciones, no cubre todos los problemas de salud que un británico pueda sufrir. Ni de lejos. Por ejemplo, las enfermedades y lesiones de larga duración suelen ser sufragadas por el paciente. Hay medicamentos que no están aprobados y cuestan más caros que los financiados por el NHS. En caso de emergencia en Gran Bretaña, si eres un turista se te puede asistir en un primer momento. Pero si no eres turista y no es un caso de emergencia, el NHS no estará disponible para ti.

5. Siempre (no) llueve en Gran Bretaña

La fama de mal tiempo de Gran Bretaña es inmerecida, probablemente porque sus inviernos son muy largos. Pero lo cierto es que si contabilizamos los litros de lluvia que caen por metro cuadrado, prorpocionalmente llueve más en muchos otros países que no tienen esta mala fama, como Estados Unidos o Nueva Zelanda. En un gráfico del promedio de lluvia en todo el mundo, Gran Bretaña ocuparía el puesto 46.

6. Los británicos (no) beben cantidades excesivas de té

Teniendo en cuenta la población, Gran Bretaña ocupa el tercer lugar del mundo donde se consume más té, cayendo muy por detrás de Turquía y la India. Dependiendo de la fuente, China todavía se encuentra por encima de Gran Bretaña. Gran Bretaña en realidad bebe casi tanto café como té. Antes, sin embargo, solo se tomaba café. El té fue una costumbre adquirida de repente debido que a las plantaciones de café de las colonias inglesas, sobre todo las de Ceilán, fueron devastadas por una enfermedad, lo que obligó a sustituirlas por plantaciones de té. Tal y como lo explica Gregorio Ugidos en su libro Chiripas de la historia:

Se toma con pastas. No como el café, que marida mejor con el croissant, que es el símbolo de la pastelería francesa, pero nació en Austria. (No son infrecuentes esas expatriaciones que parecen bromas del azar: como todo el mundo sabe, el chotis es madrileño, pero nació también en Austria, allí lo escribe Schottisch, que significa “escocés”. El té es tan británico como Sherlock Holmes pero tiene su origen en la India. Lo mismo pasa con el fish and chips: el pescado frito lo tomaron los judíos portugueses y las patatas fritas de los belgas.

7. La gastronomía inglesa (no) es aburrida

Actualmente, la gastronomía inglesa no tiene nada que envidiar a las de cualquier otro país desarrollado. De acuerdo, eso se nota más en Londres que en algunos pueblos. Con todo, este tópico no es del todo incierto si atendemos a las raíces históricas de la gastronomía inglesa. Podéis leer más sobre esta historia en ¿Por qué la gastronomía inglesa es tan pobre y aburrida? Porque tenían mucha leña

En Diario del viajero | Toda Gran Bretaña

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio